Ma­né Ga­rrin­cha: un ge­nio pri­vi­le­gia­do por la na­tu­ra­le­za

El Nacional (ENV) - - PRIMERA FILA * DEPORTES - BO­GO­TÁ

Te­nía ape­nas 49 años cuan­do el 20 de enero de 1983, en Río de Ja­nei­ro, su “im­per­fec­to” cuer­po di­jo no más de tan­ta vi­da vi­vi­da al lí­mi­te, co­mo cuan­do des­pa­rra­ma­ba ri­va­les en el Ma­ra­ca­ná o don­de fue­ra.

La muer­te lo fre­nó en se­co, pe­ro a la ve­jez sí que le hi­zo una en­dia­bla­da gambeta Ma­né dos San­tos Ga­rrin­cha. La de­for­ma­ción fí­si­ca con la que na­ció en una fa­mi­lia de 15 her­ma­nos el 28 de oc­tu­bre de 1933 en Ma­gé (es­ta­do de Río de Ja- nei­ro) po­co pre­sa­gia­ba un des­tino fa­vo­ra­ble, con la pier­na de­re­cha seis cen­tí­me­tros más cor­ta que la iz­quier­da y am­bas fle­xio­na­das.

Ma­né lle­gó a la Co­pa del Mun­do de Sue­cia’58, y allí en­con­tra­ría a su al­ma ge­me­la en el fút­bol: un jo­ven de 17 años llamado Ed­son Aran­tes do Nas­ci­men­to Pe­lé. Cua­tro años des­pués, en Chi­le’62, Ga­rrin­cha bri­lló más que su her­mano de Três Co­rações.

Mien­tras el “atlé­ti­co” y bien pa­re­ci­do 10 es­tu­vo le­sio­na­do gran par­te del tor­neo, el ído­lo del Bo­ta­fo­go fue el pi­lar en el que ba­só su equi­po Ay­mo­re Mo­rei­ra pa­ra ga­nar su se­gun­do mun­dial con­se­cu­ti­vo. Fue el me­jor ju­ga­dor de ese mun­dial.

AR­CHI­VO

El as­tro bra­si­le­ño pre­fi­rió mo­rir an­tes que la ve­jez lo atra­pa­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.