A pe­sar de las di­fe­ren­cias, la re­con­ci­lia­ción es po­si­ble

Héc­tor Man­ri­que di­ri­ge la obra del dra­ma­tur­go es­pa­ñol Al­ber­to Co­ne­je­ro, un tex­to que ha­bla so­bre la gue­rra, sus víc­ti­mas y la com­pren­sión

El Nacional (ENV) - - PRIMERA FILA - CLAU­DIA GINESTRA

Una re­la­ción en­tre un pri­sio­ne­ro que es­pe­ra el cum­pli­mien­to de una sen­ten­cia de muer­te y un cui­da­dor que lo vi­gi­la en un hos­pi­tal du­ran­te la gue­rra ci­vil es­pa­ño­la, es la his­to­ria que se desa­rro­lla en La pie­dra os­cu­ra, una pie­za del dra­ma­tur­go es­pa­ñol Al­ber­to Co­ne­je­ro que di­ri­gi­rá Héc­tor Man­ri­que.

El au­tor se ins­pi­ró en in­ves­ti­ga­cio­nes que reali­zó so­bre Ra­fael Ro­drí­guez Ra­pún, un in­ge­nie­ro de mi­nas y es­tu­dian­te de De­re­cho que fue se­cre­ta­rio de la com­pa­ñía tea­tral iti­ne­ran­te La Barraca de Fe­de­ri­co Gar­cía Lor­ca y úl­ti­ma pa­re­ja sen­ti­men­tal del poe­ta. Ro­drí­guez Ra­pún mu­rió en el fren­te de San­tan­der el 18 de agos­to de 1937, un año des­pués del fu­si­la­mien­to de Gar­cía Lor­ca. Sin em­bar­go, la his­to­ria que plas­mó el dra­ma­tur­go en­tre el cui­da­dor y el pri­sio­ne­ro per­te­ne­ce a la fic­ción.

La obra cuen­ta có­mo Ro­drí­guez Ra­pún, in­ter­pre­ta­do por Da­niel Ro­drí­guez, es de­te­ni­do por las fuer­zas fa­lan­gis­tas en ple­na gue­rra y con­de­na­do a muer­te. El fan­tas­ma de Gar­cía Lor­ca le acom­pa­ña en to­da la pie­za. Mien­tras es­pe­ra en la cel­da, com­par­te con el sol­da­do Sebastián, in­ter­pre­ta­do por Wa­dih Ha­da­ya, quien es­tá en­car­ga­do de vi­gi­lar­lo.

Am­bos per­so­na­jes man­tie­nen diá­lo­gos fuer­tes du­ran­te las an­gus­tio­sas ho­ras de es­pe­ra. Ra­fael le su­pli­ca al sol­da­do que re­cu­pe­re unas obras per­di­das del poe­ta, pues con­si­de­ra que se­rá la me­jor ma­ne­ra de pre­ser­var la me­mo­ria cul­tu­ral de un país de­vas­ta­do por la gue­rra.

“Es­ta fue una obra que vi ha­ce año y me­dio en Ma­drid y me cau­ti­vó por su fuer­za”, ase­gu­ró Man­ri­que. Los per­so­na­jes son, prác­ti­ca­men­te, enemi­gos y to­tal­men­te an­ta­gó­ni­cos. Sin em­bar­go, a me­di­da que trans­cu­rre el tiem­po van com­pren­dién­do­se mu­tua­men­te y la re­la­ción de­vie­ne amis­tad. “Lo más im­por­tan­te de es­ta obra es el abra­zo que se dan ellos al fi­nal. Ese es el ges­to que to­dos los que so­mos víc­ti­mas del po­der, así co­mo el pri­sio­ne­ro y el sol­da­do, te­ne­mos que dar­nos pa­ra sa­lir de es­to que pa­de­ce­mos en el país”.

Cuen­ta el di­rec­tor que fue un mon­to sim­bó­li­co el que tu­vo que pa­gar por los de­re­chos de au­tor de la pie­za. El dra­ma­tur­go, ase­gu­ra Man­ri­que, es­tá sen­si­bi­li­za­do con la si­tua­ción ve­ne­zo­la­na. “Lo más im­por­tan­te es que Co­ne­je­ro es­tá muy en­tu­sias­ma­do con que la obra se mon­te aquí”, cul­mi­nó Man­ri­que.

WI­LLIAMS MARRERO

Al­ber­to Co­ne­je­ro, au­tor de la pie­za, es­tá en­tu­sias­ma­do con el mon­ta­je en Ve­ne­zue­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.