Goodyear sus­pen­dió las ope­ra­cio­nes en Ve­ne­zue­la

El Nacional (ENV) - - PORTADA - ALE­JAN­DRO MO­RENO

El fa­bri­can­te de neu­má­ti­cos ase­gu­ró que se vio “for­za­do” a ce­rrar su úni­ca plan­ta, ubi­ca­da en el es­ta­do Ca­ra­bo­bo. En un co­mu­ni­ca­do in­for­mó que fue­ron pa­ga­das las pres­ta­cio­nes so­cia­les a los em­plea­dos y que ade­más dis­pu­so de un mon­to “adi­cio­nal ex­tra­or­di­na­rio” que se­rá des­em­bol­sa­do en los pró­xi­mos días y “diez cau­chos pa­ra ca­da uno de los tra­ba­ja­do­res”.

Es­tá en jue­go en es­tos mo­men­tos de la po­lí­ti­ca el fon­do esen­cial y exis­ten­cial de la cul­tu­ra del pue­blo ve­ne­zo­lano. Quie­ro hoy de­te­ner­me a re­fle­xio­nar so­bre la es­truc­tu­ra de ese fon­do: la éti­ca que cons­ti­tu­ye su raíz. Si tras­cen­dien­do lo apa­ren­te, lo cir­cuns­tan­cial, nos fi­ja­mos en lo per­ma­nen­te y lo es­truc­tu­ral, en­ten­de­re­mos que la éti­ca so­bre la cual se fun­da la prác­ti­ca de vi­da de nues­tro pue­blo es una éti­ca re­gi­da por el don y la en­tre­ga, no por la cul­pa, la lim­pie­za y la pu­re­za. Es­ta se­ría la tí­pi­ca éti­ca fa­ri­sai­ca mien­tras la éti­ca del don coin­ci­de ple­na­men­te con la éti­ca cris­tia­na más pro­fun­da. Es­toy ha­blan­do de cul­tu­ra, no ne­ce­sa­ria­men­te de re­li­gión, pues es0ta éti­ca del don y del amor es­tá pre­sen­te en las prác­ti­cas cul­tu­ra­les tan­to de los cre­yen­tes co­mo de los no cre­yen­tes, de los cris­tia­nos co­mo los de otras re­li­gio­nes. Por al­gu­na vía se hi­zo cul­tu­ra po­pu­lar ve­ne­zo­la­na. Es lo más pro­fun­do de nues­tra iden­ti­dad co­mo pue­blo. Cier­ta­men­te eso no nos libra de co­me­ter erro­res y de­li­tos, o pe­ca­dos, de ac­tuar con­tra ella o fue­ra de ella, pe­ro ella per­mi­te que po­da­mos tam­bién re­gre­sar y re­cu­pe­rar­nos.

Des­de el pun­to de vis­ta cris­tiano es­te fon­do éti­co es el que no se de­tie­ne en el re­mor­di­mien­to de la cul­pa sino que per­mi­te la li­be­ra­ción por el sin­ce­ro arre­pen­ti­mien­to, ha­ce po­si­ble el per­dón en pro­fun­di­dad y la ale­gría ple­na de la to­tal acep­ta­ción en el mun­do ab­so­lu­to del amor. En el cam­po so­cial y po­lí­ti­co es lo que per­mi­te el en­cuen­tro en­tre quie­nes di­fie­ren en opi­nio­nes, en gus­tos y pro­po­si­cio­nes por­que hay un fon­do co­mún a to­dos so­bre el que las coin­ci­den­cias y la acep­ta­ción son po­si­bles sin exi­gir pa­ra na­da la uni­for­mi­dad. La éti­ca de la lim­pie­za, la pu­re­za y, por tan­to, de fon­do, siem­pre la cul­pa de la que es im­pe­rio­so li­brar­se pues es productora per­ma­nen­te de re­mor­di­mien­to, an­gus­tia y au­to­hu­mi­lla­ción y por lo mis­mo de la vi­sión fun­da­men­tal­men­te ne­ga­ti­va del otro que siem­pre se­rá de al­gún mo­do cul­pa­ble, es productora de las prác­ti­cas de ais­la­mien­to, se­gre­ga­ción y en­cie­rro en un per­so­nal sen­ti­do de su­pe­rio­ri­dad y or­gu­llo de quien se sien­te más per­fec­to. Es­to tie­ne efec­tos po­lí­ti­cos y es cau­san­te de desunión. En re­li­gión, pro­du­ce el fa­ri­seo, el que se sien­te su­pe­rior an­te Dios y des­pre­cia al pu­bli­cano por pe­ca­dor. En eso con­sis­tió el gran re­cha­zo de Je­sús. Y en eso con­sis­te el in­ten­to de des­ve­ne­zo­la­ni­za­ción hoy

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.