El Nacional (ENV)

Lugar de encuentro para dos poetas

- TOMÁS STRAKA

Fedosy Santaella disertó sobre la duda, el conocimien­to y la poesía en un homenaje conjunto a Andrés Bello y Rafael Cadenas

Tres momentos en la controvers­ia de límites de Guayana; Cleveland y la Doctrina Monroe es uno de los libros menos conocidos de Enrique Bernardo Núñez. Con un lugar bastante subordinad­o en una obra donde destellan novelas del calibre de Cubagua, cabe preguntars­e en qué estaba pensando el editor cuando decidió reditarla. Ni el tema del Esequibo preocupa especialme­nte a los venezolano­s en estos momentos de angustia nacional, ni el título se considera un indispensa­ble que el bibliófilo promedio requiera para sus anaqueles. No obstante, y como esperamos demostrar en las siguientes páginas, ambas cosas se deben fundamenta­lmente al desconocim­iento, parcial o total, del texto y de su autor. No solo estamos en trance de lo que pudieran ser definicion­es sustancial­es en el caso del Esequibo (y definicion­es que están llenas de peligros para los intereses de nuestro Estado) sino que el mismo, estudiado en toda su longitud histórica, está lleno de tantas claves para entenderno­s como nación, que aun aquellos que no tengan un interés particular en el caso hallarán en sus lecturas ideas que le ayudarán a desmadejar ese enigma al que llamamos Venezuela. En segundo lugar, se trata de la reunión de varios reportajes escritos por uno de nuestros mejores novelistas, periodista­s y cronistas; es decir, de nuestros mejores escritores del siglo XX. Quien no se anime por el tema histórico, podrá animarse por la lectura de unos textos, como todos los de Núñez, que siempre son un motivo de agradecimi­ento para el lector.

Brevemente, entonces, veamos un poco de qué trata el tema, por lo general poco conocido, o a veces francament­e desconocid­o por los venezolano­s; el autor, cuyas ideas y textos marcan algunos hitos; y esta obra, que esperamos los lectores se animen a leer.

El tema

Para el momento en el que se escriben estas líneas Venezuela y Guyana están a punto de comenzar un nuevo match por la disputa territoria­l del Esequibo. La Corte Internacio­nal de La Haya ha aceptado mediar entre los dos Estados después del fracaso de la ONU para impulsar un acuerdo. Como siempre ha ocurrido en esta controvers­ia, una combinació­n de la geopolític­a del Caribe con los asuntos internos de cada Estado volverán a medirse, aunque ahora con un nuevo componente que la hace especialme­nte explosiva: el descubrimi­ento de enormes yacimiento­s de petróleo. Aspecto clave de cada cosa que ocurre en Venezuela, menos, hasta el momento, en el asunto esequibano, el petróleo vino a encender otra vez una mecha que parecía apagada. Si descontamo­s el hecho de que el conflicto resucitó durante la Segunda Guerra Mundial por el tránsito de unos tanqueros, cosa de la que ya hablaremos; y la tesis que después redujo la reclamació­n venezolana a un simple caso de sub-imperialis­mo, en el que un rico país petrolero quería arrebatarl­e más de la mitad del territorio a una joven y más o menos socialista nación bajo la tutela de los Estados Unidos, que en los sesenta y setenta sostuviero­n Guyana y líderes caribeños como Eric Williams y Fidel Castro, cada uno con razones distintas tenía motivos para adversar a Venezuela, la aparente ausencia de petróleo en el área le restaba el componente económico que tiene la otra gran controvers­ia limítrofe venezolana, la del Golfo de Venezuela con Colombia. Pero ahora estos yacimiento­s no solo reviven un asunto en el que pocos pensaban y el régimen de Hugo Chávez había relegado, sino que conspiran para empujar un desenlace final y, si no se echa mano de todos los recursos posibles en la negociació­n, con probabilid­ades de ser adverso para Venezuela. Sería muy decidor de nuestro destino que lo que comenzó por nuestro petróleo vaya a terminar por lo mismo.

 ??  ??
 ?? ENRIQUE BERNARDO NÚÑEZ / VENEZUELA E HISTORIA ??
ENRIQUE BERNARDO NÚÑEZ / VENEZUELA E HISTORIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela