El cos­to­so apre­cio por Kou­fax

Ha pa­sa­do más de me­dio si­glo de su adiós y el le­gen­da­rio pit­cher zur­do aún pro­vo­ca ad­mi­ra­ción

El Nacional (ENV) - - PRIMERA FILA * DEPORTES -

Sandy Kou­fax, en su em­pe­ño an­ces­tral por es­tar en lo po­si­ble fue­ra de los ra­da­res mediáticos, por pro­cu­rar­se una vi­da ale­ja­da de la luz pú­bli­ca, por elu­dir la fa­ma, y pa­ra que pen­sá­ra­mos en él co­mo al­guien más y no co­mo un ícono del beis­bol, có­mo ha­brá reac­cio­na­do al en­te­rar­se que el jer­sey que lle­vó du­ran­te los nue­ve in­nings del pri­mer jue­go de la Se­rie Mun­dial de 1963, fue ad­qui­ri­do por un des­co­no­ci­do en una ci­fra cer­ca­na al me­dio mi­llón de dó­la­res.

Fue la sec­ción di­gi­tal de la ca­de­na ESPN la que tra­jo la no­ti­cia.

El pa­sa­do 5 de ma­yo, en me­dio de una subas­ta or­ga­ni­za­da por la fir­ma Gol­din Auc­tions, la fra­ne­la de vi­si­tan­te de Kou­fax con los Dod­gers de Los Án­ge­les, fue com­pra­da por 429.625 dó­la­res, el pre­cio más al­to que se ha­ya pa­ga­do por una pie­za his­tó­ri­ca de la or­ga­ni­za­ción de los Dod­gers.

“La ra­re­za de Kou­fax, los re­cuer­dos des­gas­ta­dos del jue­go, com­bi­na­dos con su im­pe­ca­ble au­ten­ti­ci­dad, y el he­cho de que tal vez fue su me­jor tem­po­ra­da, lo ha­cen real­men­te es­pe­cial”, di­jo Ken Gol­din, fun­da­dor de la em­pre­sa subas­ta­do­ra del jer­sey, del lan­za­dor que es­tu­vo en las Gran­des Li­gas en­tre 1955 y 1966, eter­na­men­te con los Dod­gers.

Cual­quie­ra que se mo­vi­li­ce re­gu­lar­men­te por el es­ce­na­rio de las li­gas ma­yo­res, que co­noz­ca sus his­tó­ri­cos por­me­no­res y las ha­za­ñas de sus pro­ta­go­nis­tas, en­ten­de­rá por­qué al­guien es ca­paz de des­em­bol­sar tal can­ti­dad de di­ne­ro por una par­te del uni­for­me que un pe­lo­te­ro vis­tió so­lo por al­gu­nas ho­ras, y que pro­ba­ble­men­te no uti­li­zó nun­ca más, co­mo en reali­dad su­ce­dió con Kou­fax.

Pa­ra los in­cré­du­los, lo ocu­rri­do la tar­de del 2 de oc­tu­bre de 1963 en el es­ta­dio de los Yan­quis de Nue­va York, po­dría arro­jar al­gu­na pis­ta. Ese día, Kou­fax fue el pit­cher abri­dor de los Dod­gers en la inau­gu­ra­ción de la Se­rie Mun­dial, con las apues­tas en con­tra por la so­la tra­di­ción ga­na­do­ra de su ri­val, apun­ta­la­da por el po­de­río de los ba­tes de Mic­key Mantle, Ro­ger Ma­ris y Els­ton Ho­ward, en­tre otras ma­ni­fes­ta­cio­nes de su in­dis­cu­ti­ble vi­gor ofen­si­vo.

En la his­to­ria de las Se­ries Mun­dia­les na­die ha lan­za­do du­ran­te los pri­me­ros cua­tro in­nings y dos ter­cios, me­jor que Kou­fax en aque­lla jor­na­da ves­per­ti­na. Pri­mer epi­so­dio: Tony Ku­bek, pon­che. Bobby Ri­chard­son, pon­che. Tom Tresh, pon­che. Se­gun­do ac­to: Mic­key Mantle, pon­che. Ro­ger Ma­ris, pon­che. Els­ton Ho­ward, foul al cát­cher. Ter­cer ca­pí­tu­lo: Joe Pe­pi­to­ne, pon­che. Cle­te Bo­yer, ro­lling por se­gun­da. Whi­tey Ford, ro­da­do por ter­ce­ra. Cuar­to in­ning: Ku­bek, pon­che. Ri­chard­son, pon­che. Tresh, pon­che. Quin­to ac­to: Mantle, pon­che. Ma­ris, foul al re­cep­tor. Ho­ward, sen­ci­llo al jar­dín de­re­cho.

“Ho­nes­ta­men­te sen­tí pe­na por to­dos ellos”, ad­mi­tió Bill Skow­ron, que estaba detrás de Kou­fax mien­tras cus­to­dia­ba la pri­me­ra ba­se de los Dod­gers, y quien fue­ra el ini­cia­lis­ta de los Yan­quis has­ta la tem­po­ra­da an­te­rior. “Aquel era un due­lo in­jus­to. ¿Quién pue­de dar­le a esos pit­cheos, rec­ta o cur­va?. Di gra­cias a Dios por es­tar de su la­do”.

Kou­fax gui­llo­ti­nó a cin­co ba­tea­do­res más, in­clui­do al emer­gen­te Harry Bright pa­ra el ter­cer out del no­veno y así es­ta­ble­cer una mar­ca pa­ra el clá­si­co con 15 aba­ni­ca­dos. Los Dod­gers ga­na­ron 5 a 2 en lo que fue el preám­bu­lo de una ba­rri­da que re­ma­tó el pro­pio Kou­fax con un triun­fo 2 a 1 en el cuar­to en­cuen­tro en Los Án­ge­les, y que no per­mi­tió que vol­vie­se a em­plear la fra­ne­la de vi­si­tan­te.

Cuan­do Gol­din in­si­núa que la con­si­de­ra­ble can­ti­dad de dó­la­res abo­na­dos por el jer­sey, tal vez fue es­ti­mu­la­da por­que la cam­pa­ña de 1963 fue la me­jor de Kou­fax, no es una pre­sun­ción. An­tes de ven­cer dos ve­ces a los Yan­quis en la Se­rie Mun­dial, el zur­do en­ton­ces de 27 años, fue lí­der de la Li­ga Na­cio­nal con 25 triun­fos, efec­ti­vi­dad de 1.88, 11 blan­queos y 306 pon­ches en 311 in­nings. Apar­te, com­ple­tó un en­cuen­tro sin hits ni ca­rre­ras so­bre los Gi­gan­tes de San Fran­cis­co, y se con­vir­tió en el pri­mer pit­cher, y úni­co has­ta aho­ra en las Gran­des Li­gas, que en una tem­po­ra­da es re­co­no­ci­do co­mo Más Va­lio­so del cir­cui­to, Más Va­lio­so de la Se­rie Mun­dial y ga­na­dor del pre­mio “Cy Young”.

Ya en par­te, po­de­mos en­ten­der por­qué el afor­tu­na­do y anó­ni­mo com­pra­dor, gas­tó cer­ca de me­dio mi­llón de dó­la­res por la mi­tad del uni­for­me de un ju­ga­dor de beis­bol.

A R C H I V O

Sandy Kou­fax po­sa con la fra­ne­la subas­ta­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.