“No desis­ti­mos, nos adap­ta­mos a la si­tua­ción del país con mu­chas ga­nas”

El Nacional (ENV) - - SIETE DÍAS - Yo­la­na Vi­lla­lo­bos. Ba­rri­gui­ta Lle­na, Co­ra­zón Con­ten­to ba­rri­gui­ta­lle­na­co­ra­zon­con­ten­to

“En 2016 yo cur­sa­ba pos­gra­do de pe­dia­tría en el Hos­pi­tal Chi­quin­qui­rá, en Ma­ra­cai­bo, cuan­do me di cuen­ta de que mu­chos ni­ños lle­ga­ban por su­frir des­ma­yos. Al igual que las ma­más, no te­nían na­da que co­mer. En ese mo­men­to se vio un au­men­to muy sig­ni­fi­ca­ti­vo de la des­nu­tri­ción y la pér­di­da de ma­sa mus­cu­lar de mu­chas per­so­nas, in­clui­do el per­so­nal del hos­pi­tal.

En la ave­ni­da Pa­di­lla me con­se­guía un gru­po de más de 10 ni­ños que siem­pre me pe­dían co­mi­da. Un día no te­nía ni agua pa­ra dar­les. En­ton­ces vi a una ni­ña que es­ta­ba co­mo sen­ta­da, no se mo­vió co­mo por un mi­nu­to mien­tras cam­bia­ba el se­má­fo­ro. Yo pen­sa­ba que al­go le do­lía y no te­nía na­da pa­ra dar­le, ni di­ne­ro. Pe­ro sa­bía que con di­ne­ro no iba a sol­ven­tar el pro­ble­ma, veía que es­ta­ba su­frien­do. Eso ocu­rrió el 14 de ju­nio de ese año. El 16 de­ci­dí abrir una cuen­ta en Ins­ta­gram, y el 25 le pe­dí un ki­lo de arroz a una pri­ma y otro ki­lo a un ve­cino. Yo pu­se el po­llo. Tam­bién te­nía en mi ca­sa unos 25 en­va­ses de co­sas que yo com­pra­ba. Me di­je que de ahí sal­dría to­do.

No pen­sé crear una fun­da­ción. Em- pe­cé a in­da­gar y a me­di­tar. En­ton­ces sur­gió Ba­rri­gui­ta Lle­na, Co­ra­zón Con­ten­to, con la que sa­lía a re­par­tir se­ma­nal­men­te co­mi­da, jun­to con mi es­po­so, por las ru­tas que yo fre­cuen­ta­ba. Po­co a po­co co­men­cé a pu­bli­car­lo en Ins­ta­gram, a co­rrer la voz en los hos­pi­ta­les, y la gen­te nos fue co­no­cien­do. Le­ga­li­zar­nos co­mo fun­da­ción nos dio más cre­di­bi­li­dad, y se unie­ron va­rios vo­lun­ta­rios. Ya te­ne­mos al­re­de­dor de 20 de ellos dis­tri­bui­dos por zo­na y por equi­po. Aho­ra cu­bri­mos gran par­te del Zu­lia. Tam­bién ha fun­cio­na­do en otros es­ta­dos, co­mo An­zoá­te­gui, La­ra y Ca­ra­bo­bo, y en una par­te de Ca­ra­cas.

Ba­rri­gui­ta Lle­na, Co­ra­zón Con­ten­to es al­go real­men­te gratifican­te. A pe­sar de que es­ta­mos en una si­tua­ción di­fí­cil, no ha­bla­mos de co­sas ne­ga­ti­vas ni nos en­fo­ca­mos en ca­ri­tas tris­tes. Siem­pre bus­ca­mos la ma­ne­ra de ver lo bo­ni­to, apren­de­mos de lo que ha­ce­mos y to­ma­mos lo po­si­ti­vo. Por ejem­plo, una de las ex­pe­rien­cias más es­pe­cia­les que tu­vi­mos fue cuan­do Ba­rri­gui­ta Lle­na, Co­ra­zón Con­ten­to lo­gró ha­cer la se­ma­na de Na­vi­dad, del 20 al 24 de di­ciem­bre de 2017, cuan­do ali­men­ta­mos a ni­ños sin re­cur­sos con pla­tos que ellos tal vez ja­más ha­bían pro­ba­do o que ya no po­dían co­mer, co­mo ha­lla­ca, pan de ja­món, en­sa­la­da de ga­lli­na, ga­lle­tas y re­fres­cos. Fue una de las me­jo­res ex­pe­rien­cias. Re­ga­la­mos ju­gue­tes y les lle­va­mos un San­ta Claus. Co­mo equi­po su­pi­mos or­ga­ni­zar­nos.

La cri­sis com­pli­ca ca­da vez más la si­tua­ción. Aho­ra ya no po­de­mos ir de lu­nes a lu­nes a re­par­tir co­mi­da, pe­ro siem­pre bus­ca­mos la ma­ne­ra de lle­nar ba­rri­gui­tas. Ac­tual­men­te ha­ce­mos una jor­na­da men­sual gran­de de 300 co­mi­das. No desis­ti­mos, nos adap­ta­mos a la si­tua­ción del país con mu­chas ga­nas; so­mos más que un gru­po, so­mos una fa­mi­lia en la que unos lle­van, otros traen, otros co­ci­nan, y así... De eso se tra­ta, de dar sin es­pe­rar na­da a cam­bio. Eso es so­li­da­ri­dad; y es lo que no­so­tros ha­ce­mos, brin­dar apo­yo in­con­di­cio­nal pa­ra po­der lle­nar ba­rri­gui­tas”.

La cri­sis com­pli­ca ca­da vez más la si­tua­ción. Aho­ra ya no po­de­mos ir de lu­nes a lu­nes a re­par­tir co­mi­da, pe­ro siem­pre bus­ca­mos la ma­ne­ra de lle­nar ba­rri­gui­tas” Yo­la­na Vi­lla­lo­bos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.