El agua que lle­ga a los ho­ga­res de­jó de ser po­ta­ble

No se ven re­sul­ta­dos del Plan In­te­gral de Agua 2018 que otor­gó 2,3 bi­llo­nes de bo­lí­va­res y 108,6 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra me­jo­rar el su­mi­nis­tro en cua­tro es­ta­dos

El Nacional (ENV) - - PORTADA - GREGORIA DÍAZ

Un in­for­me ela­bo­ra­do por ONG aler­ta que la emer­gen­cia hu­ma­ni­ta­ria­que su­fre el país tam­bién se de­be a la con­ta­mi­na­ción del lí­qui­do, pues las plan­tas de tra­ta­mien­to no fun­cio­nan. El Plan In­te­gral de Agua anun­cia­do por Ma­du­ro a ini­cios de año, que im­pli­ca­ba des­em­bol­sar 100 mi­llo­nes de eu­ros, no mos­tró re­sul­ta­dos.

El des­man­te­la­mien­to de la es­truc­tu­ra hí­dri­ca na­cio­nal ha su­mer­gi­do al país “en una emer­gen­cia hu­ma­ni­ta­ria com­ple­ja que im­pi­de, en­tre otros de­re­chos, el ac­ce­so al agua po­ta­ble y al sa­nea­mien­to”, de acuer­do con el más re­cien­te re­por­te so­bre la Emer­gen­cia Hu­ma­ni­ta­ria Com­ple­ja en el De­re­cho al Agua, en el que par­ti­ci­pa­ron Fun­da­ción Agua Cla­ra, Coa­li­ción Cli­ma 21, Aguas Sin Fron­te­ras, Me­sas Téc­ni­cas de Agua de la Red de Or­ga­ni­za­cio­nes de Ba­ru­ta del es­ta­do Mi­ran­da y la aso­cia­ción ci­vil Fuer­za Eco­ló­gi­ca de Ca­la­bo­zo, con el apo­yo de Ci­vi­lis De­re­chos Hu­ma­nos.

El agua tie­ne un olor fé­ti­do y lle­ga con un co­lor ama­ri­llen­to u os­cu­ro. Si se de­ja re­po­sar, una ma­sa se se­di­men­ta en el re­ci­pien­te y si lle­ga blan­ca lo más pro­ba­ble es que sea por ex­ce­so de clo­ro, que pro­du­ce pi­ca­zón. Así des­cri­ben los ara­güe­ños el agua que po­cas ve­ces re­ci­ben por tu­be­rías.

Des­de 2009, Ger­mán Be­ne­det­ti, in­ge­nie­ro y dipu­tado del Con­se­jo Le­gis­la­ti­vo de Ca­ra­bo­bo del pe­río­do 2009-2012, ha de­nun­cia­do la ca­li­dad del agua que lle­ga a la re­gión cen­tral de Ve­ne­zue­la. La ca­la­mi­dad am­bien­tal la re­fren­da Al­fon­so He­rre­ra, miem­bro de la Fun­da­ción Aguas sin Fron­te­ras, cuan­do se­ña­la que 8.000 li­tros por se­gun­do de aguas re­si­dua­les y ser­vi­das de la Gran Va­len­cia son ver­ti­dos, sin tra­ta­mien­to al­guno, al em­bal­se Pao-Ca­chin­che, de don­de pro­vie­ne el agua “po­ta­ble” que lle­ga a 3 mi­llo­nes de per­so­nas en el cen­tro del país.

