El de­ba­te en­tre el bien y el mal se mue­ve en un té­tri­co sil­bi­do

La pe­lí­cu­la, di­ri­gi­da por el ve­ne­zo­lano Gis­berg Ber­mú­dez Molero, na­rra de ma­ne­ra atem­po­ral có­mo el icó­ni­co per­so­na­je ve­ne­zo­lano se con­vir­tió en un mons­truo. Pu­die­ra trans­for­mar­se en una tri­lo­gía

El Nacional (ENV) - - PRIMERA FILA - ISAAC GON­ZÁ­LEZ MEN­DO­ZA

Des­de que na­ció, la vi­da de Án­gel (Vla­di­mir Gar­cía) es­tu­vo mar­ca­da por el des­pre­cio y la des­gra­cia. La muer­te de su ma­dre y los cons­tan­tes mal­tra­tos de su pa­dre (Fer­nan­do Ga­vi­ria) lo con­ver­ti­rán en un ho­rri­ble y tris­te mons­truo que ca­mi­na igual que un za­mu­ro y que emi­te un té­tri­co so­ni­do an­tes de ata­car a sus víc­ti­mas. Nin­gu­na ac­ción que ha­ga po­drá tor­cer su des­tino: el Sil­bón.

El Sil­bón: orí­ge­nes, que se es­tre­na hoy en el país, es la ópe­ra pri­ma del di­rec­tor ve­ne­zo­lano Gis­berg Ber­mú­dez Molero, quien ha vi­vi­do en el ex­tran­je­ro des­de los 17 años de edad, bá­si­ca­men­te en Es­ta­dos Uni­dos.

La cin­ta cuen­ta la gé­ne­sis del icó­ni­co per­so­na­je ve­ne­zo­lano. Con una na­rra­ción atem­po­ral, re­ple­ta de cons­tan­tes sal­tos en el tiem­po, Ber­mú­dez Molero jue­ga con la his­to­ria co­mo si fue­ra un rom­pe­ca­be­zas y man­tie­ne una ten­sión que no aflo­ja, ni si­quie­ra cuan­do ter­mi­na el fil­me.

El di­rec­tor, de 38 años de edad, se­ña­la que el de­sa­rro­llo de la his­to­ria es­tá lleno de de­ta­lles que a pri­me­ra vis­ta pu­die­ran pa­sar des­aper­ci­bi­dos. En ca­da es­ce­na hay ele­men­tos sim­bó­li­cos que, aun­que des­con­cer­tan­tes, po­drían re­sul­tar di­ver­ti­dos pa­ra quien dis­fru­te los jue­gos na­rra­ti­vos. Ade­más, su­ce­den dos re­la­tos en dis­tin­tas épo­cas que se vin­cu­lan, lo que en al­gu­nos mo­men­tos po­dría ex­tra­viar al es­pec­ta­dor. “Quisimos uti­li­zar la se­mióti­ca y las me­tá­fo­ras vi­sua­les. Hay mu­chos có­di­gos den­tro de la ima­gen que a pri­me­ra vis­ta pue­den ser di­fí­ci­les de en­ten­der”, agre­ga. Re­cal­ca que es­te es­ti­lo tie­ne mu­cho que ver con su in­te­rés por los au­to­res del ci­ne asiá­ti­co: el ja­po­nés Aki­ra Ku­ro­sa­wa, el hong­kon­guen­se Wong Kar-wai, y el sur­co­reano Chan-Wook Park.

La idea de ha­cer una pe­lí­cu­la so­bre el Sil­bón vie­ne de la nos­tal­gia que co­mo ve­ne­zo­la­nos en el ex­te­rior sin­tie­ron Ber­mú­dez y su her­mano, el co­guio­nis­ta Gis­yerg. “Yo te­nía 25 años de edad y mi her­mano 24 años cuan­do pen­sa­mos en esa cues­tión de la iden­ti­dad. Sen­tía­mos la ne­ce­si­dad de re­gre­sar a Ve­ne­zue­la, pe­ro no fí­si­ca­men­te, sino de ma­ne­ra emo­cio­nal o es­pi­ri­tual. Así que se nos ocu­rrió que lo más ve­ne­zo­lano que ha­bía era el Sil­bón”. La pri­me­ra ver­sión de la his­to­ria la es­cri­bie­ron en 2007 y, 10 años des­pués, en­tre vi­ci­si­tu­des pre­su­pues­ta­rias, lo­gra­ron ter­mi­nar la pe­lí­cu­la. “Lo más di­fí­cil fue con­se­guir los fon­dos”, di­ce el di­rec­tor, quien cur­só Es­tu­dios In­ter­dis­ci­pli­na­rios en la Uni­ver­si­dad de Hous­ton y se es­pe­cia­li­zó en Ci­ne en Los An­ge­les Film School.

El cas­ting, del que se en­car­gó Iri­na Den­diuk, se hi­zo pri­me­ro de ma­ne­ra ce­rra­da y des­pués de­ci­die­ron que no que­rían so­lo ac­to­res pro­fe­sio­na­les, sino in­tér­pre­tes com­pro­me­ti­dos que pu­die­ran des­co­nec­tar­se de su vi­da pa­ra es­tar en la cin­ta. “Em­pe­za­mos a ha­cer una bús­que­da en ca­lles, es­cue­las y lu­ga­res pú­bli­cos. Por eso en el fil­me la mi­tad de los ac­to­res son pro­fe­sio­na­les y la otra mi­tad no. Tra­ba­ja­mos con ellos la dic­ción, hi­ci­mos en­sa­yos cor­po­ra­les y co­reo­grá­fi­cos”, ase­gu­ra.

Ac­tual­men­te el au­tor tra­ba­ja en su pró­xi­mo fil­me, que se­rá en in­glés, con un guion es­cri­to por Cla­ris­sa Ja­cob­son, co­no­ci­da por su tra­ba­jo en el cor­to­me­tra­je Lunch La­dies. Quie­re ter­mi­nar su do­cu­men­tal Via­je­ro há­bil y una se­rie de gé­ne­ro que rea­li­za con su her­mano y Den­diouk.

So­bre El Sil­bón: orí­ge­nes, que ya ha si­do ad­qui­ri­da pa­ra ser dis­tri­bui­da en Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá, Pe­rú, Ecua­dor, Bo­li­via, Ar­gen­ti­na, Chi­le, Pa­ra­guay, Es­pa­ña y Uru­guay, tie­ne pre­vis­to pro­du­cir una tri­lo­gía. La se­gun­da par­te ya se­ría el per­so­na­je co­mo se le co­no­ce en el país. Sin em­bar­go, hay con­ver­sa­cio­nes pa­ra ha­cer un se­ria­do. Tam­po­co des­car­ta rea­li­zar tra­ba­jos so­bre otros per­so­na­jes de las le­yen­das ve­ne­zo­la­nas.

Yo te­nía 25 años de edad y mi her­mano 24 años cuan­do pen­sa­mos en esa cues­tión de la iden­ti­dad. Sen­tía­mos la ne­ce­si­dad de re­gre­sar a Ve­ne­zue­la, pe­ro de ma­ne­ra emo­cio­nal”

COR­TE­SÍA CI­NES UNI­DOS

El cas­ting de El Sil­bón: orí­ge­nes es­tá in­te­gra­do por ac­to­res y per­so­nas sin for­ma­ción en el área

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.