Re­vo­lu­ción a la fran­ce­sa

El Nacional (ENV) - - PORTADA -

Por lo me­nos des­de las pos­tri­me­rías del si­glo XVIII, las co­sas que su­ce­den en Pa­rís le dan la vuel­ta al mun­do. Des­de el triun­fo de la re­vo­lu­ción con­tra la mo­nar­quía ab­so­lu­ta, na­da de lo que allá su­ce­de pasa inad­ver­ti­do, es­pe­cial­men­te si se re­fie­re a los asun­tos re­pu­bli­ca­nos y de­mo­crá­ti­cos que fue­ron en bue­na me­di­da crea­ción de los bur­gue­ses le­van­ta­dos con­tra Luis XVI pa­ra con­mo­ver a Eu­ro­pa y las que eran en­ton­ces co­lo­nias de Es­pa­ña. De allí la obli­ga­ción de de­te­ner­nos en los sucesos que, aun cuan­do dis­mi­nu­ye­ron en in­ten­si­dad por pri­me­ra vez el fin de semana, hoy tie­nen al pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron en un dis­pa­ra­de­ro co­mo po­cos del país de la pos­gue­rra.

Un mo­vi­mien­to pro­mo­vi­do por un nu­tri­do gru­po de ac­ti­vis­tas que lle­van cha­le­cos ama­ri­llos co­mo se­ñal de iden­ti­dad y uni­fi­ca­ción ha­bía pro­mo­vi­do una vio­len­cia en la ca­pi­tal y en otras lo­ca­li­da­des de im­por­tan­cia pa­ra pro­tes­tar por el au­men­to del pre­cio de la ga­so­li­na im­pues­to por el je­fe del Es­ta­do. La vio­len­cia se mul­ti­pli­có has­ta ex­pre­sio­nes que ha­cían te­mer una cri­sis de di­fí­cil arre­glo y que desem­bo­có en la exi­gen­cia de otras re­pa­ra­cio­nes de na­tu­ra­le­za so­cial que no se con­for­ma­ban con la sa­tis­fac­ción de su pri­mer ob­je­ti­vo sino que tam­bién plan­tea­ban otras reivin­di­ca­cio­nes, has­ta pe­dir la ca­be­za del pre­si­den­te de la re­pú­bli­ca. Que se va­ya Ma­cron o in­cen­dia­mos Pa­rís, pro­cla­ma­ban los cha­le­cos ama­ri­llos en me­dio de gran cons­ter­na­ción.

Ma­cron ha ca­pi­tu­la­do ante las ma­ni­fes­ta­cio­nes de la ira po­pu­lar, pues re­sol­vió de­ro­gar el au­men­to del pre­cio de los car­bu­ran­tes y se ofre­ció pa­ra dia­lo­gar, pe­ro sin res­pues­tas que ha­gan pen­sar en la cul­mi­na­ción del en­fren­ta­mien­to. Los ana­lis­tas ha­blan de un mo­vi­mien­to sin pre­ce­den­tes, pro­mo­vi­do por las cla­ses me­dias em­po­bre­ci­das y sin una di­ri­gen­cia con­cre­ta con la cual se pue­da lle­gar a tra­tos de paz. Ha­blan del cre­ci­mien­to de un desa­so­sie­go acli­ma­ta­do en el re­ga­zo de los sec­to­res me­dios que han pa­sa­do de la re­sig­na­ción a la ac­ción has­ta fo­men­tar con­duc­tas ma­si­vas fren­te a las cua­les se ha­ce com­pli­ca­do ac­tuar. Tam­bién ha­blan de la res­pon­sa­bi­li­dad de Ma­cron en el desa­rro­llo de los sucesos, de­bi­do a su ma­ne­ra pre­po­ten­te de go­ber­nar y a su for­ma des­pec­ti­va de re­fe­rir­se a los ciu­da­da­nos en al­gu­nas de­cla­ra­cio­nes des­afor­tu­na­das.

De la protesta por el pre­cio de la ga­so­li­na, los “cha­le­cos ama­ri­llos” han le­van­ta­do su voz con­tra un rey sin co­ro­na a quien quie­ren ver fue­ra del Elí­seo. Del tra­mo del as­cen­so me­teó­ri­co, pro­vo­ca­do por el de­te­rio­ro de los gran­des par­ti­dos, por un nue­vo es­ti­lo del dis­cur­so po­lí­ti­co y por una pro­pues­ta de re­no­va­ción pró­xi­ma a las ne­ce­si­da­des del eu­ro­peís­mo, Ma­cron ha si­do arrin­co­na­do has­ta la ori­lla de un pre­ci­pi­cio que pue­de ser mor­tal. To­do co­mo con­se­cuen­cia de la reac­ción de una so­cie­dad in­sa­tis­fe­cha con los es­que­mas de desa­rro­llo ma­te­rial y con la for­ma de ad­mi­nis­trar­los des­de un inac­ce­si­ble trono que pa­re­ce con­de­na­do al de­pó­si­to de los de­se­chos.

El Ar­co de Triun­fo pin­ta­rra­jea­do por los ma­ni­fes­tan­tes sim­bo­li­za el ad­ve­ni­mien­to de una nue­va for­ma de par­ti­ci­pa­ción po­pu­lar, sin or­ga­ni­za­ción pla­ni­fi­ca­da a ca­ba­li­dad, que pue­de cam­biar la his­to­ria de Fran­cia. Uno de los pun­tos más elo­cuen­tes del con­flic­to ra­di­ca en que, pe­se a su mag­ni­tud, a su pro­fun­di­dad y a la fuer­za de las car­gas po­li­cia­les, no ha pro­vo­ca­do la muer­te de nin­gún ciu­da­dano. Ex­tra­or­di­na­rio, sin du­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.