El Nacional (ENV)

El adiós tempranero de los novatos del año

- IGNACIO SERRANO » iserrano@el-nacional.com @IgnacioSer­rano www.elemergent­e.com

Moisés Manuel Gómez no era el candidato principal al premio Novato del Año esta temporada. Edward Olivares, jardinero como él, tiene mejores números. Si la votación fuera hoy, no dudaríamos en escribir el nombre del patrullero de los Tigres en lo alto de la planilla. Pero eso poco importa. Gómez ya se marchó, obligado por Tampa Bay, y pronto le tocará el turno a Olivares.

El beisbol organizado es dueño de los músicos de la orquesta que hace bailar a los aficionado­s venezolano­s. La expresión es de John Carrillo y nos gusta recordarla cada vez que suceden cosas así. Magallanes alineaba a Gómez todos los días en el medio del lineup, porque tiene fuerza y parece no temerle a nadie. Luis Arráez era el primer bate de la nave y uno de los mejores toleteros del circuito. Ambos terminaron su actuación en esta zafra de la LVBP. En un lapso de apenas seis días, se marcharon los dos. Y para mayor amargura, Wilkerman García, el recluta que se quedó jugando en lugar de Arráez, también se fue.

Es el mismo mal que afecta de uno u otro modo a casi todas las divisas. El mismo domingo que los filibuster­os perdían a uno de sus principale­s jonroneros, los Leones se quedaban sin su mejor madero, y la liga sin su líder bateador. El colombiano Harold Ramírez también debió parar, para evitar lesiones y reservarse para el Spring Training. De golpe, el Caracas perdió 30 carreras creadas, tras poco más de la mitad del calendario.

Primero fueron las estrellas, luego los titulares, después los prospectos a punto de graduarse y desde hace algún tiempo, incluso, peloteros de Clase A media o avanzada. Todos músicos prestados.

Pasa igual en cada país del Caribe. Venezuela no es la excepción.

El Novato del Año debió ser una disputa entre muchos candidatos. El lanzador Pedro Ávila, por ejemplo, tenía 0.89 de efectivida­d después de cuatro aperturas con los Bravos. Pero le dieron un mes de permiso, no más de 20 innings, y se marchó después de ponchar a 25 rivales y dar solamente tres boletos, sin jonrones, en 20.1 entradas.

Olivares corrió como emer- gente el domingo. Todavía está activo, pero Aragua le ha dado descanso, un trato preferenci­al para extender su presencia en el estadio José Pérez Colmenares. No es para menos. Si muchos están asombrados con los 6 vuelacerca­s y las 26 empujadas de Gómez, que tiene promedios de .248/.270/.432, ¿qué decir del joven tigrero, que batea para .340/.404/.479 y fue primer bate de los rayados en la primera mitad?

La diferencia en tiempo de juego no es mucha: el magallaner­o sumó 138 aparicione­s en el plato, por 105 que tiene su contrincan­te.

Ricardo Sánchez, abridor de los bucaneros desde la semana inaugural, pasa ahora a ser el principal aspirante entre los novicios. Y si Olivares se despide, como parece, el toletero más avezado será Luis Castro.

Sánchez apenas tiene marca de 0-1, lo que a muchos no gustará, pero su efectivida­d de 3.60, sus 40 episodios con apenas 13 boletos y un cuadrangul­ar, su presencia estabiliza­dora en la rotación turca valen un Potosí.

Castro ha volado bajo el radar, pero batea para .302/.358/.479 después de 106 viajes al home. No ha jugado mucho últimament­e con Margarita, pero sigue a bordo.

Con ellos se completa un quinteto brillante de novatos. Lástima que todos sean músicos prestados.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela