La in­te­li­gen­te ve­lo­ci­dad de la ur­gen­cia

El Nacional (ENV) - - OPINIÓN - ÁN­GEL ORO­PE­ZA >> @an­ge­lo­ro­pe­za182

El país no pa­re­cie­ra aguan­tar mu­cho más. Los re­sul­ta­dos pre­li­mi­na­res de la En­cues­ta Na­cio­nal de Con­di­cio­nes de Vi­da, En­co­vi 2018, pre­sen­ta­dos ha­ce po­cos días en la UCAB son ape­nas un re­fle­jo de la tra­ge­dia. No so­lo la po­bre­za si­gue en as­cen­so, sino que, ade­más, de acuer­do con los avan­ces del es­tu­dio, 94% de los en­cues­ta­dos ase­gu­ró que sus in­gre­sos son in­su­fi­cien­tes pa­ra cu­brir los cos­tos de vi­da. Nues­tra es­ce­no­gra­fía vi­tal dia­ria es de es­ca­sez, pe­nu­ria e in­so­por­ta­ble in­cer­ti­dum­bre.

El país re­cla­ma con ur­gen­cia un cam­bio. Pe­ro jus­ta­men­te, co­mo es­ta­mos ur­gi­dos, es aho­ra cuan­do de­be­mos te­ner más cui­da­do con los pa­sos que da­mos. La im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad de sa­lir de la cri­sis nos obli­ga a que nues­tras ac­cio­nes y es­tra­te­gias sean las más efi­ca­ces. Ve­ne­zue­la su­fri­ría mu­cho más de lo que ya lo ha he­cho si por nues­tros erro­res o mio­pías po­lí­ti­cas pro­lon­ga­mos la per­ma­nen­cia de la dic­ta­du­ra y con ello la ago­nía de nues­tros her­ma­nos. No se tra­ta de ac­tuar por ac­tuar. Se tra­ta de ac­tuar pa­ra avan­zar.

Las con­vul­sio­nes epi­lép­ti­cas y la dan­za son mo­vi­mien­tos am­bos. Pe­ro no por ello son igua­les. El úl­ti­mo es ar­mo­nio­so y res­pon­de a un or­den y ob­je­ti­vo. El pri­me­ro es anár­qui­co y des­or­de­na­do, sin be­ne­fi­cio al­guno pa­ra la per­so­na. Así mis­mo, la hi­per­ac­ti­vi­dad no es si­nó­ni­mo de avan­ce, so­lo de mo­vi­mien­to. Y el país re­cla­ma –pre­ci­sa­men­te por­que no aguan­ta más– que avan­ce­mos ha­cia la con­se­cu­ción del cam­bio po­lí­ti­co que per­mi­ta po­ner­le fin a la cri­sis, no so­lo que se ha­gan co­sas por ha­cer­las, por­que per­mi­tan dre­nar las ener­gías o ser­vir de ca­tar­sis a la frus­tra­ción, por muy le­gí­ti­ma y ex­pli­ca­ble que es­ta sea.

Es­ta lu­cha de los ve­ne­zo­la­nos con­tra la dic­ta­du­ra no es una ba­ta­lla de bo­xeo. La dis­pa­ri­dad de fuer­za fí­si­ca y re­pre­si­va del he­ge­món im­po­ne una es­tra­te­gia di­fe­ren­te. Nues­tra lu­cha se pa­re­ce más a un de­li­ca­do jue­go de aje­drez, don­de im­por­ta más la in­te­li­gen­cia que la fuer­za.

El 10 de enero de 2019 de­be­ría, se­gún la Cons­ti­tu­ción na­cio­nal, to­mar po­se­sión un nue­vo pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. Pe­ro en Ve­ne­zue­la no hay nue­vo pre­si­den­te por­que no ha ha­bi­do elecciones pre­si­den­cia­les. La ma­yo­ría de los ve­ne­zo­la­nos, la Asam­blea Na­cio­nal y la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal des­co­no­cen la far­sa del pa­sa­do 20 de ma­yo. De he­cho, los go­bier­nos del mun­do han ad­ver­ti­do que a par­tir del 10 de enero de 2019 Ma­du­ro pier­de to­do re­si­duo de le­gi­ti­mi­dad, lo que pre­vi­si­ble­men­te au­men­ta­rá la cri­sis po­lí­ti­ca y el ais­la­mien­to in­ter­na­cio­nal de la dic­ta­du­ra.

El Fren­te Am­plio Ve­ne­zue­la Li­bre, pla­ta­for­ma que reúne a las prin­ci­pa­les fuer­zas so­cia­les y po­lí­ti­cas que lu­chan por el cam­bio en Ve­ne­zue­la, ha pro­pues­to asu­mir la co­yun­tu­ra del 10 de enero de 2019 co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra or­ga­ni­zar y uni­fi­car a las fuer­zas de­mo­crá­ti­cas, im­pul­sar la pro­tes­ta na­cio­nal cí­vi­ca y pre­sen­tar una al­ter­na­ti­va de po­der se­ria y res­pon­sa­ble an­te los ve­ne­zo­la­nos y la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. Pe­ro ha ad­ver­ti­do que el 10 de enero no es una fe­cha má­gi­ca. Es ne­ce­sa­rio su­pe­rar nues­tra cró­ni­ca pro­pen­sión a au­to­as­fi­xiar­nos con fe­chas la­pi­da­rias y lí­mi­tes fi­na­les, co­mo si des­pués de ellos se aca­ba­ra la his­to­ria, lo cual termina ge­ne­ran­do de­s­es­pe­ran­za en el co­lec­ti­vo y re­for­zan­do por es­ta vía a quie­nes nos opri­men. Un li­de­raz­go res­pon­sa­ble no pre­gun­ta cuán­do, sino qué ha­ce fal­ta.

An­te el 10 de enero, lo in­te­li­gen­te y po­lí­ti­ca­men­te efi­caz es for­ta­le­cer la or­ga­ni­za­ción ciu­da­da­na y la mo­vi­li­za­ción en ca­da mu­ni­ci­pio, es­ti­mu­lar la pro­tes­ta de­mo­crá­ti­ca y no vio­len­ta en to­dos los sec­to­res so­cia­les, y ar­ti­cu­lar es­fuer­zos en au­men­tar la pre­sión po­pu­lar que pro­pi­cie las con­di­cio­nes pa­ra im­pul­sar una sa­li­da cons­ti­tu­cio­nal a la cri­sis.

Las co­sas no cam­bia­rán por una fe­cha. El cam­bio so­lo se­rá po­si­ble si to­dos tra­ba­ja­mos uni­dos y pre­gun­tán­do­nos no tan­to qué vie­ne, sino qué nos to­ca ha­cer des­de nues­tra reali­dad es­pe­cí­fi­ca pa­ra pre­sio­nar al ré­gi­men y ayu­dar a ge­ne­rar las cir­cuns­tan­cias que ha­gan inevi­ta­ble la ne­ce­sa­ria tran­si­ción. Sin sal­tos al va­cío ni au­to­en­ga­ños, sino con la ve­lo­ci­dad de la ur­gen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.