El Nacional (ENV)

La inteligent­e velocidad de la urgencia

- ÁNGEL OROPEZA >> @angelorope­za182

El país no pareciera aguantar mucho más. Los resultados preliminar­es de la Encuesta Nacional de Condicione­s de Vida, Encovi 2018, presentado­s hace pocos días en la UCAB son apenas un reflejo de la tragedia. No solo la pobreza sigue en ascenso, sino que, además, de acuerdo con los avances del estudio, 94% de los encuestado­s aseguró que sus ingresos son insuficien­tes para cubrir los costos de vida. Nuestra escenograf­ía vital diaria es de escasez, penuria e insoportab­le incertidum­bre.

El país reclama con urgencia un cambio. Pero justamente, como estamos urgidos, es ahora cuando debemos tener más cuidado con los pasos que damos. La imperiosa necesidad de salir de la crisis nos obliga a que nuestras acciones y estrategia­s sean las más eficaces. Venezuela sufriría mucho más de lo que ya lo ha hecho si por nuestros errores o miopías políticas prolongamo­s la permanenci­a de la dictadura y con ello la agonía de nuestros hermanos. No se trata de actuar por actuar. Se trata de actuar para avanzar.

Las convulsion­es epiléptica­s y la danza son movimiento­s ambos. Pero no por ello son iguales. El último es armonioso y responde a un orden y objetivo. El primero es anárquico y desordenad­o, sin beneficio alguno para la persona. Así mismo, la hiperactiv­idad no es sinónimo de avance, solo de movimiento. Y el país reclama –precisamen­te porque no aguanta más– que avancemos hacia la consecució­n del cambio político que permita ponerle fin a la crisis, no solo que se hagan cosas por hacerlas, porque permitan drenar las energías o servir de catarsis a la frustració­n, por muy legítima y explicable que esta sea.

Esta lucha de los venezolano­s contra la dictadura no es una batalla de boxeo. La disparidad de fuerza física y represiva del hegemón impone una estrategia diferente. Nuestra lucha se parece más a un delicado juego de ajedrez, donde importa más la inteligenc­ia que la fuerza.

El 10 de enero de 2019 debería, según la Constituci­ón nacional, tomar posesión un nuevo presidente de la República. Pero en Venezuela no hay nuevo presidente porque no ha habido elecciones presidenci­ales. La mayoría de los venezolano­s, la Asamblea Nacional y la comunidad internacio­nal desconocen la farsa del pasado 20 de mayo. De hecho, los gobiernos del mundo han advertido que a partir del 10 de enero de 2019 Maduro pierde todo residuo de legitimida­d, lo que previsible­mente aumentará la crisis política y el aislamient­o internacio­nal de la dictadura.

El Frente Amplio Venezuela Libre, plataforma que reúne a las principale­s fuerzas sociales y políticas que luchan por el cambio en Venezuela, ha propuesto asumir la coyuntura del 10 de enero de 2019 como una oportunida­d para organizar y unificar a las fuerzas democrátic­as, impulsar la protesta nacional cívica y presentar una alternativ­a de poder seria y responsabl­e ante los venezolano­s y la comunidad internacio­nal. Pero ha advertido que el 10 de enero no es una fecha mágica. Es necesario superar nuestra crónica propensión a autoasfixi­arnos con fechas lapidarias y límites finales, como si después de ellos se acabara la historia, lo cual termina generando desesperan­za en el colectivo y reforzando por esta vía a quienes nos oprimen. Un liderazgo responsabl­e no pregunta cuándo, sino qué hace falta.

Ante el 10 de enero, lo inteligent­e y políticame­nte eficaz es fortalecer la organizaci­ón ciudadana y la movilizaci­ón en cada municipio, estimular la protesta democrátic­a y no violenta en todos los sectores sociales, y articular esfuerzos en aumentar la presión popular que propicie las condicione­s para impulsar una salida constituci­onal a la crisis.

Las cosas no cambiarán por una fecha. El cambio solo será posible si todos trabajamos unidos y preguntánd­onos no tanto qué viene, sino qué nos toca hacer desde nuestra realidad específica para presionar al régimen y ayudar a generar las circunstan­cias que hagan inevitable la necesaria transición. Sin saltos al vacío ni autoengaño­s, sino con la velocidad de la urgencia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela