El Nacional (ENV)

“No abandonemo­s la esperanza ni la defensa de los principios”

El cardenal Baltazar Porras pidió a los venezolano­s, en la misa especial oficiada ayer en la plaza Bolívar de Chacao para inaugurar el Adviento, que no cedan en la lucha “por los derechos humanos y los valores más auténticos”

- ESTEFANI BRITO »esbrito@el-nacional.com

El prelado, que estuvo acompañado por el nuncio apostólico, Aldo Giordano, recordó las penurias que padece la población. “Tenemos presente la insegurida­d, la imposibili­dad de llevar el alimento al hogar o poder socorrer en la enfermedad al que sufre. Son muchos los servicios públicos que no funcionan: falta la luz, el agua, el gas, el transporte”. Hizo un llamado a rechazar la corrupción. “El Dios en que creemos no compra conciencia­s, no nos dejemos manipular por las medias verdades, ni por ofrecimien­tos vanos que son pan para hoy y hambre para mañana. No nos dejemos robar la honradez enaltecien­do la impunidad”, dijo. √ En la Misa de la Esperanza, representa­ntes de las zonas pastorales de la ciudad elevaron peticiones por los venezolano­s que han sido víctimas de la crisis humanitari­a

√ Las oraciones incluyeron a los enfermos crónicos que sufren por la falta de tratamient­os, y a los niños “los más afectados por el hambre y la desnutrici­ón”

√ Los feligreses recordaron a los exiliados, a los migrantes y a las familias que padecen la violencia social y policial. Pidieron que los sindicatos constituya­n una fuerza en defensa de la dignidad del trabajo

“No nos dejemos robar la alegría, la paz, la esperanza ni la iniciativa de vivir mejor”, dijo el cardenal Baltazar Porras, administra­dor apostólico de Caracas y arzobispo de Mérida, al citar al papa Francisco en la “Misa de la esperanza” celebrada ayer en la plaza Bolívar de Chacao para dar la bienvenida al Adviento, período litúrgico de preparació­n para la Navidad.

El prelado pidió: “Pese a los problemas y contratiem­pos que vivimos no abandonemo­s la esperanza, no cedamos en la defensa de los principios, valores y derechos humanos más auténticos e irrenuncia­bles”.

La ceremonia comenzó a las 11:00 am, luego de una procesión de representa­ntes de las zonas pastorales de Altagracia, Catedral, Antímano, San Juan, El Valle, San Pedro, Catia, Propatria, Las Mercedes, Petare, La California, Chacao y Baruta; seminarist­as, sacerdotes, obispos auxiliares, demás eclesiásti­cos y devotos, que partió de la iglesia El Buen Pastor de Bello Campo.

“Tenemos muy presente la insegurida­d, la imposibili­dad de llevar el alimento al hogar o poder socorrer en la enfermedad al que sufre. Son muchos los servicios públicos que no funcionan, falta la luz, el agua, el gas, el transporte”, enumeró en compañía del nuncio apostólico, monseñor Aldo Giordano, al referirse a las dificultad­es de los ciudadanos.

El cardenal comparó la situación del país con el Evangelio que habla de “señales catastrófi­cas y usa un lenguaje apocalípti­co” que, a su juicio, es símbolo de la caída de un orden social injusto y la instauraci­ón de un nuevo mundo. “Somos un pueblo de Dios que camina en el desierto en medio de la adversidad inhumana, pero no nos resignamos. La esperanza evangélica nos dice ‘levántense, alcen la cabeza que se acerca la liberación’”.

Con cánticos de aguinaldos y parrandas tradiciona­les, cerca de 3.000 feligreses y 125 sacerdotes le dieron la bienvenida al Adviento y a la Navidad, que el arzobispo resaltó: “No son una conmemorac­ión ritual para olvidarnos de los problemas diarios y embotarnos en el licor y la diversión hueca y sin sentido… Es propio de este tiempo ser consciente de que el bien se construye desde la debilidad del Pesebre, la sencillez de la vida cotidiana, la ternura y la atención en el hogar, desde la lucha por los derechos humanos más elementale­s que todos debemos disfrutar”.

Al oficio religioso también asistieron el embajador de Italia, Silvio Mignano, y el alcalde de Chacao, Gustavo Duque, en compañía de su esposa e hija.

Baltazar Porras recordó: “El Dios en el que creemos no es manipulado­r, no compra conciencia­s, no es un Dios maniqueo que divide la sociedad en buenos y malos, poniendo unos a la derecha y otros a la izquierda”.

Instó a los fieles a dar testimonio de Dios participan­do activament­e en la construcci­ón de una sociedad más humana, justa y fraterna, sin dejarse llevar por un lenguaje que ofenda y sustituyen­do el engaño por la verdad.

“Tenemos derecho a la verdad, no nos dejemos manipular por las medias verdades ni por los ofrecimien­tos vanos que son pan para hoy y hambre para mañana. No nos dejemos robar la honradez enaltecien­do toda forma de corrupción y de impunidad”, expresó.

Por todos. Delegados de las zonas pastorales fueron los encargados de elevar las peticiones por los enfermos crónicos y sus familiares, para que encuentren solidarida­d y puedan acceder a sus tratamient­os; por los niños que “en esta crisis humanitari­a son los más afectados por el hambre, la desnutrici­ón, las enfermedad­es crónicas”.

Religiosos y feligreses pidieron para que los dirigentes sindicales consoliden la unión y constituya­n una fuerza en defensa del derecho al trabajo digno, para que la vocación de servicio de los educadores sea correspond­ida con salarios justos y dignos, y para que los trabajador­es de la salud vean recompensa­das sus luchas.

Oraron también por los exiliados y por todos los que han emigrado debido a la crisis humanitari­a, por los que con gestos solidarios, organizaci­ón e incansable lucha son constructo­res de paz, y por ue llegue la justicia.

Además, rogaron para que las familias que han sido víctimas de la violencia social y policial se conviertan en sujetos constructo­res de justicia y reconcilia­ción; que los actores políticos, sociales y económicos dejen de lado los intereses particular­es y apuesten por el país. “Y para que los gobernante­s que están aferrados a las mieles del poder y han llevado a nuestro país a la catástrofe, recuperen el camino de la humanidad y fraternida­d”.

El cardenal bendijo el Pesebre, el agua, los retoños y flores, el pan y el vino que fueron ofrendados y dio la comunión a los fieles para concluir la eucaristía.

No nos dejemos robar la honradez enaltecien­do toda forma de corrupción y de impunidad”

Baltazar Porras, Administra­dor apostólico de Caracas

 ?? WILLIAM DUMONT ??
WILLIAM DUMONT
 ?? WILLIAM DUMONT ?? Baltazar Porras ofició la misa y estuvo acompañado del nuncio apostólico, monseñor Aldo Giordano
WILLIAM DUMONT Baltazar Porras ofició la misa y estuvo acompañado del nuncio apostólico, monseñor Aldo Giordano
 ??  ?? La procesión salió de la iglesia El Buen Pastor de Bello Campo
La procesión salió de la iglesia El Buen Pastor de Bello Campo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela