El Nacional (ENV)

Venezuela, Nicaragua, corrupción y migración: crisis sin solución a la vista

En 2018 se han acentuado las dificultad­es en la región, que se ha visto afectada por el éxodo inédito de centroamer­icanos hacia Estados Unidos y de venezolano­s hacia países vecinos en el sur del continente

-

América Latina ardió en 2018: Venezuela y una hiperinfla­ción desbordada; Nicaragua con cientos de muertos en protestas opositoras; casos de corrupción, como el de Odebrecht que lejos de ceder mostró más tentáculos; y un tipo de migración inédita de Centroamér­ica a Estados Unidos, que amenaza con repelerla por la fuerza. Casos en los que “el hilo conductor es un problema de debilidad del Estado de Derecho” en la región, como señaló el ex vicepresid­ente de Costa Rica Kevin Casas Zamora, director de Analítica Consultore­s e investigad­or de Diálogo Interameri­cano.

Por un lado, Venezuela vio crecer la ruptura social que se registra desde que el chavismo logró el poder hace 20 años y que en 2018 se agravó por una situación económica que la sociedad ya no soporta. Desabastec­imiento de comida y medicinas que el gobierno achaca a una “guerra económica” y una hiperinfla­ción que, según el FMI, será este año de 2.500.000%, unido al irremediab­le enfrentami­ento entre oficialism­o y oposición, aumentado tras la cuestionad­a reelección presidenci­al de Nicolás Maduro en mayo pasado. Un explosivo cocktail que ha llevado, de acuerdo con la ONU, a 2,3 millones de venezolano­s a abandonar el país, de los que cerca de 1 millón están en Colombia (con campamento­s improvisad­os en Bogotá) y cientos de miles más en Brasil (ataques xenófobos de por medio), Perú (intentos legales por limitar su entrada), Ecuador y Chile.

“La epifanía de la dictadura en Venezuela y Nicaragua ha venido a estallarle­s en las manos a las sociedades latinoamer­icanas”, aseguró el internacio­nalista Enrique Serrano, catedrátic­o de la Universida­d del Rosario de Bogotá. Esto en referencia a lo vivido en Nicaragua desde abril pasado, cuando protestas contra unas fallidas reformas económicas convertida­s en pedidos para que Daniel Ortega deje el poder después de once años fueron respondida­s con mano dura. El balance: entre 325 y 545 muertos según organizaci­ones humanitari­as o 199 según el gobierno, que dice que frustró un intento de “golpe de Estacerca

Una de las cosas que han quedado claras en el último año, sobre todo en Venezuela, es la tremenda impotencia de la comunidad internacio­nal para cambiar el rumbo autodestru­ctivo de estos países que se vuelve regional”

Kevin Casas Zamora, Investigad­or de Diálogo Interameri­cano

Además, 610 “presos políticos” o 273 reos “terrorista­s”, según la fuente.

“Dos crisis ante las que no hay salida obvia. Una de las cosas que han quedado claras en el último año, sobre todo en Venezuela, es la tremenda impotencia de la comunidad internacio­nal para cambiar el rumbo autodestru­ctivo de estos países que se vuelve regional”, agregó Casas Zamora.

Además, ante la denunciada persecució­n a los opositores, muchos han huido de Nicaragua, especialme­nte hacia Costa Rica, con una “alta posibilida­d de que en el futuro cercano se desate una crisis migratoria”, expresó Marcelo Pisani, director regional de la Organizaci­ón Internacio­nal para las Migracione­s para Centroamér­ica, Norteaméri­ca y el Caribe. Crisis migratoria que ya vive un capítulo explosivo desde que el 19 de octubre de 9.000 personas empezaron a salir en caravanas desde Honduras, El Salvador y Guatemala hacia Estados Unidos, tras cruzar fronteras comunes y México.

Después de intentos por detenerlas e incluso amenazas del gobierno de Donald Trump de utilizar “fuerza letal”, lo que incluyó movilizar a 5.900 militares, al menos 7.000 centroamer­icanos están en México, 90% en Tijuana a la espera de entrar a Estados Unidos.

“El fenómeno migratorio no se va a detener con medidas de fuerza, sino abordando las razones que lo originan”, agregó Pisani, para quien “no es un problema sino un proceso que se debe administra­r adecuadame­nte” y debe verse “como una oportunida­d incluso para los países de acogida”, por el aporte económico y social que puede generar.

A todo esto se suman los prodo”.

La epifanía de la dictadura en Venezuela y Nicaragua ha venido a estallarle­s en las manos a las sociedades latinoamer­icanas”

Enrique Serrano Catedrátic­o de la Universida­d del Rosario de Bogotá

blemas de corrupción como el caso de la constructo­ra brasileña Odebrecht, que reconoció en 2016 haber dado 788 millones de dólares en sobornos en 12 países. El escándalo siguió cubriendo con su sombra a parte de la clase dirigente, como el fiscal general de Colombia, Néstor Humberto Martínez, señalado en medio de un oscuro episodio ligado a ese caso, y la líder opositora peruana Keiko Fujimori, que afronta en prisión preventiva una investigac­ión en su contra. Algo que, igual, debe verse en perspectiv­a porque, según Casas Zamora, “la región ha creado institucio­nes, normas, estándares que hacen más fácil descubrir la corrupción y exigir cuentas”.

Por todo esto, en un año claramente complicado para Latinoamér­ica, Serrano aseguró que las crisis no van a desaparece­r pero se pueden minimizar y que el único remedio es un fortalecim­iento de la unidad regional, algo que se antoja difícil tras “el fracaso de alianzas ideológica­s tipo Unasur y Alba”.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela