Ni­xon y ZP

El Nacional (ENV) - - PORTADA - Raúl Fuen­tes

Tin­ta y ver­bo en de­ma­sía se ha de­rro­cha­do so­bre al sai­ne­te elec­to­ral del pa­sa­do do­min­go, en el cual el ár­bi­tro –pe­ri­to en equi­vo­ca­cio­nes lo de­fi­ni­ría el «dic­cio­na­rio bar­bá­ri­co» de An­drés Neu­man– fa­lló a fa­vor de quien per­dió an­te la abs­ten­ción y le ad­ju­di­có un in­me­re­ci­do triun­fo por

for­fait, mag­ni­fi­can­do la ci­fra de vo­tan­tes, a fin de ocul­tar el sol con un de­do, fa­lli­do eclip­se que no lo­gró mi­ti­gar el ful­gor del re­cha­zo. To­rren­tes de pa­la­bras si­guen es­cri­bien­do y pro­nun­cia­do los pro­fe­tas del día des­pués, aun­que el grue­so de los va­ti­ci­nios del día an­te­rior se cum­plió con pre­ci­sión de re­lo­je­ro. Es nor­mal; no lo es el pla­ñi­de­ro la­men­to de los se­gui­do­res de Fal­cón cul­pa­bi­li­zan­do de su me­dio­cre per­for­man­ce a la opo­si­ción no ofi­cial. Es­ta re­co­men­dó no par­ti­ci­par y su lla­ma­do fue aten­di­do, pe­se a la obli­ga­to­rie­dad im­pues­ta por la ne­ce­si­dad, no por el 56% del pa­drón elec­to­ral can­ta­do por do­ña Men­ti­ra, sino por ca­si 80%. Wins­ton Chur­chill, es­ta­dis­ta don­de los hu­bie­se, sen­ten­ció so­ca­rro­na­men­te que «el po­lí­ti­co de­be ser ca­paz de pre­de­cir lo que va a pa­sar ma­ña­na, el mes pró­xi­mo y el año ve­ni­de­ro; y de ex­pli­car des­pués por qué no ocu­rrió». De la po­lí­ti­ca soy es­pec­ta­dor y, an­tes de aven­tu­rar te­me­ra­rias apre­cia­cio­nes so­bre las cau­sas y con­se­cuen­cias del putsch co­mi­cial y la ex­ce­si­va do­sis de irres­pe­to a la in­te­li­gen­cia ciu­da­da­na en el tra­ta­mien­to ma­du­ris­ta de la cri­sis de go­ber­na­bi­li­dad, creo más en­tre­te­ni­do de­di­car es­tas di­va­ga­cio­nes a dos inopor­tu­nas vi­si­tas rea­li­za­das al país, am­bas en ma­yo, pe­ro con seis dé­ca­das de di­fe­ren­cia.

Ma­yo de 1958 no fue ami­ga­ble con Ri­chard Mil­hous Ni­xon. El abo­ga­do ca­li­for­niano, a quien en­dil­ga­ron el elo­cuen­te mo­te de Tricky Dicky (al­go así co­mo Ri­car­di­to Tram­pa) –no se sa­be a cien­cia cier­ta si por acu­mu­lar una pe­que­ña for­tu­na (10.000 dó­la­res) ju­gan­do al pó­ker con cartas mar­ca­das, du­ran­te su desem­pe­ño co­mo can­ti­ne­ro del ejér­ci­to en la II Gue­rra Mun­dial, o por las tra­pi­son­das per­pe­tra­das en la elec­ción se­na­to­rial de 1950–, ocu­pa­ba en­ton­ces la Vi­ce­pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos y co­mo tal hi­zo un good­will tour por Amé­ri­ca La­ti­na, bus­can­do la­var la ca­ra a un go­bierno, el de Ei­sen­ho­wer, que ha­bía apo­ya­do sin di­si­mu­lo las dic­ta­du­ras de la re­gión. No fue bien re­ci­bi­do en nin­gu­na par­te, es cier­to; pe­ro en Ve­ne­zue­la, con­fe­só en «hi­per­bó­li­cas me­mo­rias» (Kissinger di­xit), te­mió por su vi­da.

Des­de el mo­men­to mis­mo de su lle­ga­da a Mai­que­tía, quien se­ría el tri­gé­si­mo sép­ti­mo pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos fue ob­je­to de re­chi­flas y blan­co de pe­ño­na­zos. En la ca­pi­tal, el vehícu­lo que lo trans­por­ta­ba en com­pa­ñía del can­ci­ller Re­né De So­la fue in­ter­cep­ta­do por

jó­ve­nes ira­cun­dos que, a pa­ta­das, abo­lla­ron su ca­rro­ce­ría. La jun­ta de go­bierno que sus­ti­tu­yó a Pé­rez Ji­mé­nez hi­zo in­fruc­tuo­sos lla­ma­dos a la sen­sa­tez y a no con­fun­dir li­ber­tad con li­ber­ti­na­je. Al mar­gen de los ex­ce­sos, que­dó cla­ro que Ve­ne­zue­la y sus ve­ci­nos as­pi­ra­ban a un tra­to dis­tin­to de par­te de quie­nes pen­sa­ban éra­mos su pa­tio tra­se­ro.

