Sin bi­lle­tes nue­vos ni vie­jos

El Nacional (ENV) - - OPINIÓN -

Co­mo era de es­pe­rar­se y con to­do el car­na­val mon­ta­do, sin ser épo­ca, la re­con­ver­sión mo­ne­ta­ria re­sul­tó un en­ga­ño más de los tan­tos que, des­de Mi­ra­flo­res, mon­tan con ex­tre­ma­da y pe­li­gro­sa fre­cuen­cia. Es­to úl­ti­mo lo de­ci­mos por­que tan­to va el cán­ta­ro al agua has­ta que por fin se rom­pe y, ya se sa­be, agua de­rra­ma­da no pue­de ser re­co­gi­da así co­mo así.

Lo de la tan men­ta­da re­con­ver­sión mo­ne­ta­ria siem­pre fue una men­ti­ra des­co­mu­nal no por la me­di­da en sí, co­mo bien lo ad­vir­tie­ron los eco­no­mis­tas y los dipu­tados de la le­gí­ti­ma Asam­blea Na­cio­nal, sino por­que lle­ga­ba man­cha­da por la im­pro­vi­sa­ción téc­ni­ca y el opor­tu­nis­mo po­lí­ti­co.

¿Qué po­dían es­pe­rar los ve­ne­zo­la­nos de una me­di­da de tal mag­ni­tud ima­gi­na­da y desa­rro­lla­da por los mis­mos téc­ni­cos y di­rec­ti­vos del Ban­co Cen­tral de Ve­ne­zue­la que nos han lle­va­do a la quie­bra co­mo re­pú­bli­ca? ¿Qué es­pe­ran­za se abri­ga cuan­do los mis­mos au­to­res de to­dos los des­a­gui­sa­dos co­me­ti­dos y por co­me­ter en el ma­ne­jo de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria lan­zan so­bre la me­sa de jue­go es­tos no­ci­vos da­dos car­ga­dos?

Bas­ta con re­cor­dar que es­tos mis­mos se­ño­res del BCV han es­ta­do fa­bri­can­do, a to­do va­por y sin ver­güen­za al­gu­na, bi­lle­ti­cos de mo­no­po­lio que na­da va­len hoy y mu­chí­si­mo me­nos ma­ña­na, en­ga­ñan­do con es­ta bur­da pe­ro pe­li­gro­sí­si­ma ar­ti­ma­ña a los mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos que ven con asom­bro có­mo los bi­lle­tes pa­san de ser pa­pel mo­ne­da pa­ra lue­go li­cuar­se, por ar­te de bir­li­bir­lo­que, en una sus­tan­cia fé­ti­da que no sir­ve pa­ra na­da y que, por si fue­ra po­co, es re­cha­za­da en co­mer­cios, pa­go de ser­vi­cios, en ad­qui­si­ción de me­di­ci­nas y has­ta co­mo pro­pi­nas, di­cho sea de pa­so.

A es­tos se­ño­res del BCV, cu­ya cre­di­bi­li­dad na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal es­tá des­de ha­ce un tiem­po lar­go en en­tre­di­cho, se les en­tre­ga es­ta mag­na ta­rea de res­ca­tar la ima­gen y pre­sen­cia de nues­tra mo­ne­da, o de lo que que­da de ella a es­tas al­tu­ras del par­ti­do.

Pe­ro no es cam­bian­do las imá­ge­nes de los bi­lle­tes o de las mo­ne­das sen­ci­llas co­mo se va a arre­glar el es­pan­to­so es­ce­na­rio eco­nó­mi­co de Ve­ne­zue­la. De na­da ser­vi­rá un nue­vo di­se­ño y la ampu­tación de ce­ros pro­pues­ta en la re­con­ver­sión que, con tan­ta pre­ci­sión y ca­ra de se­rie­dad, anun­ció tiem­po atrás el hoy re­elec­to se­ñor Ma­du­ro con fe­cha irre­vo­ca­ble, el 4 de ju­nio de 2018.

La reali­dad eco­nó­mi­ca, los ser­mo­nes in­ape­la­bles del dipu­tado opo­si­tor Jo­sé Gue­rra y, co­mo es ló­gi­co, la opi­nión de los di­rec­ti­vos de la Aso­cia­ción Ban­ca­ria de Ve­ne­zue­la, pre­si­di­da por Arís­ti­des Ma­za, hi­cie­ron en­trar en ra­zón al se­ñor Ma­du­ro, o al me­nos así lo di­jo el re­elec­to en cla­ra e in­te­li­gi­ble voz, co­sa ex­tra­ña en él, pe­ro fue así y en es­te ca­so no va­mos a ser mez­qui­nos.

En to­do ca­so, hay que pre­pa­rar­se pa­ra nue­vas y re­no­va­bles re­con­ver­sio­nes, se­gún se acer­ca y si­gue cre­cien­do el hu­ra­cán gi­gan­te de la in­fla­ción. Con­tra ello no hay nue­vo bi­lle­te que sir­va. Pe­ro val­dría la pe­na in­ten­tar dos co­sas, muy sen­ci­llas por cier­to: im­pri­mir bi­lle­tes sin de­no­mi­na­ción y te­ner­los en re­ser­va (no se rían, por fa­vor) y agre­gar a los bi­lle­tes so­be­ra­nos al­gu­nos ros­tros ci­vi­les, pues to­dos son hé­roes mi­li­ta­res, a ex­cep­ción del dís­co­lo Si­món Ro­drí­guez.

Y pa­ra las fe­mi­nis­tas va un re­cor­da­to­rio: la úni­ca que apa­re­ce es Jo­se­fa Ca­me­jo, y en la más ba­ja de­no­mi­na­ción de pa­pel mo­ne­da, ape­nas dos pi­ches bo­lí­va­res. ¡Ma­chis­tas!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.