La “an­ti­po­lí­ti­ca” co­mo coar­ta­da

El Nacional (ENV) - - PORTADA - Car­los Blan­co

Du­ran­te un tiem­po lar­go en cier­tos sec­to­res po­lí­ti­cos e in­te­lec­tua­les ha ha­bi­do la idea de que hay un mo­vi­mien­to an­ti­po­lí­ti­co, da­ñino pa­ra par­ti­dos y di­ri­gen­tes que, de otro mo­do, cum­pli­rían con efi­ca­cia sus ta­reas y com­pro­mi­sos de­mo­crá­ti­cos. Si se hur­ga un po­co, se ve­rá que tal de­fen­sa con­tra la “an­ti­po­lí­ti­ca” no es más que una coar­ta­da des­ti­na­da a im­pe­dir la crí­ti­ca de con­duc­tas y es­tra­te­gias.

He in­sis­ti­do en di­ver­sas opor­tu­ni­da­des que una de las ra­zo­nes por las cua­les lle­ga Chá­vez al po­der fue el te­rri­ble des­gas­te de los par­ti­dos po­lí­ti­cos, ne­ga­dos a su de­mo­cra­ti­za­ción o de­mo­ra­dos fren­te a es­ta. Por ello en la Co­mi­sión de Re­for­ma del Es­ta­do plan­tea­mos su de­mo­cra­ti­za­ción, la ne­ce­si­dad de trans­pa­ren­cia fi­nan­cie­ra, así co­mo la eli­mi­na­ción de car­gos vi­ta­li­cios, y otras pro­pues­tas. Es cier­to que la crí­ti­ca a los par­ti­dos se in­ten­si­fi­có a lo lar­go de los años y que los mis­mos que en­cum­bra­ron a Chá­vez par­ti­ci­pa­ron de esa re­pro­ba­ción (unos, por­que la com­par­tían: otros, por­que les con­ve­nía); pe­ro esa crí­ti­ca ni na­ció ni mu­rió con “los no­ta­bles” y las éli­tes que les hi­cie­ron el co­ro. No hay que ol­vi­dar que esos par­ti­dos, todos y en pri­mer lu­gar Ac­ción De­mo­crá­ti­ca, se opu­sie­ron a los pro­ce­sos de cam­bio del go­bierno del pre­si­den­te Car­los An­drés Pé­rez y lue­go fue­ron –en pri­mer lu­gar AD– fac­to­res de su de­rro­ca­mien­to.

Con la lle­ga­da del ré­gi­men de Chá­vez la si­tua­ción de los vie­jos par­ti­dos em­peo­ró. AD, Co­pei, el MAS, Pro­yec­to Ve­ne­zue­la, en­tre otros, se vie­ron so­me­ti­dos a un de­te­rio­ro crí­ti­co, mien­tras que los nue­vos par­ti­dos na­cie­ron me­dio es­tran­gu­la­dos por­que, al na­cer, Chá­vez les en­re­dó en el cue­llo el cor­dón um­bi­li­cal.

Los par­ti­dos es­ta­ban mal, si­guie­ron mal y em­peo­ra­ron has­ta los lí­mi­tes que hoy co­no­ce­mos, con ex­cep­cio­nes pro­me­te­do­ras pe­ro to­da­vía en pro­ce­so. Los mo­ti­vos son, co­mo di­go, las desas­tro­sas bu­ro­cra­cias in­ter­nas y más ade­lan­te el ase­dio ti­rá­ni­co del cha­vo­ma­du­ris­mo.

Los par­ti­dos es­tán en dis­cu­sión en to­do el mun­do de­bi­do al desa­rro­llo de me­ca­nis­mos al­ter­na­ti­vos de par­ti­ci­pa­ción, las nue­vas for­mas de co­mu­ni­ca­ción e in­for­ma­ción, la caí­da de las ca­te­dra­les sin que ha­ya nue­vas, la pér­di­da de la ca­pa­ci­dad de ofer­tar pa­raí­sos por par­te de las ideo­lo­gías so­cia­lis­tas. Pe­ro, en el ca­so ve­ne­zo­lano con­cre­to, el de­ba­te no es­tá en ese ele­va­do plano sino en la in­ca­pa­ci­dad de sus di­rec­cio­nes de diag­nos­ti­car a tiem­po la ga­rra que los afe­rra por la gar­gan­ta y que les im­pi­de desa­rro­llar una es­tra­te­gia ade­cua­da pa­ra qui­tár­se­la del cue­llo; en­tre otras cau­sas, por­que la ma­yor par­te de los di­ri­gen­tes ca­re­ce del desa­rro­llo in­te­lec­tual ne­ce­sa­rio pa­ra ver le­jos.

No. No es an­ti­po­lí­ti­ca. Lo que hay en la ciu­da­da­nía es una vi­sión po­lí­ti­ca exi­gen­te que bus­ca res­pues­tas a su tragedia y no las en­cuen­tra..

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.