La iz­quier­da, la pro­pa­gan­da y la reali­dad

El Nacional (ENV) - - OPINIÓN - MI­GUEL HEN­RI­QUE OTE­RO

El prin­ci­pio que ri­ge los dis­cur­sos de la iz­quier­da es su re­cu­rren­te des­co­ne­xión con los he­chos a los que se re­fie­re. La men­ta­li­dad iz­quier­dis­ta no al­can­za a vi­sua­li­zar lo evi­den­te, des­co­no­ce las cau­sas de los fe­nó­me­nos so­cia­les, no se plan­tea pre­gun­tas, es ca­paz de ne­gar lo evi­den­te. Mien­tras la reali­dad mar­cha por un rum­bo, la to­zu­dez del iz­quier­dis­ta de­li­ra por otro. En 2016, por ejem­plo, cuan­do la fal­ta de co­mi­da al­can­zó en Ve­ne­zue­la pro­por­cio­nes ex­tre­mas, Iñi­go Erre­jón di­jo que las co­las, que lle­ga­ron a su­pe­rar los tres ki­ló­me­tros para com­prar me­dio po­llo, eran pro­duc­to del au­men­to de la ca­pa­ci­dad de con­su­mo. A co­mien­zos de no­viem­bre, cuan­do en Ve­ne­zue­la se cuen­tan por cen­te­na­res las muer­tes por ina­ni­ción, afir­mó que los ve­ne­zo­la­nos co­men tres ve­ces al día (so­lo un dato ser­vi­ría para es­tre­me­cer a cual­quier ciu­da­dano sen­si­ble: que los ve­ne­zo­la­nos han per­di­do, en­tre 2017 y 2018, un pro­me­dio de 8,7 ki­los de pe­so).

Más que dis­cur­sos –en los que se establecen in­fe­ren­cias en­tre unas co­sas y otras–, los for­ma­tos pre­fe­ri­dos de la iz­quier­da son las mu­le­ti­llas o, en su va­rian­te de par­la­men­to o mi­cró­fono, con­sig­nas que apla­nan, dis­tor­sio­nan o nie­gan lo real. Hay en ello una in­ten­ción, que es la de bru­ta­li­zar los in­ter­cam­bios, im­pe­dir la con­fron­ta­ción de las ideas, para que el es­pa­cio pú­bli­co se con­vier­ta en es­ce­ni­fi­ca­ción es­te­reo­ti­pa­da y ca­na­lles­ca (ru­fia­nes­ca, ca­be de­cir). La de­ni­gra­ción del ad­ver­sa­rio es una prác­ti­ca cu­yo tes­ti­go pue­de se­guir­se a lo lar­go de la úl­ti­ma cen­tu­ria: Sta­lin ha­bla­ba de pio­jos; Fi­del Cas­tro de cu­ca­ra­chas; Hugo Chávez de es­cuá­li­dos; Da­niel Or­te­ga ha­bla –to­da­vía– de es­cla­vis­tas y Pa­blo Igle­sias de cas­tas.

No so­lo en­tur­biar los he­chos, tam­bién des­acre­di­tar al ri­val. El iz­quier­dis­ta per­so­na­li­za sus ata­ques. Su ob­je­ti­vo es que la po­lí­ti­ca sea pro­caz y ca­lle­je­ra. Una se­cuen­cia de di­mes y di­re­tes. Su im­pul­so pri­mor­dial es la hi­pér­bo­le, trans­mi­tir siempre una vi­sión dis­lo­ca­da, bi­po­lar de cau­sas y efec­tos. Así lle­ga­mos al meo­llo de las prác­ti­cas dis­cur­si­vas del in­fan­ti­lis­mo iz­quier­dis­ta: la de­re­cha se­rá siempre cul­pa­ble de to­do, por los si­glos de los si­glos, y la con­se­cuen­cia ha si­do y se­rá, se­gún es­te guion, la de crear pue­blos en­te­ros de víc­ti­mas, que vi­ven a la es­pe­ra de que al­gún me­sías ro­jo apa­rez­ca y los li­be­re. En el nú­cleo de la pro­pa­gan­da sub­ya­ce el mé­to­do que con­sis­te en par­tir el mun­do en dos ban­dos: ami­gos y enemi­gos, no­so­tros y ellos, inocen­tes y cul­pa­bles, hé­roes y trai­do­res, so­li­da­rios y fa­chas, víc­ti­mas y vic­ti­ma­rios, alia­dos y cons­pi­ra­do­res. Las dis­yun­ti­vas cum­plen un pa­pel po­ten­cial­men­te más per­ver­so: siem­bran el cam­po para la di­fa­ma­ción. La di­fa­ma­ción, co­mo sa­be­mos, se im­po­ne a lo real, des­tru­ye las repu­tacio­nes. La pro­pa­gan­da iz­quier­dis­ta es pro­fun­da­men­te psi­có­ge­na, en tan­to que pro­mue­ve fal­sas ge­ne­ra­li­za­cio­nes y alien­ta el fa­na­tis­mo. En la men­ta­li­dad del fa­ná­ti­co iz­quier­dis­ta pu­lu­lan los enun­cia­dos ca­ren­tes de ra­cio­na­li­dad o sin fun­da­men­to.

Pe­ro es­te pro­pa­gan­dis­mo iz­quier­dis­ta no es­tá exen­to de efi­ca­cia. El más si­nies­tro de sus tro­feos es la con­si­de­ra­ble con­tri­bu­ción que han eje­cu­ta­do para ne­gar, mi­ni­mi­zar o ne­gar la des­truc­ción que la iz­quier­da ha cau­sa­do en Amé­ri­ca La­ti­na. Mien­tras Hugo Chávez, el clan Or­te­ga-Mu­ri­llo y los Kirch­ner po­nían en fun­cio­na­mien­to gi­gan­tes­cas ma­qui­na­rias de co­rrup­ción –en to­dos los ca­sos, sal­pi­ca­das de ne­po­tis­mo des­ca­ra­do–; mien­tras Evo Mo­ra­les ha­cía uso de los re­cur­sos pú­bli­cos para cons­truir un mul­ti­mi­llo­na­rio mu­seo en ho­me­na­je a sí mis­mo; mien­tras Lu­la Da Sil­va via­ja­ba por Amé­ri­ca La­ti­na para ten­der­le al­fom­bras rojas a Ode­brecht; mien­tras en las ca­lles de Ni­ca­ra­gua y Ve­ne­zue­la el po­der ase­si­na­ba a ciu­da­da­nos in­de­fen­sos y des­ar­ma­dos; mien­tras en los ca­la­bo­zos de Caracas y Managua se tor­tu­ra­ban y torturan a pre­sos po­lí­ti­cos, la iz­quier­da es­co­gía –y es­co­ge hoy– en­tre el si­len­cio, el eu­fe­mis­mo o la ne­ga­ción abier­ta.

A la iz­quier­da de­be­mos una de las más si­nies­tras pers­pec­ti­vas que se han pues­to en cir­cu­la­ción so­bre la ca­la­mi­dad ve­ne­zo­la­na: que es el re­sul­ta­do de la con­tien­da en­tre dos fuer­zas, se­me­jan­tes en mu­chos as­pec­tos, dos con­trin­can­tes que no ce­den en sus po­si­cio­nes, co­mo si la de­ba­cle hu­ma­ni­ta­ria fue­se el co­le­ta­zo de dos in­tran­si­gen­cias, de dos par­tes que no se po­nen de acuer­do.

Esa in­ter­pre­ta­ción no es inocen­te. Bo­rro­nea lo in­con­tes­ta­ble: que se tra­ta de una dic­ta­du­ra de po­der ili­mi­ta­do, que ejer­ce una fuer­za po­li­cial, mi­li­tar, pa­ra­mi­li­tar, ju­di­cial e ins­ti­tu­cio­nal, des­pro­por­cio­na­da en con­tra de ca­da ciu­da­dano, y que ha pro­pi­cia­do la hui­da de más de 3 mi­llo­nes de per­so­nas, en me­nos de 3 años. En el mar­co de esa po­lí­ti­ca, que sir­ve al ré­gi­men y re­sul­ta del to­do aje­na a las con­di­cio­nes de per­se­cu­ción en que so­bre­vi­ven di­ri­gen­tes de la so­cie­dad ci­vil y po­lí­ti­cos opo­si­to­res, Pe­dro Sán­chez di­jo, el pa­sa­do agos­to, que la so­lu­ción a la frac­tu­ra ve­ne­zo­la­na de­be­ría bus­car­se en un diá­lo­go en­tre los pro­pios ve­ne­zo­la­nos. Una bur­da ma­ne­ra de in­ten­tar sa­lir por la puer­ta tra­se­ra.

Por ab­sur­da que sea la pro­pa­gan­da de la iz­quier­da, los de­mó­cra­tas te­ne­mos la ta­rea de res­pon­der,ha­cer­vi­si­blesy­com­pren­si­bles las fa­la­cias, mos­trar los cla­ros­cu­ros, re­lie­ves y com­ple­ji­da­des de lo real. No ha­cer­lo equi­va­le a de­jar el te­rreno li­bre para be­ne­fi­cio de pre­jui­cios y men­ti­ras. La ver­dad lle­va una des­ven­ta­ja: ex­po­ner­la re­sul­ta más ar­duo. Pe­ro no te­ne­mos al­ter­na­ti­va: hay que dar la ba­ta­lla, aun­que, por aho­ra, no sea pre­vi­si­ble una tre­gua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.