La le­tra chi­qui­ta del so­cia­lis­mo

El Nacional (ENV) - - OPINIÓN - RA­MÓN HER­NÁN­DEZ @ra­mon­her­nan­dezg

Los com­pra­do­res y so­li­ci­tan­tes de ser­vi­cios nun­ca leen la le­tra pe­que­ña de los con­tra­tos y fac­tu­ras. So­lo se en­te­ran del error cuan­do so­li­ci­tan el re­em­bol­so de la ci­ta con el psi­quia­tra al se­gu­ro, el pa­go del ves­ti­do da­ña­do por la tin­to­re­ría o una re­tri­bu­ción a la lí­nea aé­rea por las ma­le­tas que no apa­re­cen, se per­ca­tan del error co­me­ti­do: “En ca­so de pér­di­da o da­ño de la pren­da el clien­te se­rá com­pen­sa­do con el va­lor de dos la­va­das, no se re­co­no­ce­rá el plan­cha­do”.

En po­lí­ti­ca la le­tra chi­qui­ta nun­ca es­tá al al­can­ce cuan­do el vo­tan­te ce­de su de­re­cho de de­ci­dir a un gru­po po­lí­ti­co o, peor, a un co­man­dan­te eterno. Las con­se­cuen­cias son gra­ves y de­li­ca­das. Los go­ber­nan­tes de bue­na o ma­la fe pue­den des­truir un país y ma­tar de ham­bre a su po­bla­ción con su vul­gar inep­ti­tud o con su en­tre­ga a in­tere­ses geo­po­lí­ti­cos con­tra­rios a los na­cio­na­les.

Ilu­sio­na­dos con la pro­me­sa de que frei­rían en acei­te ca­lien­te la ca­be­za de los ade­cos y de que ha­bría “de­mo­cra­cia de ver­dad­ver­dad”,los­ve­ne­zo­la­nos­re­nun­cia­ron en 1998 a leer la le­tra chi- qui­ta que desde 1917 acom­pa­ña la im­plan­ta­ción del mar­xis­mo­le­ni­nis­mo y que ha cos­ta­do mi­llo­nes de vi­da, ade­más de ha­ber mul­ti­pli­ca­do la co­rrup­ción, la in­jus­ti­cia, el ham­bre y la es­cla­vi­tud, aun­que le pon­gan ba­tas de mé­di­cos. Fue­ron mu­chas las se­ña­les de lo que ve­nía, pe­ro se im­pu­so la ce­gue­ra y tam­bién la co­mo­di­dad.

Aho­ra el país to­do pa­ga las con­se­cuen­cias y no en­cuen­tra la ma­ne­ra de za­far­se. Los usua­rios de las re­des so­cia­les se pre­gun­tan dón­de es­tán to­dos aque­llos que en con­tra de to­da ló­gi­ca re­pe­tían “con ham­bre y des­em­pleo con Chá­vez me res­teo”, que era co­mo acep­tar con los pan­ta­lo­nes aba­jo cual­quier le­tra mi­cros­có­pi­ca por muy da­ñi­na y do­lo­ro­sa que fue­ra. Na­die ha vis­to a un go­ber­na­dor ni a mi­nis­tro al­guno co­mien­do pie­dras co­mo anun­cia­ron que ha­rían. Al con­tra­rio, an­te tan­ta ham­bre y ca­ren­cia de me­di­ci­nas, han apa­re­ci­do los ele­va­dí­si­mos mon­tos de di­ne­ro que los je­rar­cas so­cia­lis­tas han sus­traí­do del te­so­ro pú­bli­co, al igual que sus tes­ta­fe­rros y man­da­de­ros. Im­por­tan po­co las jus­ti­fi­ca­cio­nes que di­fun­den los ta­ri­fa­dos y sus ro­bots, mu­cho me­nos los edi­to­ria­les de Vla­di­mir Vi­lle­gas y sus igua­les.

Lue­go de de­jar ce­san­tes a más de 20.000 tra­ba­ja­do­res pe­tro­le­ros y de ha­ber­les ro­ba­do sus aho­rros y las pres­ta­cio­nes so­cia­les, la Pdvsa ro­ja-ro­ji­ta fue de to­dos –es­pe­cial­men­te de Diego Sa­la­zar Ca­rre­ño y sus mis­ses–, ex­cep­to de los ve­ne­zo­la­nos. La des­truc­ción de la prin­ci­pal in­dus­tria del país con las ma­yo­res re­ser­vas de hi­dro­car­bu­ros no ha si­do obra del ca­pi­ta­lis­mo ni del im­pe­ria­lis­mo yan­qui, ¿un ti­gre de pa­pel tua­lé?, sino de la en­tre­ga abier­ta y des­ca­ra­da de los go­ber­nan­tes es­co­gi­dos en 1998 por los ve­ne­zo­la­nos que ob­via­ron leer la le­tra chi­qui­ti­ca del so­cia­lis­mo que les ofre­cían mi­li­ta­res “patriotas” con an­te­ce­den­tes gol­pis­tas.

Ha­bien­do si­do es­co­gi­dos pa­ra go­ber­nar, de­fen­der la so­be­ra­nía y lu­char con­tra la co­rrup­ción, se pu­sie­ron al ser­vi­cio del enemi­go e in­cum­plie­ron has­ta lo que no pro­me­tie­ron. Aho­ra, con el país en la to­tal ca­rra­pla­na, di­cen que tie­nen “un equipo de pri­mer ni­vel que los ayu­da a cum­plir sus me­tas”. Fal­so, esos pre­sun­tos ase­so­res ni si­quie­ra son bá­si­cos, y las me­tas no son otras que me­ter más a fon­do la mano en el bol­si­llo ajeno.

El fra­ca­so eco­nó­mi­co es es­truen­do­so: en me­nos de 4 me­ses el va­lor del pe­tro, esa fan­ta­sía dia­bó­li­ca, pa­só de 3.000 a 9.000 so­be­ra­nos, una de­va­lua­ción con to­dos los ce­ros que os­cu­re­ce aún más el fu­tu­ro, pe­ro la ca­ma­ri­lla de los 40 ami­gos de Alí Ba­bá es­tá dis­pues­ta a no de­jar pie­dra so­bre pie­dra, la ame­na­za que Freddy Bernal más re­pi­te y ju­ra cum­plir al pie de la le­tra.

La so­lu­ción con­tra las le­tras chi­qui­tas en la po­lí­ti­ca no es au­men­tar­les el ta­ma­ño, co­mo bu­ro­crá­ti­ca­men­te de­ci­dió la Unión Eu­ro­pea, sino de­fen­der la de­mo­cra­cia y to­mar me­di­das drás­ti­cas con­tra los en­can­ta­do­res de ser­pien­tes que uti­li­zan el so­cia­lis­mo co­mo car­na­da. Si el na­zis­mo, res­pon­sa­ble de 7 mi­llo­nes de muer­tes, es una op­ción prohi­bi­da, su her­mano ma­yor, con más de 100 mi­llo­nes de ase­si­na­tos a cues­tas no de­be ser tra­ta­do de ma­ne­ra dis­tin­ta. Vendo disfraz de lí­der bueno y san­to, con bi­go­te y ci­ca­triz.

En po­lí­ti­ca la le­tra chi­qui­ta nun­ca es­tá al al­can­ce cuan­do el vo­tan­te ce­de su de­re­cho de de­ci­dir a un gru­po po­lí­ti­co o, peor, a un co­man­dan­te eterno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.