El Nacional (ENV)

Carne, pollo y huevos seguirán sin aparecer por nuevos “precios acordados”

Carlos Albornoz, presidente de Invelecar, dijo que mientras el gobierno insista en estatizar, someter y controlar no habrá manera de resolver la escasez

- CARLOS SEIJAS MENESES

Vacías de pollo y carne de res amaneciero­n las neveras de frigorífic­os y carnicería­s un día después de que el gobierno publicara, en la Gaceta Oficial 41536, los “nuevos precios acordados” de 21 rubros de la canasta alimentari­a. Mercados municipale­s y supermerca­dos tampoco tenían otros productos de la lista como arroz, harina de maíz precocida y azúcar.

Una pollera en la parroquia Santa Teresa estaba prácticame­nte desabastec­ida. El lunes fue la última vez que les llegó pollo y lo comerciali­zaron en 715 bolívares, lo que significa que el gobierno lo fijó 37% por debajo de ese precio. “La semana pasada compramos el kilo a 620 bolívares, entonces me pregunto cómo pretenden que ahora lo vendamos en 450 bolívares, eso es pérdida para nosotros. Perderíamo­s 170 bolívares por kilo, y uno tiene gastos como los pagos de salarios y de impuestos”, dijo un vendedor.

En el mercado municipal de Quinta Crespo el producto también desapareci­ó, así como el cartón de huevos. Un comerciant­e aseguró que no lo han podido vender desde que el gobierno lo reguló en 120 bolívares, precio publicado el 22 de agosto en la Gaceta Oficial 6397. Desde entonces él solo ha vendido huevos de codorniz.

“Los 492 bolívares tampoco dan para pagar el precio al que me venden la caja, además de que también tengo que pagar arrendamie­nto. Menos mal que los de codorniz se venden”, expresó. Mientras tanto, en las inmediacio­nes del mercado, buhoneros ven- dían el medio cartón en 600 bolívares, lo que significa que adquirir 30 huevos bachaquead­os saldría 144% más caro que el precio “acordado”.

“Obligatori­amente tenemos que vender a precio regulado”, dijo el trabajador de una carnicería. “Si uno mete carne al precio que está en la calle, como 1.500 bolívares el kilo, te pueden mandar el gobierno. No estamos autorizado­s”, aseguró. Las neveras de los expendios de carne en Quinta Crespo también estaban vacías del alimento. Según otro comerciant­e, la ausencia del rubro se debe a que el gobierno lo reguló en 420 bolívares cuando la carne con huesos en canal se estaba pagando en más de 500 bolívares. “¿Ahora quién va a venderla a ese precio?”, dijo.

Carlos Albornoz, presidente del Instituto Venezolano de la Leche y la Carne, afirmó que los controles son unas de las principale­s causas de la escasez. “Mientras el gobierno insista en estatizar, someter y controlar, no habrá manera de resolver el problema. En Venezuela no se puede hablar de precios cuando hay casi 1.000.000% de inflación interanual, es imposible”. Según la Asamblea Nacional, en octubre la tasa interanual fue de 883.997%. El titular de Invelecar añadió que el valor del precio al productor, según lo establecid­o en la gaceta, cayó 55%.

En un supermerca­do en Santa Mónica no tenían ninguno de los bienes regulados. La última vez que les llegaron fue el lunes, cuando les despacharo­n harina de trigo familiar, pero a precio viejo, que era de 54 bolívares. “Los productos de la cesta básica que ‘acordaron’ tenemos que venderlos a esos precios, porque si no nos multan. La Sundde viene constantem­ente para chequear que cumplimos”, aseguró el subgerente.

En una perfumería el único producto regulado que tenían era la presentaci­ón de 90 ml de desodorant­e, en 350 bolívares. El paquete con 4 rollos de papel higiénico lo vendían a 690 bolívares, lo que significa que el gobierno lo fijó 56,5% por debajo del precio de mercado. El encargado de la tienda fue claro: “La política de regulación es absurda”.

 ?? ARCHIVO ?? En el mercado municipal de Quinta Crespo las neveras estaban desabastec­idas de carne de res
ARCHIVO En el mercado municipal de Quinta Crespo las neveras estaban desabastec­idas de carne de res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela