Ve­ne­zue­la, Ni­ca­ra­gua, co­rrup­ción y mi­gra­ción: cri­sis sin so­lu­ción a la vis­ta

En 2018 se han acen­tua­do las di­fi­cul­ta­des en la re­gión, que se ha vis­to afec­ta­da por el éxo­do iné­di­to de cen­troa­me­ri­ca­nos ha­cia Es­ta­dos Uni­dos y de ve­ne­zo­la­nos ha­cia paí­ses ve­ci­nos en el sur del con­ti­nen­te

El Nacional (ENV) - - MUNDO -

Amé­ri­ca La­ti­na ar­dió en 2018: Ve­ne­zue­la y una hi­per­in­fla­ción des­bor­da­da; Ni­ca­ra­gua con cien­tos de muer­tos en pro­tes­tas opo­si­to­ras; ca­sos de co­rrup­ción, co­mo el de Ode­brecht que le­jos de ce­der mos­tró más ten­tácu­los; y un ti­po de mi­gra­ción iné­di­ta de Cen­troa­mé­ri­ca a Es­ta­dos Uni­dos, que ame­na­za con re­pe­ler­la por la fuer­za. Ca­sos en los que “el hi­lo con­duc­tor es un pro­ble­ma de de­bi­li­dad del Es­ta­do de De­re­cho” en la re­gión, co­mo se­ña­ló el ex vi­ce­pre­si­den­te de Cos­ta Ri­ca Ke­vin Ca­sas Za­mo­ra, di­rec­tor de Ana­lí­ti­ca Con­sul­to­res e in­ves­ti­ga­dor de Diá­lo­go In­te­ra­me­ri­cano.

Por un la­do, Ve­ne­zue­la vio cre­cer la rup­tu­ra so­cial que se re­gis­tra des­de que el cha­vis­mo lo­gró el po­der ha­ce 20 años y que en 2018 se agra­vó por una si­tua­ción eco­nó­mi­ca que la so­cie­dad ya no so­por­ta. De­sa­bas­te­ci­mien­to de co­mi­da y me­di­ci­nas que el go­bierno acha­ca a una “gue­rra eco­nó­mi­ca” y una hi­per­in­fla­ción que, se­gún el FMI, se­rá es­te año de 2.500.000%, uni­do al irre­me­dia­ble en­fren­ta­mien­to en­tre ofi­cia­lis­mo y opo­si­ción, au­men­ta­do tras la cues­tio­na­da re­elec­ción pre­si­den­cial de Ni­co­lás Ma­du­ro en ma­yo pa­sa­do. Un ex­plo­si­vo cock­tail que ha lle­va­do, de acuer­do con la ONU, a 2,3 mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos a aban­do­nar el país, de los que cer­ca de 1 mi­llón es­tán en Co­lom­bia (con cam­pa­men­tos im­pro­vi­sa­dos en Bo­go­tá) y cien­tos de mi­les más en Bra­sil (ata­ques xe­nó­fo­bos de por me­dio), Pe­rú (in­ten­tos le­ga­les por li­mi­tar su en­tra­da), Ecuador y Chi­le.

“La epi­fa­nía de la dic­ta­du­ra en Ve­ne­zue­la y Ni­ca­ra­gua ha ve­ni­do a es­ta­llar­les en las ma­nos a las so­cie­da­des la­ti­noa­me­ri­ca­nas”, ase­gu­ró el in­ter­na­cio­na­lis­ta En­ri­que Se­rrano, ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio de Bo­go­tá. Es­to en re­fe­ren­cia a lo vi­vi­do en Ni­ca­ra­gua des­de abril pa­sa­do, cuan­do pro­tes­tas con­tra unas fa­lli­das re­for­mas eco­nó­mi­cas con­ver­ti­das en pe­di­dos pa­ra que Da­niel Or­te­ga de­je el po­der des­pués de on­ce años fue­ron res­pon­di­das con mano du­ra. El ba­lan­ce: en­tre 325 y 545 muer­tos se­gún or­ga­ni­za­cio­nes hu­ma­ni­ta­rias o 199 se­gún el go­bierno, que di­ce que frus­tró un in­ten­to de “gol­pe de Es­ta­cer­ca

Una de las co­sas que han que­da­do cla­ras en el úl­ti­mo año, so­bre to­do en Ve­ne­zue­la, es la tre­men­da im­po­ten­cia de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal pa­ra cam­biar el rum­bo au­to­des­truc­ti­vo de es­tos paí­ses que se vuel­ve re­gio­nal”

Ke­vin Ca­sas Za­mo­ra, In­ves­ti­ga­dor de Diá­lo­go In­te­ra­me­ri­cano

Ade­más, 610 “pre­sos po­lí­ti­cos” o 273 reos “te­rro­ris­tas”, se­gún la fuen­te.

