¿Por qué?

El Nacional (ENV) - - OPINIÓN - LEO­POL­DO LÓPEZ GIL

Mu­chas ve­ces nos in­tri­gan las causas de las cir­cuns­tan­cias y no en­con­tra­mos sa­tis­fac­to­rias res­pues­tas. Mu­chos se pre­gun­tan si se jus­ti­fi­ca el in­te­rés in­ter­na­cio­nal en la tris­te si­tua­ción ve­ne­zo­la­na, el de­sa­rro­llo de una ti­ra­nía que ha pro­du­ci­do en cua­tro lus­tros una tra­ge­dia nun­ca vis­ta has­ta hoy, que ha arrui­na­do una nación en paz y por sus pro­pios go­ber­nan­tes. Po­dría ca­li­fi­car­se de ge­no­ci­dio, pe­ro la aniquilaci­ón por vías pa­cí­fi­cas lo im­pi­de. Po­dría de­no­mi­nar­se con­tien­da, pe­ro la au­sen­cia de enemi­go lo des­ca­li­fi­ca.

En­ton­ces ¿qué pa­sa en Ve­ne­zue­la que ame­ri­ta y exi­ge un in­te­rés in­ter­na­cio­nal y tam­bién, pa­ra mu­chos, una ac­ción más allá de la con­de­na di­plo­má­ti­ca y mo­ral a nues­tro opro­bio­so ré­gi­men bo­li­va­riano?

La si­tua­ción del ciu­da­dano co­mún en nues­tro país es tal que,

sin ha­ber li­bra­do com­ba­te, se en­cuen­tra sin ali­men­tos pa­ra sa­tis­fa­cer su ham­bre, sin me­di­ci­nas pa­ra cu­rar sus do­len­cias, sin pro­tec­ción pa­ra sus vi­das ni pro­pie­da­des, sin mo­ne­da que ame­ri­te lle­var el nom­bre del Li­ber­ta­dor. Ese pue­blo es el que ca­mi­na las ru­tas del éxo­do en bús­que­da de un pre­sen­te to­le­ra­ble y un fu­tu­ro desea­ble.

An­te es­ta ab­sur­da cir­cuns­tan­cia, los paí­ses se im­pli­can, al­gu­nos por el im­pac­to que so­bre sus pro­pios te­rri­to­rios es­tá te­nien­do nues­tra te­si­tu­ra; y otros por su com­pro­mi­so, no so­lo for­mal sino ge­nuino, con los de­re­chos hu­ma­nos acor­da­dos

en la car­ta uni­ver­sal.

Na­die cues­tio­na­ría hoy in­vo­lu­crar­se en la li­be­ra­ción de un pre­so po­lí­ti­co co­mo Nelson Man­de­la, ni pen­sa­ría que un ré­gi­men de apart­heid es asun­to ex­clu­si­vo de la so­be­ra­nía de una nación. Los crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad, vio­la­cio­nes de los de­re­chos fun­da­men­ta­les, ma­sa­cres de los pue­blos, apo­yos al co­mer­cio de dro­gas y la­va­do de ca­pi­ta­les son y de­ben ser de in­te­rés y ac­ción in­ter­na­cio­nal, eso ya es doc­tri­na en el mun­do ci­vi­li­za­do.

La reali­dad ve­ne­zo­la­na, pro­duc­to de la cu­rio­sa gue­rra de sus go­ber­nan­tes con­tra su pue­ti­co

blo, es hoy te­ma de dis­cu­sión en los cen­tros de es­tu­dios de ma­yor pres­ti­gio, de ter­tu­lia en los pro­gra­mas de ra­dio y TV del mun­do, ma­te­ria de ar­ti­cu­lis­tas y au­to­res en los más im­por­tan­tes dia­rios y re­des sociales, mo­ti­vo de dis­cu­sión en­tre po­lí­ti­cos y par­ti­dos. La jus­ti­fi­ca­ción es muy cla­ra, la li­ber­tad se fun­da­men­ta en va­lo­res cí­vi­cos, de­re­chos del ciu­da­dano, li­ber­ta­des ci­vi­les, plu­ra­lis­mo y au­sen­cia de to­da coer­ción.

Los va­lo­res su­pre­mos y ab­so­lu­tos de la co­mu­ni­dad ho­mo­gé­nea de se­res que ba­jo el man­to de su Cons­ti­tu­ción se con­vier­ten en Es­ta­do so­be­rano son re­co­no­ci­dos

y res­pe­ta­dos por el con­jun­to de na­cio­nes, y ex­pre­sa­do su com­pro­mi­so en los tra­ta­dos co­mo el de las Na­cio­nes Uni­das, la De­cla­ra­ción Uni­ver­sal de los De­re­chos Hu­ma­nos, la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal, la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na y mul­ti­pli­ci­dad de obli­ga­cio­nes in­elu­di­bles pa­ra no ig­no­rar nues­tro pa­de­ci­mien­to.

La so­be­ra­nía no pue­de ser uti­li­za­da co­mo dis­fraz pa­ra cu­brir y de­fen­der la cruel­dad de una ti­ra­nía que ca­re­ce de ele­men­tos de cohe­sión so­cial, de sen­ti­mien­tos que se con­si­de­ran ver­te­bra­do­res de una nación.

He ahí el por­qué.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.