20 de ma­yo de 2018

El Nacional (ENV) - - SIETE DÍAS - Fer­nan­do Ro­drí­guez

La ver­dad es que, con­tra­rio a lo que yo pen­sa­ba, un con­cier­to de gri­ses me­dia­nías, el tal 20 fue un no­ta­ble es­pec­tácu­lo, una fo­to­gra­fía ex­tra­or­di­na­ria­men­te de­ci­do­ra del acer­ti­jo na­cio­nal. Des­de la so­le­dad cí­vi­ca del día has­ta que Ti­bi­say mur­mu­ra­ra su os­cu­ra y can­so­na ora­ción.

El mo­men­to cru­cial fue el dis­cur­so de Hen­ri Fal­cón des­en­mas­ca­ran­do el frau­de. Yo ter­mi­né oyén­do­lo de pie y con la bo­ca abier­ta. El le­gi­ti­ma­dor de las elec­cio­nes po­dri­das las es­ta­ba des­tru­yen­do en el mo­men­to cru­cial, so­ca­van­do las po­cas ba­ses que le que­da­ban des­pués de un día de cen­tros elec­to­ra­les de­sier­tos, co­mo nun­ca en una elec­ción pre­si­den­cial, en ciu­da­des y pue­blos mal­tra­ta­dos y ahí­tos de ira. So­bre es­to ten­go que agre­gar que creí has­ta el fi­nal que ha­bía un pac­to po­se­lec­to­ral, que ra­ti­fi­ca­ba el bu­ca­ne­ro de Za­pa­te­ro, quien afir­mó te­ner ya has­ta los co­men­sa­les del diá­lo­go y an­da­ba por ahí ese do­min­go, con el pa­tea­do Co­rrea y el dis­fun­cio­nal Ma­ra­do­na, di­cien­do im­pú­di­cas men­ti­ras so­bre la lim­pi­dez del pro­ce­so. Bueno, a pe­sar de que ten­go no po­cos apre­cia­bles y fra­ter­nos ami­gos que de­ci­die­ron vo­tar, ese creí que era el tor­pe y de­ses­pe­ra­do pro­yec­to po­lí­ti­co. Les pi­do ex­cu­sas. (Así co­mo quie­ro de­jar cons­tan­cia de mi ale­gría del día de ayer, al sa­ber que el go­bierno es­pa­ñol de­ci­dió re­ti­rar­le to­do su apo­yo al cor­sa­rio tras­hu­man­te, sub­ra­yan­do que ya es un ba­ga­zo po­lí­ti­co pa­ra ve­ne­zo­la­nos y de­mó­cra­tas del glo­bo). No se pue­de de­jar pa­sar tam­po­co las con­tra­dic­to­rias de­cla­ra­cio­nes de Ber­tuc­ci, que al me­nos sir­vie­ron unas ho­ras, que es mu­cho pa­ra su ta­lan­te.

Pe­ro me pa­re­ció tam­bién no­ta­ble que el Es­ta­do Ma­yor, con sus uni­for­mes de gue­rra y to­do, se ha­yan pues­to, unos mi­nu­tos an­tes a sa­bien­das de to­do lo que su­ce­día, a can­tar vi­llan­ci­cos so­bre las ma­ra­vi­llas de la fe­liz jor­na­da pa­ra la sa­lud de la pa­tria. Si al­guien lo du­da­ba, ya sa­brá que ellos son los da­ña­dos pi­la­res del tem­plo que se de­rrum­ba so­bre los ve­ne­zo­la­nos.

Aho­ra bien, el ba­lan­ce sí es co­sa que hay que ha­cer con más cau­te­la. Pa­ra em­pe­zar hay que re­cor­dar que des­pués de 2015 no hay que ser muy lis­to pa­ra po­ner en­tre pa­rén­te­sis to­do lo que sal­ga de la bo­ca de Ti­bi­say, so­bre to­do en la ho­ra de los nú­me­ros. Los re­sul­ta­dos son su­fi­cien­te­men­te con­tun­den­tes con­tra Ma­du­ro, pe­ro a pe­sar de eso ha­bría que apos­tar a que fue­ron me­jo­res, se sa­brá. Por cier­to, el rec­tor Ron­dón po­dría en su úl­ti­ma ve­jez ha­cer al­gu­nas re­ve­la­cio­nes re­le­van­tes, que ya no in­tere­sa­rán mu­cho pa­ra en­ton­ces, sal­vo pa­ra al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res y te­sis­tas de las es­cue­las de His­to­ria y Po­li­to­lo­gía; siem­pre es pru­den­te de­jar re­gis­tro.

En to­do ca­so, lo que no es du­da­ble es el des­pre­cio na­cio­nal por Ma­du­ro. Ello se de­be, cal­cu­le si quie­re, a la abs­ten­ción nun­ca vis­ta. A lo que ha­bría que agre­gar, cier­ta­men­te, los vo­tos de los otros can­di­da­tos que tam­bién lo ad­ver­sa­ron. Le que­da un es­ca­so 25% en la arit­mé­ti­ca de Ti­bi­say y sin hur­gar en los vo­tos coac­cio­na­dos por el ham­bre o tram­pea­dos en me­sas sin tes­ti­gos, mu­chas pa­re­ce. Lo más di­fí­cil es sa­ber có­mo se re­par­te la abs­ten­ción, ob­vian­do los va­gos y los an­ti­po­lí­ti­cos de siem­pre, mu­chos mi­gran­tes sin po­si­bi­li­dad de vo­tar, el asun­to es sa­ber cuán­tos se abs­tu­vie­ron pa­ra apo­yar al Fren­te Am­plio y la MUD, que tan po­co es­fuer­zo hi­cie­ron pa­ra lo­grar­lo y cuán­tos lo hi­cie­ron jus­ta­men­te pa­ra cas­ti­gar­la. No obs­tan­te, am­bos sec­to­res coin­ci­den en el des­pre­cio a Ma­du­ro, que es lo que más cuen­ta, pe­ro la pre­gun­ta no de­ja de te­ner in­te­rés pa­ra lo que ha de ve­nir, pa­ra la va­lo­ra­ción y el com­por­ta­mien­to fu­tu­ro del li­de­raz­go.

Lo di­jo diá­fa­na­men­te el rec­tor Vir­tuo­so, que lo pri­me­ro que hay que lo­grar pa­ra que no se pier­da la ener­gía vi­tal de ese do­min­go fe­liz es reha­cer y pron­to la uni­dad. Lo que im­pli­ca, se­gu­ra­men­te, de­te­ner an­ta­go­nis­mos ya ven­ci­dos el 20 de los co­rrien­tes, dis­cur­sos jus­ti­fi­ca­ti­vos mo­no­cor­des y reite­ra­dos, pa­ra lo­grar la uni­dad de pro­pó­si­tos y ac­ción. Po­ner a ha­blar a can­di­da­tos y abs­ten­cio­nis­tas. O co­mo esa mag­ní­fi­ca re­so­lu­ción de la Asam­blea con­de­nan­do las fal­sas elec­cio­nes, las pri­me­ras y grue­sas reac­cio­nes de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal y, al pa­re­cer, el in­cre­men­to re­pre­si­vo gu­ber­na­men­tal pro­duc­to del mie­do y la de­ses­pe­ra­ción. En el cual ca­yó es­te dia­rio, que un día se­rá re­co­no­ci­do co­mo el que más ha re­sis­ti­do los atro­pe­llos de to­da laya de go­bierno al­guno y si­gue en pie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.