De can­ta­le­tas y llo­ri­queos

El Nacional (ENV) - - OPINIÓN - AL­FRE­DO CE­DE­ÑO

Días an­tes de las elecciones mu­ni­ci­pa­les, en las que la pla­ga ro­ja im­pu­so sus com­par­sas, cir­cu­ló una en­cues­ta acha­ca­da al Cen­tro de Es­tu­dios Po­lí­ti­cos y de Go­bierno de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca An­drés Be­llo. La mues­tra en cues­tión re­ve­la­ba de ma­ne­ra ca­te­gó­ri­ca que la po­bla­ción apues­ta an­te la cri­sis ac­tual por una sa­li­da elec­to­ral, y tam­bién de­ja ver di­cho es­tu­dio de opi­nión que tam­po­co es con­ve­nien­te con­vo­car a ac­cio­nes de ca­lle.

A ver, sin áni­mos de so­li­vian­tar o apos­tro­far a na­die, no nos que­da otra op­ción, en mi cor­ta in­ter­pre­ta­ción de ta­les ci­fras, que se­guir aguan­tan­do es­te cha­pa­rrón de pa­tria que el co­man­dan­te eterno y su he­re­de­ro Go­fio­te nos han pro­di­ga­do en es­tos inaca­ba­bles años, has­ta tan­to el po­der de san Vo­ti­co Mi­la­gro­so se ma­ni­fies­te y nos ha­ga li­bres, prós­pe­ros y ele­gan­tes.

Co­mo bien era de es­pe­rar­se, los re­sul­ta­dos de es­te do­min­go 9 son res­pon­sa­bi­li­dad de la apa­tía ciu­da­da­na, “que no ha en­ten­di­do la mag­ni­tud de la cri­sis que azo­ta nues­tra ado­ra­da pa­tria, y a la cam­pa­ña de des­cré­di­to que los co­la­bo­ra­cio­nis­tas del ré­gi­men sos­tie­nen con­tra los des­pren­di­dos y he­roi­cos di­ri­gen­tes que tan­to se sa­cri­fi­can en ho­nor y gloria de nues­tro do­lo­ri­do país…”. Pa­la­bras más, ri­pios me­nos, al­go así es la cantaleta llo­ro­na del mo­men­to.

Nues­tra cas­ta po­lí­ti­ca, de una ban­da y la otra, nos han sub­es­ti­ma­do de ma­ne­ra sis­té­mi­ca y sis­te­má­ti­ca a la ciu­da­da­nía. Ve­mos pe­rio­dis­tas pi­co de pla­ta que ca­llan an­te los des­ma­nes de sus je­fes, lo cual se en­tien­de cuan­do el por­tal Armando In­fo de­ja sa­ber de cier­tas pro­pie­da­des en el mis­mo edi­fi­cio del pí­ca­ro ma­yor, en el muy pro­le­ta­rio ve­cin­da­rio de Co­ral Ga­bles, en Mia­mi. Di­ri­gen­tes re­vo­lu­cio­na­rios que ca­llan obs­ti­na­dos an­te las evi­den­cias de las tra­pa­ce­rías de An­dra­de y su com­bo que es in­fi­ni­ta­men­te ma­yor de lo que has­ta aho­ra se ha sa­bi­do. Y to­do, to­do, to­do se nos pre­ten­de en­do­sar, sin avi­so y sin pro­tes­to, a no­so­tros, a los ve­ne­zo­la­nos de a pie, a los que ha­ce­mos el ver­da­de­ro país, a cuen­ta de un li­de­raz­go ca­da vez más apes­to­so.

Ya es­tán ca­len­tan­do mo­to­res pa­ra la le­ta­nía del 10 de enero cuan­do pro­si­gue el man­da­to del impresenta­ble de turno. ¿Cuál se­rá la res­pues­ta cuan­do el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia, o la mo­ji­gan­ga cons­ti­tu­yen­te, anun­cie que es ab­so­lu­ta­men­te le­gí­ti­ma la ad­mi­nis­tra­ción del tío de los ni­ños de Haití? Ade­más de la llo­ra­de­ra con ro­pa­je de de­nun­cias y dis­fraz de in­dig­na­ción, ¿cuál es la res­pues­ta a rit­mo de di­ti­ram­bo que nos exi­gi­rán apo­ye­mos? No es ta­rea ar­dua ima­gi­nar que ya es­tán en­fras­ca­dos en se­su­das dis­qui­si­cio­nes pa­ra acu­ñar los nue­vos apo­teg­mas con que nos azo­ta­rán por exi­gir cla­ri­dad, trans­pa­ren­cia y com­pro­mi­so en es­te mo­men­to.

Lo que pe­di­mos, a fin de cuen­tas, no es na­da del otro mun­do, so­lo se tra­ta de un po­co de ver­güen­za y dar­le al­go de amor a Ve­ne­zue­la, bien que lo me­re­ce, bas­tan­te que nos ha da­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.