Dos ve­ne­zo­la­nos de bien

El Nacional (ENV) - - PRIMERA FILA - @Ig­na­cioSe­rrano www.ele­mer­gen­te.com IG­NA­CIO SE­RRANO » ise­[email protected]­cio­nal.com

No, no fue un ac­ci­den­te. Fue ho­mi­ci­dio. Quien po­ne pie­dras para de­te­ner un vehícu­lo en una au­to­pis­ta in­ter­es­ta­tal sa­be que sus víc­ti­mas po­drían per­der la vi­da.

No,tam­po­coes­cul­pa­deCar­los Ri­ve­ro, que de­ci­dió via­jar a Ca- ra­cas en su ca­mio­ne­ta, por­que desea­ba ha­cer una di­li­gen­cia.

No es cul­pa su­ya ni de Luis Val­bue­na ni de Jo­sé Cas­ti­llo ha­ber que­ri­do ade­lan­tar­se a la ca­ra­va­na custodiada por po­li­cías y guar­dias na­cio­na­les que es­col­tan a los equi­pos en sus via­jes en­tre ciudad y ciudad.

No es cul­pa del beis­bol, que per­sis­te co­mo em­pren­di­mien­to pri­va­do, ge­ne­ra­dor de em­pleo y ali­men­to para mi­les de fa­mi­lias hu­mil­des en nues­tra Ve­ne­zue­la en es­tos tiem­pos tan du­ros, tan in­jus­tos.

En un país nor­mal, con go­ber­nan­tes preo­cu­pa­dos por el bie­nes­tar de la gen­te, es nor­mal ir de un la­do a otro a cual­quier ho­ra, sin que la pues­ta del sol sea una ame­na­za.

Ha­ce 20 años era nor­mal via­jar de no­che por nues­tras ca­rre­te­ras. Es­te cro­nis­ta lo ha­cía con su fa­mi­lia, por­que era el mo­do de evi­tar lar­gas co­las y no exis­tía es­ta zo­zo­bra que nos ha­ce te­mer al pi­sar la ca­lle.

En un país nor­mal, los ha­bi­tan­tes a ve­ces mue­ren por im­pru­den­cia, por ma­la suer­te, por­que era el día, por­que a to­dos nos to­ca.

En nues­tra des­ga­rra­da Ve­ne­zue­la es dis­tin­to, por­que lo nor­mal se con­vir­tió en ex­tra­or­di­na­rio. An­tes era nor­mal te­ner ha­ri­na Pan en ca­sa y pre­pa­rar unas are­pas a la vi­si­ta ines­pe­ra­da. Era nor­mal brin­dar­le una tor­ta a tus hi­jos y un ca­fe­ci­to al vecino, con­vi­dar a los ami­gos, re­ga­lar­le un kilo de azú­car a quien no ha­bía te­ni­do chan­ce de ir a la bo­de­ga.

Lle­gá­ba­mos a los es­ta­dios a pie y a pie nos mar­chá­ba­mos, para ir lue­go a ter­tu­liar con los ami­gos has­ta la ma­dru­ga­da, sin pen­sar que es­tar allí se­ría una im­pru­den­cia y que nues­tras vi­das co­rrían pe­li­gro por el so­lo he­cho de ha­cer lo que es nor­mal en cual­quier par­te del mun­do.

Lo que era nor­mal en nues­tro país y ya no es.

Bas­ta de pe­dir que las em­pre­sas cie­rren en pro­tes­ta, que se can­ce­le el beis­bol, que que­den sin em­pleo mi­les de ve­ne­zo­la­nos hu­mil­des que cuen­tan con un tra­ba­jo ho­nes­to para lle­var ali­men­to a sus ca­sas, en es­tos tiem­pos de in­jus­ti­cia y do­lor. El cul­pa­ble no es quien per­sis­te en unemp ren­di­mien­to ho­no­ra­ble, el que jue­ga pe­lo­ta, el que fa­bri­ca bie­nes o trans­por­ta ali­men­tos en­tre ciudad y ciudad.

Cul­pa­bles son los que de­jan que mue­ran ciu­da­da­nos en las ca­lles y ca­rre­te­ras, los que lle­van uni­for­me so­la­men­te para im­po­ner­se a los de­más, los que que­da­ron sin co­ra­zón al dis­fru­tar egoís­ta­men­te las mie­les del po­der.

Cul­pa­ble es el mal go­bierno que per­mi­te la de­lin­cuen­cia, la hi­per­in­fla­ción, la es­ca­sez, el de­te­rio­ro de los ser­vi­cios pú­bli­cos, la mi­se­ria, el do­lor de tan­tas fa­mi­lias ro­tas.

De Bo­li­via a Cos­ta Ri­ca, no im­por­ta la in­cli­na­ción de sus go­ber­nan­tes, nin­gún país en Amé­ri­ca La­ti­na pa­sa por la tra­ge­dia de no po­der sa­lir de no­che ni te­ner una em­pa­na­da para brin­dar. No­so­tros tam­po­co éra­mos así.

Cas­ti­llo y Val­bue­na eran dos ve­ne­zo­la­nos de bien, que ju­ga­ban pe­lo­ta para se­guir lle­van­do ale­gría a sus com­pa­trio­tas. Hoy, mi­llo­nes te­ne­mos el co­ra­zón ro­to, an­te su in­jus­ta par­ti­da.

No fue un ac­ci­den­te. No fue su cul­pa. No son los úni­cos. No es nor­mal.

Vá­yan­se los res­pon­sa­bles de evi­tar­lo, los que no han po­di­do ni que­ri­do, esos a los que no les im­por­ta. Llé­ven­se el dinero y sus guar­daes­pal­das. Dé­jen­nos cons­truir un país de bon­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.