En el bos­que

El Nacional (ENV) - - SIETE DÍAS - Ro­dol­fo Iza­gui­rre

Cuan­do ce­sa el ás­pe­ro par­lo­teo de las gua­cha­ra­cas o de las gua­ca­ma­yas en el man­go de mi ca­sa, co­mien­zo a es­cu­char el trino matinal de los pá­ja­ros que tan­tos ver­sos me­lan­có­li­cos y so­ña­do­res han com­pues­to los poe­tas y arran­ca­do hon­dos sus­pi­ros a los enamo­ra­dos de to­dos los tiem­pos cre­yen­do oír en ellos su­su­rros y me­lo­días de amor.

Hoy se sa­be que no son pro­pia­men­te him­nos de ale­gría sino ex­pre­sio­nes de es­pí­ri­tus be­li­co­sos y agre­si­vos. Can­tos de gue­rra en lu­gar de tri­nos y ar­mo­nías. De­mar­ca­cio­nes de te­rri­to­rios que ex­clu­yen cual­quier aso­mo de mú­si­ca ce­les­tial. Vo­ces es­tri­den­tes de cuar­tel en lu­gar de ex­cla­ma­cio­nes ci­vi­les. ¡Alé­ja­te, pá­ja­ro de­pre­da­dor! ¡Es­tos son mis do­mi­nios! ¡Aquí en­cuen­tro mis ali­men­tos!

Los or­ni­tó­lo­gos sa­ben cuán­to es­pa­cio ne­ce­si­ta ca­da pá­ja­ro pa­ra po­der criar una fa­mi­lia, y afir­man que una vez se­lec­cio­na­do su te­rri­to­rio lo de­fien­den con vi­gor con­tra cual­quier in­tru­so de la mis­ma es­pe­cie co­mo si se tra­ta­se de de­fen­der ci­ne­ma­to­grá­fi­ca­men­te el cas­ti­llo me­die­val de los ase­dios del vil usur­pa­dor del trono. Por eso can­tan cons­tan­te­men­te des­de sus do­mi­nios. Es su ma­ne­ra de se­ña­lar la ex­ten­sión de su te­rri­to­rio y su de­ter­mi­na­ción de de­fen­der­lo.

In­ves­ti­ga­do­res de los bos­ques y de las plan­tas y vi­da sil­ves­tre, co­mo Peter Farb, de la Uni­ver­si­dad de Van­der­bilt, ase­gu­ran que lle­ga a ser im­pre­sio­nan­te la va­rie­dad de “to­na­li­da­des ca­no­ras” que se co­no­cen: la del car­de­nal tie­ne has­ta 28; y se han ob­ser­va­do has­ta 884 va­ria­cio­nes en los go­rrio­nes. Al­gu­nos no can­tan, co­mo el pá­ja­ro car­pin­te­ro, pe­ro, mo­les­to, mar­ti­lla con ma­yor de­ci­sión, y hay es­pe­cies que pro­du­cen fu­rio­sas rá­fa­gas de ai­re ba­tien­do las alas.

¡Los co­noz­co! Me apa­sio­na ver­los co­mer con avi­dez los gra­nos que les lan­zo en el pa­tio. Son vo­ra­ces, odio­sos y agre­si­vos y hay uno, el más gran­de, cor­pu­len­to y pre­po­ten­te que se adue­ña de la si­tua­ción ale­jan­do del fes­tín, a pi­co­ta­zos, al pá­ja­ro más cer­cano. Se com­por­ta co­mo un cha­vis­ta del pe­seu­ve o co­mo un miem­bro des­ce­re­bra­do de al­gún co­lec­ti­vo ar­ma­do, lo que per­mi­te su­po­ner que tam­bién hay ale­teos fas­cis­tas so­bre el arco iris don­de vue­lan los azu­le­jos que tan­to año­ró Do­rothy Ga­le en su gran­ja de Kan­sas.

Peter Farb afir­ma que me­dia hec­tá­rea de bos­que pue­de co­bi­jar a cua­tro o cin­co pa­res de ave em­po­llan­do, y ca­da una de sus crías es ca­paz de con­su­mir su pro­pio pe­so en co­mi­da ca­da día. Pe­ro, a di­fe­ren­cia de no­so­tros, los hu­ma­nos, nin­gu­na pa­re­ja es­tor­ba a las otras.

“Los ár­bo­les son los miem­bros más im­por­tan­tes de la po­bla­ción fo­res­tal”, se­ña­la la pri­me­ra ano­ta­ción so­bre los bos­que que sim­bo­li­zan sa­bi­du­ría y co­no­ci­mien­to, fer­ti­li­dad y re­ge­ne­ra­ción por­que a su som­bra y de­pen­dien­do de los ár­bo­les hay mi­les de ar­bus­tos, hier­bas, he­le­chos, hon­gos y otros mi­les de in­sec­tos, ma­mí­fe­ros, aves, rep­ti­les, an­fi­bios aso­cia­dos a un equi­li­brio per­fec­to; uni­dos con la­zos in­vi­si­bles pa­ra el ojo hu­mano. Misterios, enig­mas, se­cre­tas re­so­nan­cias y res­plan­do­res de vi­da. Aca­so pro­vie­nen de es­ta vi­da ocul­ta los pe­li­gros, de­mo­nios, gno­mos, el­fos y te­rro­res que ha­bi­tan en los cuen­tos in­fan­ti­les.

Pe­ro la ma­la y de­pre­da­do­ra con­cien­cia hu­ma­na y su des­pia­da­da ima­gi­na­ción pre­ten­den avi­var un bos­que de per­ver­sas cria­tu­ras que se ani­qui­lan y se en­tre­de­vo­ran sin tre­gua. Ejér­ci­tos de hor­mi­gas gue­rre­ras que pa­re­cie­ran des­pren­der­se del Vie­jo Testamento y dar fuer­za al va­ti­ci­nio de que to­do ver­dor pe­re­ce­rá; ta­rán­tu­las e in­sec­tos acro­me­gá­li­cos, mons­truos de los pan­ta­nos y ár­bo­les ma­lig­nos. Cuan­do no es así, aco­me­te­mos la ac­ción más de­vas­ta­do­ra y cruel: bus­ca­mos el ha­cha; in­cen­dia­mos el bos­que; ver­te­mos en él de­tri­tos tó­xi­cos; aca­ba­mos con to­da cla­se de vi­da vi­si­ble o mi­cros­có­pi­ca a sa­bien­das de que so­lo en un área de ape­nas un me­tro cua­dra­do y a 2 me­tros de pro­fun­di­dad pue­den ob­ser­var­se con ayu­da de una lu­pa has­ta 1.350 se­res vi­vien­tes.

Por eso en el bos­que ca­da quien an­da en lo su­yo. To­dos vi­ven en sus res­pec­ti­vos al­ber­gues co­mo no­so­tros los hu­ma­nos en nues­tros “ni­dos”, en nues­tras anó­ni­mas ca­sas y edi­fi­cios con la pe­que­ña di­fe­ren­cia de que bus­ca­mos men­tir, intrigar, chis­mo­rrear, ofen­der, en­trar en con­flic­tos, ha­cer tram­pas y mi­li­tar en el par­ti­do po­lí­ti­co que me per­mi­ta me­drar, en­ri­que­cer­me y de­gra­dar­me mien­tras arruino la vi­da del ve­cino y lo ex­clu­yo del fes­tín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.