¿Ul­tra­je al cen­ti­ne­la?

El Nacional (ENV) - - PORTADA - Froi­lán Ba­rrios

Des­de su exi­lio León Trotsky ca­rac­te­ri­za­ba a la URSS co­mo un Es­ta­do obre­ro de­ge­ne­ra­do por trai­cio­nar los pos­tu­la­dos de la Re­vo­lu­ción de oc­tu­bre de 1917, fa­ci­li­tar el as­cen­so en 1933 del fascismo en Ale­ma­nia al di­vi­dir a los tra­ba­ja­do­res, y por im­plan­tar una atroz dic­ta­du­ra con la bu­ro­cra­cia so­vié­ti­ca al man­do; lue­go del ase­si­na­to del pro­fe­ta des­te­rra­do en 1940, sus se­gui­do­res de la IV In­ter­na­cio­nal iden­ti­fi­ca­ron el sur­gi­mien­to de go­bier­nos obre­ros y cam­pe­si­nos por do­quier, co­mo los de Jo­sip Broz Ti­to en Yu­gos­la­via (1945), Mao Ze­dong en Chi­na(1949) in­clu­so el de Fi­del Castro a ini­cios de la dé­ca­da de los se­sen­ta del si­glo pa­sa­do.

La ca­rac­te­rís­ti­ca co­mún de to­das es­tas estafas de la his­to­ria hu­ma­na ha si­do, co­mo iro­nía, la pro­fun­da ani­mad­ver­sión de quie­nes pre­si­die­ron es­tos Es­ta­dos con­tra los tra­ba­ja­do­res y sus or­ga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, fuen­te de ins­pi­ra­ción de ca­da una de es­tas re­vo­lu­cio­nes. En el ca­so de la URSS, Sta­lin no va­ci­ló en ras­par­se a lo más gra­na­do del Co­mi­té Cen­tral del PCUS en los pro­ce­sos de Mos­cú de 1937, so­lo se sal­vó Alexandra Ko­llon­tai, al ab­ju­rar es­ta de sus co­le­gas ase­si­na­dos; el res­to, mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res, sin­di­ca­lis­tas, poe­tas, es­cri­to­res mu­rie­ron en los gu­lags de Si­be­ria so­lo por as­pi­rar a la li­ber­tad. En el ca­so de Chi­na, el gran sal­to ha­cia ade­lan­te y la Re­vo­lu­ción cul­tu­ral (1958-1976) se en­car­ga­ron con­jun­ta­men­te con la ham­bru­na de des­pa­char a más de 200 mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos y to­do ves­ti­gio de li­ber­tad sin­di­cal has­ta el sol de hoy. Y en lo que se re­fie­re a la Re­vo­lu­ción cu­ba­na, ejer­cer el sin­di­ca­lis­mo pue­de sig­ni­fi­car la muer­te, so­lo exis­te co­mo ex­pre­sión clan­des­ti­na y en el exi­lio el gru­po sin­di­cal So­li­da­ri­dad de Tra­ba­ja­do­res Cu­ba­nos (STC), cu­yo lí­der, en­tre otros más re­co­no­ci­dos, fue Eduar­do Gar­cía Mou­re, quien fa­lle­cie­ra re­cien­te­men­te en el exi­lio, acá en Ve­ne­zue­la.

Por lo des­cri­to, ¿qué po­de­mos de­cir de lo que te­ne­mos co­mo ré­gi­men en Ve­ne­zue­la? Por su ori­gen y de­for­ma­cio­nes, Es­ta­do obre­ro no es; la au­to­ca­li­fi­ca­ción pre­si­den­cial de su ori­gen pro­le­ta­rio no lo de­fi­ne co­mo tal. Pa­ra des­gra­cia y ac­ci­den­te de nues­tra his­to­ria re­pu­bli­ca­na es co­no­ci­do en la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal co­mo Es­ta­do cri­mi­nal, e in­clu­so en di­fe­ren­tes even­tos lo han ca­li­fi­ca­do co­mo nar­coes­ta­do.

En lo que sí se em­pa­ren­ta con la tragedia hu­ma­na des­cri­ta al ini­cio es con el odio ha­cia los tra­ba­ja­do­res y al mo­vi­mien­to sin­di­cal li­bre; pa­ra mues­tra el vi­gen­te re­pre­si­vo mar­co ju­rí­di­co fa­bri­ca­do des­de la Asam­blea Na­cio­nal en pe­río­dos an­te­rio­res, el Có­di­go Pe­nal, la Ley Or­gá­ni­ca de Se­gu­ri­dad de la Na­ción, la Ley de Pre­cios Jus­tos, el Có­di­go Mi­li­tar es­ta­ble­cen un me­nú de pe­nas en­tre 5 años y 15 años por ejer­cer el de­re­cho a huel­ga, la con­tra­ta­ción co­lec­ti­va y la li­ber­tad sin­di­cal, de­re­chos con­sa­gra­dos en los ar­tícu­los 95, 96 y 97 de la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca y en los con­ve­nios 87 y 98 de la OIT, ra­zo­nes por las cua­les nos vi­si­ta­rá pron­to una co­mi­sión de en­cues­ta de es­te or­ga­nis­mo mun­dial tri­par­ti­to.

La per­se­cu­ción desata­da con­tra Ru­bén Gon­zá­lez es una ac­ción de la ti­ra­nía con­tra el mo­vi­mien­to sin­di­cal li­bre y de­mo­crá­ti­co, que man­tie­ne la jus­ta lu­cha por de­fen­der el sa­la­rio an­te el ta­bu­la­dor au­to­ri­ta­rio que des­tru­ye un si­glo de lu­chas la­bo­ra­les, y las con­quis­tas al­can­za­das y man­te­ni­das en tiem­pos de de­mo­cra­cia y dic­ta­du­ra a lo lar­go del si­glo XX.

La impu­tación ri­si­ble del Có­di­go Mi­li­tar de “ul­tra­je al cen­ti­ne­la” y a las Fuer­zas Ar­ma­das ca­li­fi­ca, por el con­tra­rio, a un ré­gi­men que ha hu­mi­lla­do y con­de­na­do a la mi­se­ria a más de 90% de la po­bla­ción, a un Po­der Eje­cu­ti­vo que ha man­ci­lla­do nues­tro país al en­tre­gar en for­ma de­tes­ta­ble nues­tra so­be­ra­nía na­cio­nal, el ape­ti­to vo­raz de go­bier­nos que sa­quean a man­sal­va nues­tra mano de obra y re­cur­sos na­tu­ra­les. La exi­gen­cia de li­ber­tad in­me­dia­ta a Ru­bén Gon­zá­lez, cruel­men­te pri­sio­ne­ro en la cár­cel de La Pi­ca en Ma­tu­rín, y de otros sie­te sin­di­ca­lis­tas de Fe­rro­mi­ne­ra, en la Co­lo­nia Pe­nal de El Do­ra­do, es un sen­ti­mien­to com­par­ti­do por los tra­ba­ja­do­res y la so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca.

>>La per­se­cu­ción desata­da con­tra Ru­bén Gon­zá­lez es una ac­ción de la ti­ra­nía con­tra el mo­vi­mien­to sin­di­cal li­bre y de­mo­crá­ti­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.