No re­co­noz­co, pe­ro…

El Nacional (ENV) - - OPINIÓN - Fle­ga­[email protected]

Si un can­di­da­to afir­ma que no re­co­no­ce los re­sul­ta­dos de los co­mi­cios en los que aca­ba de par­ti­ci­par, y ade­más sos­tie­ne que no los re­co­no­ce por­que tie­ne evi­den­cias de que fue­ron frau­du­len­tos, en­ton­ces es­tá obli­ga­do a asu­mir una ac­ti­tud ge­ne­ral de no re­co­no­ci­mien­to de la si­tua­ción po­lí­ti­ca ema­na­da de esos co­mi­cios. Si ello no es así, en­ton­ces la re­fe­ri­da afir­ma­ción se di­suel­ve en la na­da y, con ella, lo que ten­ga de cre­di­bi­li­dad la fi­gu­ra po­lí­ti­ca de que se tra­te.

Tan gro­tes­ca reali­dad no so­lo ha acon­te­ci­do con mo­ti­vo del frau­de co­lo­sal del 20 de ma­yo –co­lo­sal y per­fec­ta­men­te pre­vi­si­ble–, sino que ade­más al­gu­nos vo­ce­ros del no re­co­no­ci­mien­to ini­cial, di­ga­mos que el re­cla­mo for­mu­la­do de no re­co­no­cer los re­sul­ta­dos en la no­che del citado do­min­go, aho­ra rei­te­ran que si no hu­bie­ra si­do por la abs­ten­ción, su can­di­da­to, Hen­ri Fal­cón, ha­bría ga­na­do las “elec­cio­nes” (las co­mi­llas son mías). Eso es un des­pro­pó­si­to pa­re­ci­do al se­ña­la­mien­to ofi­cia­lis­ta de que el gran de­rro­ta­do el 20-M fue la abs­ten­ción…

La abs­ten­ción no es la cau­sa sino la con­se­cuen­cia del frau­de. Y mien­tras la an­ti­ci­pa­ción del frau­de es ma­yor, la abs­ten­ción tiende a ser ma­yor. Es más, lo que pa­só el do­min­go 20 de ma­yo se pa­re­ce mu­cho a lo que pa­só el do­min­go 30 de ju­lio de 2017, fe­cha de las su­pues- tas “elec­cio­nes” pa­ra es­co­ger a los dipu­tados de la pre­ten­di­da “asam­blea na­cio­nal cons­ti­tu­yen­te”. La abs­ten­ción fue ma­si­va, pe­ro el CNE anun­ció que ha­bían vo­ta­do ca­si 10 mi­llo­nes de elec­to­res.

La MUD co­mu­ni­có ofi­cial­men­te que es­ti­ma­ba la par­ti­ci­pa­ción en no más de 3.500.000 de elec­to­res, por lo cual la con­clu­sión ines­ca­pa­ble es que el CNE ha­bía fa­bri­ca­do más de 6 mi­llo­nes de vo­tos. En­ton­ces se afir­mó con vehe­men­cia –y con jus­ti­cia–, que tal atro­pe­llo no po­día ser re­co­no­ci­do y, al ca­bo de po­cos días, ya va­rios fac­to­res po­lí­ti­cos del mis­mo en­sam­ble opo­si­tor es­ta­ban ma­ni­fes­tan­do su dis­po­si­ción a par­ti­ci­par en unas “elec­cio­nes” re­gio­na­les, con­vo­ca­das por la he­ge­mo­nía, cu­yo nue­vo po­der su­pre­mo era la lla­ma­da “cons­ti­tu­yen­te”. Por cier­to que la re­cien­te­men­te efec­tua­das “elec­cio­nes” pre­si­den­cia­les fue­ron con­vo­ca­das por esa “cons­ti­tu­yen­te”.

Ca­sos del no re­co­noz­co, pe­ro… ¿Pe­ro qué? Pues, que sí re­co­noz­co, pri­me­ro en los he­chos, aun­que no en los dis­cur­sos, y des­pués en la prác­ti­ca y en la teo­ría. ¿Y en­ton­ces dón­de que­da to­da la re­tó­ri­ca –re­pi­to, vehe­men­te y jus­ta– so­bre el frau­de, el atro­pe­llo, la dic­ta­du­ra, y to­do lo de­más? Pues, que­da di­suel­ta en la na­da, pe­ro no so­lo que­da di­suel­ta la re­tó­ri­ca, lo que­da tam­bién, de­be des­ta­car­se, la cre­di­bi­li­dad que se ten­ga.

Va­rios de los que se ca­rac­te­ri­zan por lo an­te­rior han co­men­za­do a au­to­de­no­mi­nar­se co­mo la “nue­va opo­si­ción”. Lo que re­cuer­da una vie­ja con­se­ja de ni lo uno ni lo otro, sino to­do lo con­tra­rio… La he­ge­mo­nía ro­ja ha con­fec­cio­na­do una “opo­si­ción” que se avie­ne de ma­ra­vi­lla con sus in­tere­ses de con­ti­nuis­mo. “Diá­lo­go y vo­to” es lo que que­re­mos, ale­gan; lo mis­mo que pro­me­te Ma­du­ro, sa­bién­do­se, cla­ro es­tá, que ni ha­brá diá­lo­go au­tén­ti­co ni me­nos vo­tos res­pe­ta­dos. Y aho­ra me­nos que nun­ca.

La opor­tu­ni­dad que no de­be­ría­mos per­der es la de com­bi­nar la pre­sión in­ter­na­cio­nal, que ya exis­te, con la pre­sión na­cio­nal, que pue­de dar­se si cuen­ta con una con­duc­ción acer­ta­da y com­pro­me­ti­da. Esa com­bi­na­ción se­ría muy im­por­tan­te pa­ra que Ve­ne­zue­la ten­ga la po­si­bi­li­dad de un cam­bio po­lí­ti­co de fon­do, no de ma­qui­lla­je. La he­ge­mo­nía ha­rá to­do lo que pue­da pa­ra im­pe­dir­lo, y tal pa­re­ce que su “opo­si­ción fa­vo­ri­ta”, tam­bién.

El “no re­co­noz­co, pe­ro”… le ha­ce mu­cho da­ño a la cau­sa de­mo­crá­ti­ca de Ve­ne­zue­la, por­que ayu­da a con­fun­dir, a di­vi­dir, a frag­men­tar, a im­pe­dir una uni­dad de­ci­di­da y en­fren­ta­da al po­der es­ta­ble­ci­do. Y por lo mis­mo, el “no re­co­noz­co, pe­ro”… es muy be­ne­fi­cio­so pa­ra la he­ge­mo­nía des­pó­ti­ca y de­pre­da­do­ra que si­gue im­pe­ran­do en Ve­ne­zue­la.

>>El “no re­co­noz­co, pe­ro”… le ha­ce mu­cho da­ño a la cau­sa de­mo­crá­ti­ca de Ve­ne­zue­la, por­que ayu­da a con­fun­dir, a di­vi­dir y a frag­men­tar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.