De po­ta­ble, na­da. El em­bal­se Pao-Ca­chin­che, que co­men­zó a fun­cio­nar en 1973 con una vi­da útil de 50 años, es la prin­ci­pal fuen­te de abas­te­ci­mien­to de agua po­ta­ble del área me­tro­po­li­ta­na de Va­len­cia y de otras po­bla­cio­nes de Ca­ra­bo­bo, Ara­gua y Ti­na­qui­llo, en el es­ta­do Co­je­des. En el in­for­me Es­tu­dio, diag­nós­ti­co y con­cep­tua­li­za­ción de so­lu­cio­nes pa­ra la reha­bi­li­ta­ción y op­ti­mi­za­ción de las plan­tas de po­ta­bi­li­za­ción de agua de Ve­ne­zue­la, or­de­na­do por Hi­dro­ven y la Cor­po­ra­ción An­di­na de Fo­men­to, se re­ve­la que el mal es­ta­do de la es­truc­tu­ra di­fi­cul­ta el tra­ba­jo de po­ta­bi­li­za­ción de la plan­ta Ale­jo Zu­loa­ga.

El tras­va­se que se hi­zo pa­ra dis­mi­nuir el ni­vel del la­go de Va­len­cia ori­gi­na que las con­cen­tra­cio­nes de nu­trien­tes, co­mo ni­tró­geno y fós­fo­ro, en las desem­bo­ca­du­ras de los ríos –y, por lo tan­to, del em­bal­se– sean muy ele­va­das. Am­bos com­po­nen­tes pro­vie­nen, en gran me­di­da, de he­ces fe­ca­les.

Se­gún el úl­ti­mo Bo­le­tín Epi­de­mio­ló­gi­co de di­ciem­bre de 2016, en­tre 2015 y ese año hu­bo un in­cre­men­to de 26,2% en dia­rreas en me­no­res de 5 años de edad (pa­sa­ron de 676.388 a 853.698 ca­sos). La he­pa­ti­tis vi­ral A, en 2015, al­can­zó 5.850 ca­sos y 4.305 en 2016. La ta­sa de mor­bi­li­dad na­cio­nal por he­pa­ti­tis A lle­gó a 13,88 por ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes y la epi­de­mia se pro­pa­gó por Zu­lia, Tá­chi­ra, Mi­ran­da, Ya­ra­cuy, Ca­ra­bo­bo y Ara­gua.

En mar­zo de 2012, el Co­rreo del Ori­no­co pu­bli­có un re­por­ta­je en el que el pre­si­den­te de Hi­dro­cen­tro pa­ra la fe­cha, Ma­nuel Fer­nán­dez, de­cía: “El agua po­ta­ble que lle­ga a los es­ta­dos Ara­gua y Ca­ra­bo­bo es ap­ta pa­ra el con­su­mo hu­ma- no”. Tres años des­pués, en la me­mo­ria y cuen­ta de Hi­dro­cen­tro se de­cla­ra el mal fun­cio­na­mien­to del abas­te­ci­mien­to de agua. La re­vis­ta SIC, del Cen­tro Gu­mi­lla, enu­me­ra los obs­tácu­los en la ges­tión de la hi­dro­ló­gi­ca: “El de­te­rio­ro es ma­ni­fies­to en las gran­des ins­ta­la­cio­nes per­te­ne­cien­tes al Sis­te­ma Re­gio­nal del Cen­tro I y II cau­san­do va­ria­cio­nes de los cau­da­les, así co­mo ma­yo­res de­man­das de sus­tan­cias quí­mi­cas, al­tas pér­di­das en el pro­ce­so de po­ta­bi­li­za­ción, da­ños en los equi­pos, afec­ta­ción de la ca­li­dad y al­tos con­su­mos eléc­tri­cos”.

El re­por­te so­bre la Emer­gen­cia Hu­ma­ni­ta­ria Com­ple­ja en el De­re­cho al Agua sos­tie­ne que en el país el agua no se tra­ta ade­cua­da­men­te, lo que vio­la las nor­mas. Las con­di­cio­nes del agua cru­da han des­me­jo­ra­do y las plan­tas no es­tán en ca­pa­ci­dad de po­ta­bi­li­zar la ma­te­ria pri­ma con­ta­mi­na­da que lle­ga. “El re­sul­ta­do es uno so­lo: no hay agua po­ta­ble en el país”.

