De­nun­cia­ron en la Fis­ca­lía raz­zia en Lo­mas de Ur­da­ne­ta

Fa­mi­lia­res in­for­ma­ron que la FAES to­mó las dos to­rres del blo­que 11 de la ur­ba­ni­za­ción. “Eso fue una ma­sa­cre”, afir­mó la madre de una de las sie­te víc­ti­mas

El Nacional (ENV) - - SUCESOS - SAN­DRA GUE­RRE­RO »sgue­rre­[email protected]­cio­nal.com

Fa­mi­lia­res de 6 de los 7 hom­bres ul­ti­ma­dos en el blo­que 11 de Lo­mas de Ur­da­ne­ta, el mar­tes en la tar­de, afir­ma­ron en el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y en el Cicpc que la ac­ción po­li­cial re­gis­tra­da el mar­tes en la tar­de, en res­pues­ta a la muer­te de un ofi­cial de las Fuer­zas de Ac­cio­nes Es­pe­cia­les, fue una ma­sa­cre y no un en­fren­ta­mien­tos co­mo afir­mó el cuer­po de se­gu­ri­dad de la Po­li­cía Na­cio­nal, y so­li­ci­ta­ron una in­ves­ti­ga­ción.

Dal­rosy Ló­pez in­di­có que los agen­tes to­ma­ron las dos to­rres del blo­que 11 an­tes de las 3:00 pm. “Eso fue una ma­sa­cre, ma­ta­ron a inocen­tes”, di­jo la madre de Jai­ro Ga­briel Is­tú­riz Ló­pez, de 27 años de edad, que re­si­día en el pi­so 8 con su pa­pá.

“A Jai­ro lo arro­di­lla­ron pa­ra que le pi­die­ra per­dón a los po­li­cías. La no­via les pi­dió que no lo ma­ta­ron y ellos res­pon­die­ron que so­lo iban a ha­blar con él”, agre­gó Ló­pez y ad­mi­tió que su hi­jo es­tu­vo cin­co años pre­so por homicidio, pe­ro que­dó en li­ber­tad a fi­na­les de 2017. Lo ul­ti­ma­ron de tres ti­ros, cue­llo, pe­cho y un hom­bro. Se de­di­ca­ba a la ven­ta de ci­ga­rri­llos. Era pa­dre de cua­tro ni­ñas y el ter­ce­ro de ocho her­ma­nos.

De­nun­ció que en la ca­sa de la sue­gra de Jai­ro Ga­briel los po­li­cías se lle­va­ron un te­le­vi­sor plas­ma, un play sta­tion, dos re­lo­jes y di­ne­ro en efec­ti­vo.

“Lle­ga­ron tum­ban­do puertas. A las ma­dres los po­li­cías las in­sul­ta­ron, les de­cían ‘mal­di­tas pe­rras’. Los ma­ta­ron co­mo pe­rros y eran se­res hu­ma­nos. Llé­ven­los pre­sos, pe­ro no los ma­ten”, ex­pre­só Ló­pez y agre­gó que ca­da vez que ma­ta­ban a al­guien en el blo­que 11 uno de los po­li­cías gri­ta­ba des­de una ven­ta­na “ahí va uno”, y así iban enu­me­ran­do a quie­nes lle­va­ban muer­tos al Hos­pi­tal de Los Ma­ga­lla­nes de Ca­tia.

En el pi­so 6 ase­si­na­ron a Aa­rón Wil­ker­man Is­tú­riz Bra­cho, de 26 años, pri­mo de Jai­ro Ga­briel. Lo ul­ti­ma­ron en el pi­so 6. Era ven­de­dor in­for­mal. Los po­li­cías lo in­ter­cep­ta­ron cuan­do iba del pi­so 6 al 7 a vi­si­tar a su ma­má. Era pa­dre de dos ni­ños, de 8 años y un año.

Una vez que las Fuer­zas de Ac­cio­nes Es­pe­cia­les to­ma­ron el blo­que na­die po­día en­trar ni sa­lir, y así fue has­ta la no­che.

En­ca­pu­cha­dos. Alle­ga­dos a Al­ber­to Isaac Su­be­ro Pé­rez, de 29 años de edad, in­for­ma­ron que iba a sa­lir con la no­via a la ca­sa de su sue­gra cuan­do lle­ga­ron los po­li­cías en­ca­pu­cha­dos al pi­so 8. A él lo gol­pea­ron y lo lle­va­ron a un ba­ño, a ella la me­tie­ron en un cuar­to. “Lo sa­ca­ron del sa­ni­ta­rio y le di­je­ron que iban ra­diar su nom­bre, pe­ro lue­go lo lle­va­ron a plan­ta ba­ja y le die­ron 2 ti­ros en el ab­do­men y uno en el pe­cho”, afir­ma­ron.

La víc­ti­ma era al­ba­ñil y es­tu­dió has­ta 5º se­mes­tre de Tu­ris­mo. Era el me­nor de 4 her­ma­nos y de­jó un hi­jo de 5 años.

Los pa­rien­tes de Ju­lio Cé­sar Ale­mán Te­jar, de 20 años, con­ta­ron que el jo­ven es­ta­ba en el apar­ta­men­to de un ami­go del pi­so 2 cuan­do lle­gó la co­mi­sión del FAES y le dio un ti­ro en el pe­cho. A su ami­go tam­bién lo ul­ti­ma­ron, pe­ro des­co­no­cen más de­ta­lles. Ale­mán es­tu­dió has­ta 4º año. Vi­vía en el blo­que 22 con su no­via. Era el me­nor de 3 her­ma­nos. Es­tu­vo 2 me­ses de­te­ni­do en el Cicpc de El Va­lle por dro­ga.

Fa­mi­lia­res de Omar Pi­ne­da Var­gas, de 19 años, re­la­ta­ron que el mu­cha­cho vi­vía en el pi­so 2 y sa­lía de su do­mi­ci­lio a com­prar pan cuan­do los po­li­cías lo in­ter­cep­ta­ron y le dis­pa­ra­ron un ti­ro en el pe­cho. Tra­ba­ja­ba ba­rrien­do ca­lles y prac­ti­ca­ba de­por­tes, ase­gu­ra­ron. Era el ter­ce­ro de cin­co her­ma­nos. Te­nía un be­bé de 3 me­ses de na­ci­do. Nun­ca es­tu­vo pre­so ni te­nía pron­tua­rio.

Luis Jo­sé Gar­cía Ro­drí­guez, de 21 años, es­tu­dia­ba ba­chi­lle­ra­to por pa­ra­sis­te­ma y es­ta­ba re­si­den­cia­do en el pi­so 10. Su pa­dre na­rró que cuan­do el FAES lle­gó abrió la puerta: “Por­que no ten­go na­da que te­mer, y les di­je pa­sen”. Sa­ca­ron a la fa­mi­lia y al jo­ven lo ma­ta­ron. Cuan­do el pa­pá vol­vió a en­trar al in­mue­ble ob­ser­vó el ca­dá­ver de su hi­jo y a su la­do un ar­ma de fue­go que nun­ca le vio al jo­ven. Un po­li­cía le pre­gun­tó “có­mo en­tró”, y el hom­bre le res­pon­dió: “Có­mo me van a sa­car de mi apar­ta­men­to”.

“Hu­bo ex­ce­sos, es­ta­ban enar­de­ci­dos por­que les ma­ta­ron un com­pa­ñe­ro, pe­ro no es la ma­ne­ra de ha­cer jus­ti­cia”, agre­gó.

Lle­ga­ron tum­ban­do puertas. Los ma­ta­ron co­mo pe­rros, y eran se­res hu­ma­nos. Llé­ven­los pre­sos, pe­ro no los ma­ten. Ca­da vez que ma­ta­ban a uno, los po­li­cías gri­ta­ban por las ven­ta­nas: ‘Allá va uno”

Dal­rosy Ló­pez, madre de Jai­ro Ga­briel Is­tú­riz Ló­pez

ALEX DEL­GA­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.