Ge­run­dios, far­sas y apos­ti­llas

El Nacional (ENV) - - PORTADA - Ra­món Her­nán­dez

Apos­ti­llar es el ver­bo del len­gua­je bu­ro­crá­ti­co que más se con­ju­ga en los úl­ti­mos tiempos, en la acep­ción de so­me­ter­se al mar­ti­rio de tras­no­char­se, ma­dru­gar, ha­cer co­la, ba­jar­se de la mu­la, bus­car tim­bres fis­ca­les y te­ner un con­tac­to, nun­ca con el sen­ti­do de sim­pli­fi­car los en­go­rros de quie­nes van a re­si­den­ciar­se tem­po­ral o de­fi­ni­ti­va­men­te en el ex­tran­je­ro, sea por ra­zo­nes de tra­ba­jo, sa­lud, des­can­so o es­ca­par del tsu­na­mi que te­ne­mos en­ci­ma.

Con­los­re­sul­ta­dos­can­ta­dos­de la far­sa del do­min­go, los anun­cios –“no he­mos he­cho las co­sas bien y te­ne­mos que ha­cer­las de nue­vo”–, los áni­mos de echar la ca­rre­ra, huir, se al­bo­ro­tan. Los más jó­ve­nes an­dan con los bár­tu­los al hom­bro, co­mo los pro­ta­go­nis­tas de los cua­dros de Cé­sar Ren­gi­fo, bus­can­do un ho­ri­zon­te más lu­mi­no­so y, so­bre to­do, creí­ble. Es­ta die­ta ba­ja en ca­lo­rías y pro­teí­nas, es­ta ru­le­ta ru­sa que ha­la el ga­ti­llo ca­da se­gun­do que co­rre –que es la in­se­gu­ri­dad–, el pre­ci­pi­cio in­son­da­ble en que se ha con­ver­ti­do el de­re­cho hu­mano a la sa­lud, la au­sen­cia de opor­tu­ni­da­des pa­ra pro­gre­sar y la cruen­ta im­po­si­bi­li­dad de te­ner al­go de paz se­rían pa­sa­bles si no tu­vie­ran que aguan­tar­se los me­ga­to­nes de men­ti­ras, fal­sas pro­me­sas, ex­cu­sas y sus si­mi­la­res.

Las en­cues­tas, son­deos y es­tu­dios de opi­nión pú­bli­ca se­ña­lan que la dis­po­si­ción al éxo­do, a ir­se, a pi­rar­se y de­cir “chao, muerto” se man­tie­ne tan vi­va que nin­gu­na de las his­to­rias que cuen­tan so­bre las di­fi­cul­ta­des de con­ju­gar el ver­bo apos­ti­llar en tiem­po real la apa­gan.

Con la in­for­ma­ti­za­ción de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca to­do se ha­ce por In­ter­net, des­de el pa­go del im­pues­to so­bre la ren­ta has­ta las citas pa­ra apos­ti­llar. Ver­ga. El caos es to­tal. No im­por­ta cuál sea la pá­gi­na que se in­ten­te abrir, siem­pre ob­ten­drá el mis­mo re­sul­ta­do: sis­te­ma en man­te­ni­mien­to, caído o en re­pa­ra­ción, in­ten­te más tar­de; tan des­co­ra­zo­na­dor con “el sus­crip­tor que us­ted ha llamado no pue­de ser lo­ca­li­za­do en es­te mo­men­to”. Al­gu­nas ve­ces la pá­gi­na abre, pe­ro se cae o se cuel­ga o se guinda cuan­do fal­ta un clic pa­ra lle­nar la pla­ni­lla. De­be ha­cer­lo to­do de nue­vo, y así has­ta la eter­ni­dad.

El col­mo es que al­gu­nos si­tios, co­mo el de apos­ti­llar, tie­nen in­só­li­tos ho­ra­rios, des­de las 6:00 de la tar­de has­ta las 6:00 de la ma­ña­na, y no “tra­ba­jan” los días de fies­ta de guar­dar, los fe­ria­dos pa­trios, los fi­nes de se­ma­na, mu­cho me­nos en los ho­ra­rios nor­ma­les de ofi­ci­na. Es la re­vo­lu­ción di­gi­tal a la cu­ba­na, “si es ur­gen­te lla­me al fi­nal de la tar­de, el mé­di­co de guar­dia es­tá desa­yu­nan­do”.

Co­mo to­da­vía no sa­be­mos cuá­les fue­ron las pér­di­das que hu­bo en el in­cen­dio de la To­rre Es­te de Par­que Cen­tral ni por qué ha­bía ahí al­ma­ce­na­dos va­rios cien­tos de li­tros de gasolina de al­to oc­ta­na­je, que que­ma con igual ra­bia que la de ba­jo oc­ta­na­je, no po­de­mos echar ma­nos de los ar­chi­vos de la Co­pre, que ha­bía he­cho pro­pues­tas sen­sa­tas pa­ra me­jo­rar la aten­ción al pú­bli­co, al ciu­da­dano; des­de la ex­pe­di­ción de la cé­du­la has­ta apos­ti­llar el tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio en el Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res. Aun­que en ese mo­men­to la in­for­má­ti­ca ha­cía sus pi­ni­nos, los téc­ni­cos fi­ja­ron pro­ce­di­mien­tos pa­ra que la ciu­da­da­nía no per­die­ra el tiem­po en co­las ni fue­se víc­ti­ma de mor­di­das y otros ne­go­cios.

To­dos nos ma­ra­vi­lla­mos cuan­do an­tes del re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio de 2004 al­go tan im­por­tan­te co­mo la ex­pe­di­ción de cé­du­la de iden­ti­dad, y has­ta la ob­ten­ción de la ciu­da­da­nía, se po­día ha­cer en po­cas ho­ras en los ope­ra­ti­vos mó­vi­les del Sai­me o de la an­ti­gua DIEX. Los pri­me­ros re­sul­ta­dos los vi­mos en el re­gis­tro elec­to­ral, pa­sa­mos de 11,4 mi­llo­nes de vo­tan­tes a 18,7 mi­llo­nes, con lo que al­gu­nos se cre­ye­ron el cuen­to de la vi­si­bi­li­dad y del go­bierno participat­ivo. “Ga­na­da” la con­sul­ta, anun­cia­ron que ha­rían lo mis­mo con la par­ti­da de na­ci­mien­to y el pa­sa­por­te. Mien­tras la co­ña iba y ve­nía, Cu­ba se hi­zo del con­tra­to –del di­ne­ro me­jor di­cho– pa­ra el nue­vo sis­te­ma de ce­du­la­ción, que pre­sen­tan 14 años des­pués muy dis­mi­nui­do y con otros uso: el car­net de la pa­tria o del PSUV, que uti­li­zan pa­ra la per­mu­ta de bo­nos mi­llo­na­rios (10 dó­la­res) y ca­jas CLAP por vo­tos “pro­ta­gó­ni­cos”. Ven­do es­pe­jo al re­vés, ca­be­za aba­jo, y ban­da pre­si­den­cial.

>> Con la in­for­ma­ti­za­ción de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca to­do se ha­ce por In­ter­net, des­de el pa­go del im­pues­to so­bre la ren­ta has­ta las citas pa­ra apos­ti­llar. Ver­ga. El caos es to­tal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.