“Dos cri­sis an­te las que no hay sa­li­da ob­via. Una de las co­sas que han que­da­do cla­ras en el úl­ti­mo año, so­bre to­do en Ve­ne­zue­la, es la tre­men­da im­po­ten­cia de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal pa­ra cam­biar el rum­bo au­to­des­truc­ti­vo de es­tos paí­ses que se vuel­ve re­gio­nal”, agre­gó Ca­sas Za­mo­ra.

Ade­más, an­te la de­nun­cia­da per­se­cu­ción a los opo­si­to­res, mu­chos han hui­do de Ni­ca­ra­gua, es­pe­cial­men­te ha­cia Cos­ta Ri­ca, con una “al­ta po­si­bi­li­dad de que en el fu­tu­ro cer­cano se desate una cri­sis mi­gra­to­ria”, ex­pre­só Mar­ce­lo Pi­sa­ni, di­rec­tor re­gio­nal de la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal pa­ra las Mi­gra­cio­nes pa­ra Cen­troa­mé­ri­ca, Nor­tea­mé­ri­ca y el Ca­ri­be. Cri­sis mi­gra­to­ria que ya vi­ve un ca­pí­tu­lo ex­plo­si­vo des­de que el 19 de oc­tu­bre de 9.000 per­so­nas em­pe­za­ron a sa­lir en ca­ra­va­nas des­de Hon­du­ras, El Sal­va­dor y Gua­te­ma­la ha­cia Es­ta­dos Uni­dos, tras cru­zar fron­te­ras co­mu­nes y Mé­xi­co.

Des­pués de in­ten­tos por de­te­ner­las e in­clu­so ame­na­zas del go­bierno de Do­nald Trump de uti­li­zar “fuer­za le­tal”, lo que in­clu­yó mo­vi­li­zar a 5.900 mi­li­ta­res, al me­nos 7.000 cen­troa­me­ri­ca­nos es­tán en Mé­xi­co, 90% en Ti­jua­na a la es­pe­ra de en­trar a Es­ta­dos Uni­dos.

“El fe­nó­meno mi­gra­to­rio no se va a de­te­ner con me­di­das de fuer­za, sino abor­dan­do las ra­zo­nes que lo ori­gi­nan”, agre­gó Pi­sa­ni, pa­ra quien “no es un pro­ble­ma sino un pro­ce­so que se de­be ad­mi­nis­trar ade­cua­da­men­te” y de­be ver­se “co­mo una opor­tu­ni­dad in­clu­so pa­ra los paí­ses de aco­gi­da”, por el apor­te eco­nó­mi­co y so­cial que pue­de ge­ne­rar.

A to­do es­to se su­man los pro­do”.

La epi­fa­nía de la dic­ta­du­ra en Ve­ne­zue­la y Ni­ca­ra­gua ha ve­ni­do a es­ta­llar­les en las ma­nos a las so­cie­da­des la­ti­noa­me­ri­ca­nas”

En­ri­que Se­rrano Ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio de Bo­go­tá

ble­mas de co­rrup­ción co­mo el ca­so de la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña Ode­brecht, que re­co­no­ció en 2016 ha­ber da­do 788 mi­llo­nes de dó­la­res en so­bor­nos en 12 paí­ses. El es­cán­da­lo si­guió cu­brien­do con su som­bra a par­te de la cla­se di­ri­gen­te, co­mo el fis­cal ge­ne­ral de Co­lom­bia, Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez, se­ña­la­do en me­dio de un os­cu­ro epi­so­dio li­ga­do a ese ca­so, y la lí­der opo­si­to­ra pe­rua­na Kei­ko Fu­ji­mo­ri, que afron­ta en pri­sión pre­ven­ti­va una in­ves­ti­ga­ción en su con­tra. Al­go que, igual, de­be ver­se en pers­pec­ti­va por­que, se­gún Ca­sas Za­mo­ra, “la re­gión ha crea­do ins­ti­tu­cio­nes, nor­mas, es­tán­da­res que ha­cen más fá­cil des­cu­brir la co­rrup­ción y exi­gir cuen­tas”.

Por to­do es­to, en un año cla­ra­men­te com­pli­ca­do pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca, Se­rrano ase­gu­ró que las cri­sis no van a des­apa­re­cer pe­ro se pue­den mi­ni­mi­zar y que el úni­co re­me­dio es un for­ta­le­ci­mien­to de la uni­dad re­gio­nal, al­go que se an­to­ja di­fí­cil tras “el fra­ca­so de alian­zas ideo­ló­gi­cas ti­po Una­sur y Al­ba”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.