A prin­ci­pios de año, el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro anun­ció el Plan In­te­gral de Agua 2018 con el fin de me­jo­rar en 6 me­ses el su­mi­nis­tro de agua po­ta­ble en Mi­ran­da, Ca­ra­bo­bo, An­zoá­te­gui y Ara­gua. Au­to­ri­zó 2,3 bi­llo­nes de bo­lí­va­res so­be­ra­nos y 108.660.000 eu­ros, pa­ra aten­der, en cor­to y me­diano pla­zo, ocho pun­tos de tra­ba­jo plan­tea­dos por alcaldes y go­ber­na­do­res. A pun­to de culminar el año, el go­ber­na­dor de Ara­gua, Ro­dol­fo Mar­co Torres, de­cla­ró la reha­bi­li­ta­ción de po­zos y tu­be­rías pa­ra la dis­tri­bu­ción de aguas blan­cas y del sis­te­ma de dis­tri­bu­ción des­de el em­bal­se Pao-Ca­chin­che, pa­ra lo cual con­ta­ba con “96.815.721.393 bo­lí­va­res so­be­ra­nos, apro­ba­dos por el go­bierno pa­ra la eje­cu­ción de gran­des pro­yec­tos hí­dri­cos en la en­ti­dad”.

De­ma­sia­do tur­bia. El es­tu­dio de Hi­dro­ven y la Cor­po­ra­ción An­di­na de Fo­men­to re­ve­la que pa­ra 2012 los pi­cos al­tos de tur­bie­dad es­ta­ban has­ta 220% por en­ci­ma de lo per­mi­ti­do por las Nor­mas Sa­ni­ta­rias de Ca­li­dad del Agua Po­ta­ble, es­ta­ble­ci­das por el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad el 13 de fe­bre­ro de 1998, en la Ga­ce­ta Ofi­cial Nº 36395. “La tur­bi­dez lle­ga a 11 uni­da­des ne­fe­lo­mé­tri­cas, lo que ex­pli­ca, en par­te, la es­ca­la de co­lo­res que per­ci­ben los ve­ci­nos cuan­do abren el gri­fo. Ade­más, es­tán pre­sen­tes va­lo­res co­mo el ni­tró­geno amo­nia­cal (0,516 mg NH3N/L) y el fós­fo­ro (0,739 mg P/L), am­bos in­di­ca­do­res de res­tos de ma­te­rial or­gá­ni­co, co­mo he­ces fe­ca­les ani­ma­les o hu­ma­nas, en el agua”, se­ña­la el in­for­me. La tur­bi­dez del agua pa­ra con­su­mo hu­mano no de­be su­pe­rar las 5 NTU, se­gún la OMS y es­ta­rá ideal por de­ba­jo de 1 NTU. Pa­ra ju­lio de 2016, se co­no­ció ex­tra­ofi­cial­men­te que la me­di­ción de tur­bie­dad en el Pao-Ca­chin­che as­cen­día a 13,5 UNT, 270% más de lo per­mi­ti­do, y la del alu­mi­nio a 0,61mg/L cuan­do el lí­mi­te le­gal es de 0,2 mg/L.

En Ca­ra­bo­bo y Ara­gua la po­ca agua que re­ci­ben la al­ma­ce­nan lo que pro­pi­cia zi­ka, den­gue y chi­kun­gun­ya, y se ex­po­ne a afec­cio­nes gas­tro­in­tes­ti­na­les o de la piel.

Hoy la­vé con tres bo­te­llo­nes ca­le­tea­dos de ca­sa de una ve­ci­na... Al en­jua­gar, re­co­jo esa agua pa­ra los ba­ños. Mien­tras tan­to, pien­so có­mo pue­de ser es­to po­si­ble en pleno si­glo XXI”

Luz Ma­ri­na Gue­rra, ara­güe­ña

COR­TE­SÍA CRÓ­NI­CA UNO

Lo co­ti­diano pa­ra los ara­güe­ños es bus­car y al­ma­ce­nar agua de du­do­sa po­ta­bi­li­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.