El fin de la ex­tor­sión

El Nacional (ENV) - - PORTADA - Mi­guel Hen­ri­que Ote­ro

El pa­sa­do 20 de ma­yo se pro­du­jo uno de los he­chos po­lí­ti­cos más re­le­van­tes de 1999 a es­ta fe­cha: los elec­to­res pu­sie­ron fin al mo­de­lo de do­mi­na­ción con que el go­bierno ha ve­ni­do so­me­tien­do al país. El mo­de­lo de do­mi­na­ción del que ha­blo tie­ne un ca­rác­ter ex­tor­si­vo. A lo lar­go de los años se han crea­do nu­me­ro­sos me­ca­nis­mos pa­ra pre­sio­nar al elec­tor, arrin­co­nar­lo y obli­gar­lo, no so­lo a vo­tar por los can­di­da­tos ofi­cia­lis­tas, sino tam­bién pa­ra que par­ti­ci­pe en di­ver­sas ac­ti­vi­da­des po­lí­ti­cas a fa­vor del ré­gi­men.

Es­tas prác­ti­cas de ex­tor­sión fue­ron crea­das y pues­tas en eje­cu­ción por Chá­vez. Has­ta don­de al­can­zo a re­cor­dar, en fe­bre­ro de 2000, apa­re­cie­ron las pri­me­ras de­nun­cias por par­te de un sin­di­ca­to del sec­tor sa­lud, que ven­ti­ló pú­bli­ca­men­te la pre­sión que es­ta­ban re­ci­bien­do los tra­ba­ja­do­res de los hos­pi­ta­les de Ca­ra­cas pa­ra que se su­ma­ran a la con­cen­tra­ción con que Chá­vez se pro­po­nía ce­le­brar su pri­mer año de go­bierno.

A lo lar­go de es­tas dos dé­ca­das, las prác­ti­cas ex­tor­si­vas se han ex­ten­di­do de múl­ti­ples ma­ne­ras. Se han ins­tau­ra­do en los mi­nis­te­rios, em­pre­sas del Es­ta­do, go­ber­na­cio­nes, al­cal­días y en las ope­ra­cio­nes de los pro­gra­mas so­cia­les. Se ha crea­do un po­der fun­da­do en el es­ta­ble­ci­mien­to del enemi­go in­terno: quien no apo­ya al go­bierno, quien pro­tes­te, quien no se su­me de for­ma obe­dien­te a los dic­ta­dos del ré­gi­men, quien de­nun­cie o se re­sis­ta a rea­li­zar ac­cio­nes que con­tra­ríen sus con­vic­cio­nes, ad­quie­re de in­me­dia­to dos con­di­cio­nes: de enemi­go y de per­se­gui­do.

En la ló­gi­ca del ré­gi­men de Chá­vez y Ma­du­ro, ex­tor­sión y ex­clu­sión for­man par­te de un mis­mo uni­ver­so po­lí­ti­co y men­tal, que pro­vie­ne di­rec­ta­men­te de los mé­to­dos pa­ten­ta­dos por Sta­lin: se des­tru­ye la eco­no­mía, se es­ti­mu­la la po­bre­za, se so­me­te a la po­bla­ción a con­di­cio­nes de ham­bre y en­fer­me­dad, de mo­do de si­tiar al ciu­da­dano, que de­be es­co­ger en­tre ser­vir al po­der en si­len­cio o ex­pe­ri­men­tar las reali­da­des de la ex­clu­sión.

En el ca­so de Ve­ne­zue­la, el mo­de­lo de ex­tor­sión-ex­clu­sión ha si­do, ade­más, in­su­fla­do por las fa­ci­li­da­des que so­lía otor­gar la ren­ta pe­tro­le­ra. El pe­tró­leo ha si­do y es to­da­vía un re­cur­so que ge­ne­ra in­gre­sos abun­dan­tes de for­ma in­me­dia­ta. Chá­vez lo en­ten­dió muy rá­pi­do: usa­ría el pe­tró­leo, no pa­ra crear una eco­no­mía sos­te­ni­ble ni pa­ra crear em­pleo de ca­li­dad, sino pa­ra lo con­tra­rio: ar­mar una so­cie­dad de de­pen­den­cias. El em­pe­ño de Chá­vez fue el de pro­mo­ver un país que fue­se ca­da vez más de­pen­dien­te de los sub­si­dios fun­da­men­ta­dos en los in­gre­sos por la ven­ta de hi­dro­car­bu­ros. Y, en su se­gun­do año de go­bierno, creó el Plan Bo­lí­var 2000, que se­ría el pri­me­ro de los in­nu­me­ra­bles pa­sos que dio pa­ra con­ver­tir a ca­da ve­ne­zo­lano en un su­je­to ama­rra­do a sus de­ci­sio­nes y de­seos.

Des­de en­ton­ces has­ta aho­ra se fue­ron crean­do mi­sio­nes, pro­gra­mas de cual­quier co­sa, en­tre­gas de bonos, sub­si­dios, be­cas, ayu­das, tar­je­tas y cen­te­na­res de otros me­ca­nis­mos pa­ra fi­jar y ator­ni­llar las leal­ta­des. No creo que ha­ya en la his­to­ria mo­der­na de la do­mi­na­ción po­lí­ti­ca un ré­gi­men que ha­ya crea­do tan­tos or­ga­nis­mos y tan­tos pro­gra­mas, ni que ha­ya he­cho tan­tas pro­me­sas que, o se cum­plie­ron por muy po­co tiem­po o sim­ple­men­te fra­ca­sa­ron an­tes de na­cer.

Lo que es re­le­van­te es que to­do el uni­ver­so an­te­rior de pro­gra­mas y ac­cio­nes es­po­rá­di­cas ge­ne­ró al­gu­nas con­se­cuen­cias que han si­do tre­men­da­men­te cos­to­sas pa­ra el país: per­mi­tió el es­ta­ble­ci­mien­to de gi­gan­tes­cos en­gra­na­jes de co­rrup­ción, fue des­tru­yen­do la pro­duc­ción y, lo más de­ci­si­vo en la mi­ra­da de es­te ar­tícu­lo, hi­zo po­si­ble que, a lo lar­go de los años, el po­der se de­di­ca­ra a fa­bri­car lis­tas ro­jas de be­ne­fi­cia­rios y lis­tas negras de ex­clui­dos.

Mien­tras el pe­tró­leo se co­ti­zó muy al­to, el mo­de­lo de so­me­ti­mien­to fun­cio­nó. Chá­vez ga­na­ba las elec­cio­nes y con­cen­tra­ba adep­tos en sus con­vo­ca­to­rias. Po­co a po­co, en la me­di­da en que los ve­los han ido ca­yen­do al pi­so, ha que­da­do cla­ro que la po­pu­la­ri­dad del te­nien­te co­ro­nel gol­pis­ta no era tan gran­de co­mo él mis­mo afir­ma­ba, sino que siem­pre hu­bo un por­cen­ta­je con­si­de­ra­ble de ciu­da­da­nos ex­tor­sio­na­dos, que lo vo­ta­ban o se po­nían una fra­ne­la ro­ja y mar­cha­ban, ba­jo la ame­na­za de per­der el be­ne­fi­cio que re­ci­bían.

El em­po­bre­ci­mien­to sis­te­má­ti­co del país, la bru­tal caí­da de la pro­duc­ción pe­tro­le­ra, el des­cen­so del pre­cio del pe­tró­leo, el cie­rre de las em­pre­sas, el fra­ca­so uná­ni­me de las que es­tán en ma­nos del go­bierno, la acu­mu­la­ción de una deu­da gi­gan­tes­ca que ha ce­rra­do las fuen­tes cre­di­ti­cias del país, el con­trol de cam­bios y mu­chos otros fac­to­res con­du­je­ron a Ve­ne­zue­la al di­le­ma del 20 de ma­yo: o vo­tas y tie­nes CLAP o no vo­tas y que­das fue­ra de la lis­ta. En po­cas pa­la­bras, Ma­du­ro –in­clu­so al­gu­nos de sus di­ri­gen­tes lle­ga­ron al ex­tre­mo de ver­ba­li­zar­lo pú­bli­ca­men­te– plan­teó las co­sas en los tér­mi­nos de la más si­nies­tra de las ex­tor­sio­nes: o me vo­tas o el ham­bre em­peo­ra­rá. Comida por vo­tos. Me­di­ca­men­to por vo­tos. Be­ne­fi­cios por vo­tos.

Son in­nu­me­ra­bles los te­mas que se de­ri­van de es­te método ex­tor­si­vo, re­la­ti­vos a la vio­la­ción de las le­yes, de los de­re­chos hu­ma­nos, de lo que re­pre­sen­ta que se use la más ur­gen­te y bá­si­ca de las ne­ce­si­da­des hu­ma­nas, la de ali­men­tar­se, pa­ra do­ble­gar a per­so­nas y fa­mi­lias. No lo afir­mo yo, sino los ex­per­tos en de­re­cho: se tra­ta de crí­me­nes en con­tra de la hu­ma­ni­dad que ten­drán que ser cas­ti­ga­dos.

Lo que quie­ro des­ta­car hoy es que la ac­ti­va y so­no­ra abs­ten­ción que se pro­du­jo el 20 de ma­yo mar­ca una rup­tu­ra: mues­tra que la so­cie­dad ve­ne­zo­la­na se har­tó de la ex­tor­sión, a tal pun­to que los in­ten­tos de mo­vi­li­zar a los elec­to­res en las zonas po­pu­la­res fra­ca­sa­ron, fue­ron re­pe­li­dos con un ro­tun­do “no voy” que se re­pro­du­jo por mi­llo­nes en to­do el te­rri­to­rio.

Ese tie­ne un ca­rác­ter his­tó­ri­co, por la po­ten­cia con­que se ma­ni­fes­tó. Hi­zo im­po­si­ble que el po­der­cons­tru­ye­ra un re­la­to creí­ble so­bre el nú­me­ro de vo­tan­tes y sus re­sul­ta­dos. Sin­to­ni­zó al país con el am­plio mo­vi­mien­to de los paí­ses de­mo­crá­ti­cos que no re­co­no­cen ni a la asam­blea na­cio­nal cons­ti­tu­yen­te, ni al go­bierno ni a las mis­mas elec­cio­nes. Lo fun­da­men­tal es que Ma­du­ro fue de­rro­ta­do: des­pués del 20 de ma­yo su ile­gi­ti­mi­dad ha cre­ci­do. Fue­ron de­rro­ta­dos su pro­gra­ma ex­tor­si­vo y su pro­pó­si­to de le­gi­ti­mar­se a tra­vés de unas elec­cio­nes que, se­gún la Cons­ti­tu­ción vi­gen­te, son ile­ga­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.