Pu­tin te­nía otro car­net

El Nacional (ENV) - - OPINIÓN -

Gra­cias a las pá­gi­nas del dia­rio ale­mán Bild, aho­ra se sa­be con se­gu­ri­dad que el ac­tual man­da­ta­rio ru­so, Vla­di­mir Pu­tin, par­ti­ci­pó co­mo agen­te de la te­mi­da y des­pia­da­da Sta­si, la agen­cia de ser­vi­cio se­cre­to de la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca Ale­ma­na, has­ta la caí­da del Mu­ro de Ber­lín. No se te­nían prue­bas de la par­ti­ci­pa­ción del per­so­na­je en ac­ti­vi­da­des de per­se­cu­ción y es­pio­na­je lle­va­das a ca­bo fue­ra de las fron­te­ras de la ex­tin­ta Unión So­vié­ti­ca, pe­ro la pa­pe­le­ta de iden­ti­fi­ca­ción no de­ja aho­ra du­das al res­pec­to.

Re­cuer­da el dia­rio Bild que so­lo un an­he­lo do­mi­na­ba la sen­si­bi­li­dad del jo­ven Vla­di­mir: ser un es­pía di­li­gen­te al ser­vi­cio del po­der cons­ti­tui­do. Fue una orien­ta­ción, de acuer­do con el pe­rió­di­co, que ya ma­ni­fes­ta­ba mien­tras es­tu­dió ba­chi­lle­ra­to y que lo lle­vó, cuan­do tu­vo la pri­me­ra opor­tu­ni­dad, a tra­ba­jar con el ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia de su país, la do­lo­ro­sa­men­te cé­le­bre KGB. Se sos­pe­cha­ba so­bre sus ac­ti­vi­da­des de la mis­ma ín­do­le al ser­vi­cio de los co­mu­nis­tas de Ale­ma­nia Orien­tal, pe­ro apa­re­ció la iden­ti­fi­ca­ción que lo des­cu­bre, ya sin ca­vi­la­cio­nes, en las fi­las de esos sa­bue­sos des­pia­da­dos y te­mi­dos.

A Pu­tin se le acre­di­tó co­mo fun­cio­na­rio de la Sta­si en di­ciem­bre de 1985, y hay cons­tan­cia de que con­ti­nuó sus fun­cio­nes has­ta 1989, jus­to cuan­do es­ta­ba a pun­to de caer el pa­re­dón que se­pa­ra­ba a los dos Ber­lín y a las dos Ale­ma­nia. La exis­ten­cia de su car­net, ex­pe­di­do en Dres­de y re­no­va­do su­ce­si­va­men­te ca­da año, de­mues­tra la exis­ten­cia de un sis­te­ma coor­di­na­do de es­pio­na­je y de coac­ción de la so­cie­dad que se po­día con­tro­lar des­de Mos­cú gra­cias a la co­la­bo­ra­ción de agen­tes ale­ma­nes y so­vié­ti­cos que tra­ba­ja­ban co­mo una so­la uni­dad. Era usual que los agen­tes so­vié­ti­cos se­lec­cio­na­ran a los ale­ma­nes que ac­tua­rían ba­jo sus ór­de­nes, ta­rea que se su­po­ne eje­cu­tó el mo­zal­be­te que aho­ra es man­da­más en el Krem­lin.

Los que no ma­ne­jen in­for­ma­ción so­bre las ac­ti­vi­da­des de la Sta­si pue­den ver una pe­lí­cu­la que los pon­drá al tan­to y, se­gu­ra­men­te, los de­ja­rá con los pe­los eri­za­dos. Se tra­ta de La vi­da de los otros, un fil­me ce­le­bra­do en fes­ti­va­les de to­do el mun­do y fa­vo­re­ci­do por mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res.

La pan­ta­lla des­cu­bre los me­ticu­losos y ru­ti­na­rios sis­te­mas de per­se­cu­ción, la in­tro­mi­sión en la vi­da de los hom­bres co­mu­nes y el mie­do sem­bra­do en to­dos los rin­co­nes por un ma­ca­bro equi­po de agen­tes que ga­ran­ti­za­ban el fun­cio­na­mien­to del te­rror en cual­quier lu­gar, por re­mo­to que fue­re, de la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca Ale­ma­na. Vla­di­mir Pu­tin no sa­le en la pe­lí­cu­la, des­de lue­go, pe­ro se pue­de sen­tir la pre­sen­cia de hom­bres pa­re­ci­dos a él, de gen­te de su mis­ma vo­ca­ción de per­se­gui­dor, en la ma­yo­ría de las es­ce­nas.

En es­tos días Pu­tin ha en­via­do una de­le­ga­ción a Ve­ne­zue­la. Na­da ama­ble, na­da ca­paz de trans­mi­tir her­man­dad y con­cor­dia en­tre los pue­blos, pues se tra­ta de pi­lo­tos de aviones ul­tra­mo­der­nos que pue­den vo­lar con ar­mas nu­clea­res de gue­rra. No sa­be­mos si Ni­co­lás Ma­du­ro, o el to­ca­yo Vla­di­mir Pa­drino, ave­ri­gua­ron an­tes de la ex­pe­di­ción si los ofi­cia­les del in­só­li­to vue­lo se po­dían iden­ti­fi­car con car­nets co­mo el que una vez cha­peó su je­fe en Dres­de y en Ber­lín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.