Des­pués de la aque­lla in­for­tu­na­da es­ca­la de Ni­xon en Ca­ra­cas, unos cuan­tos je­fes de Es­ta­do, in­clui­do un Pa­pa, nos hon­ra­ron o agra­via­ron con su pre­sen­cia. En lo úl­ti­mos 20 años, el fe­nó­meno po­pu­lis­ta atra­jo a mon­to­nes de fis­go­nes an­sio­sos de ma­tar su ga­tu­na cu­rio­si­dad en el mar de la fe­li­ci­dad cha­vis­ta. A me­di­da que el so­cia­lis­mo del si­glo XXI des­truía el en­tra­ma­do ins­ti­tu­cio­nal de la Re­pú­bli­ca y su apa­ra­to pro­duc­ti­vo, con la in­ten­ción de pro­fun­di­zar la lu­cha de cla­ses y agu­di­zar las con­tra­dic­cio­nes, co­mo pres­cri­be el re­ce­ta­rio le­ni­nis­ta, pro­cu­ran­do ra­di­ca­li­zar el pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio –so­lo con­si­guie­ron em­po­bre­cer y di­vi­dir a la po­bla­ción y su­mir a la na­ción en la cri­sis so­cial, po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca más gra­ve de to­da su his­to­ria–, apa­re­cie­ron los en­via­dos es­pe­cia­les de «paí­ses ami­gos», los ofi­cian­tes de bue­na vo­lun­tad y los fa­ci­li­ta­do­res de­sin­te­re­sa­dos. ¿El más cons­pi­cuo? Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, ¡olé!

Cuan­do acon­te­ció el re­pu­dio a Ni­xon, fal­ta­ban dos años pa­ra que la se­ño­ra Za­pa­te­ro pa­rie­ra a quien al­gún día, gra­cias a las men­ti­ras y tor­pe­zas de Jo­sé Ma­ría Az­nar, en­tra­ría por la puer­ta gran­de de La Mon­cloa con­ver­ti­do en el quin­to pre­si­den­te pos­fran­quis­ta. Des­pués de en­go­lo­si­nar­se con el po­der, Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, o sim­ple­men­te ZP –acró­ni­mo dis­tin­ti­vo de su pu­bli­ci­dad elec­to­ral–, no se em­pan­tu­fló ni en­chin­cho­rró; siem­pre lis­to, cual dis­ci­pli­na­do boy scout, se lan­zó al mer­ca­do de la me­dia­ción, ofer­tan­do al me­jor pos­tor su du­do­so know how pa­ra apun­ta­lar en­tuer­tos y cau­sas per­di­das. Con esas cre­den­cia­les ha via­ja­do, de­cla­ró, más de 30 ve­ces a Ve­ne­zue­la, na­ción en la que la dic­ta­du­ra lo re­ci­be de bra­zos abier­tos, ya que su repu­tación (¿?) va­li­da las ma­rra­mun­cias del ré­gi­men. Eso al me­nos es­ti­man las ca­mi­sas ro­jas.

A su lle­ga­da por enési­ma vez al país que le ob­se­sio­na, el ex pre­si­den­te so­cia­lis­ta acu­só a la Unión Eu­ro­pea de te­ner pre­jui­cios an­te unos co­mi­cios ama­ña­dos por sus or­ga­ni­za­do­res y abier­ta­men­te re­pu­dia­dos por la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal y una abru­ma­do­ra ma­yo­ría na­cio­nal –tres cuar­tas par­tes de los ve­ne­zo­la­nos cal­cu­lan quie­nes con­tras­ta­ron el va­cío de los cen­tros de vo­ta­ción con el abul­ta­do aun­que fa­mé­li­co nú­me­ro de su­fra­gan­tes compu­tados por el CNE–; pre­jui­cios que no eran ta­les co­mo de­mos­tró el ses­go pe­su­ve­co del po­der elec­to­ral y sus pro­pias (im)pre­ci­sio­nes en torno a la trans­pa­ren­cia –tram­pa­ren­cia di­jo en lap­sus Ca­rras­que­ro cuan­do el CNE de­vino en chi­que­ro– de la con­tien­da aus­pi­cia­da por un en­te­le­quia ilí­ci­ta, pro­duc­to de uno de los mu­chos ti­mos del do­lo­so ro­sa­rio cha­vis­ta. No ex­tra­ñó, pues, que Bamby, en «ron­da de su­per­vi­sión» por el mu­ni­ci­pio Cha­cao, se to­pa­ra, co­mo Ni­xon 60 años an­tes, con la re­pul­sa uná­ni­me y ro­tun­da de gen­te can­sa­da de in­tro­mi­sio­nes en sus asun­tos do­més­ti­cos. No de otra ma­ne­ra po­día tra­tar la co­mu­ni­dad a un «ani­mal po­lí­ti­co» que es­pe­ra ca­zar ton­tos con el ce­bo del diá­lo­go de sor­dos y la ne­go­cia­ción sin rum­bo, a pe­di­do de un usur­pa­dor ex­tem­po­rá­nea­men­te ju­ra­men­ta­do que, en vir­tud de nues­tro or­de­na­mien­to cons­ti­tu­cio­nal, no es ni pue­de ser pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la, tal de­ter­mi­nó el Po­der Le­gis­la­ti­vo al de­cla­rar inexis­ten­te su elec­ción y nu­la su pro­cla­ma­ción.

Cual Tricky Dicky en 1958, el in­com­bus­ti­ble Ze­ta­pé fue abu­chea­do y ape­drea­do. No ha si­do co­lor de ro­sa la pri­ma­ve­ra del me­to­men­to­do. Tam­po­co la de es­ta tie­rra de (des)gra­cia(s) a la que to­da­vía arri­ban tra­fi­can­tes de fan­ta­sías y ven­de­do­res de es­pe­ji­tos a co­brar, si no en oro, pe­tró­leo u otras es­pe­cies mi­ne­ra­les, en di­vi­sas con­tan­tes y so­nan­tes. Eu­ros, co­mo es el ca­so del inefa­ble za­pa­te­ro que su­mi­nis­tró ju­gue­tes bé­li­cos de con­so­la­ción al co­man­dan­te eterno y aho­ra po­ne sus ar­tes de re­men­dón a las ór­de­nes de Nicky Frau­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.