El im­pe­ra­ti­vo 10 de enero

El Nacional (ENV) - - PORTADA - Ovi­dio Pé­rez Mo­ra­les

Ve­re­mos qué pa­sa. Es una ex­pre­sión muy fre­cuen­te an­te un fu­tu­ro in­cier­to, cu­yo de­sen­la­ce se es­pe­ra pa­ra to­mar una de­ci­sión o eje­cu­tar una ac­ción. En es­te ca­so, en bue­na me­di­da lo fu­tu­ro apa­re­ce co­mo queha­cer ajeno y lo his­tó­ri­co, co­mo al­go que acae­ce al mar­gen de una in­ter­ven­ción pro­pia.

Aho­ra bien, el es­pe­rar que al­go acon­tez­ca pa­ra de­ter­mi­nar­se a obrar es con­ve­nien­te o inevi­ta­ble en mu­chas oca­sio­nes. Al fin y al ca­bo, la his­to­ria es con­fluen­cia de múl­ti­ples li­ber­ta­des y se en­cua­dra en un es­ce­na­rio tam­bién de ne­ce­si­da­des. Es­ta­mos aquí an­te el yo y la cir­cuns­tan­cia de que ha­bla­ba Or­te­ga.

El de­pen­der de que al­go su­ce­da no se jus­ti­fi­ca, sin em­bar­go, cuan­do lo que es­tá en la mi­ra exi­ge des­de ya una de­fi­ni­ción y un in­elu­di­ble com­pro­mi­so. Aquí la his­to­ria in­ter­pe­la co­mo im­pe­ra­ti­vo a la pro­pia li­ber­tad. En es­tos ca­sos pos­tu­la pa­sar de la ex­pec­ta­ti­va a la ac­ción y con­ver­tir el acon­te­ci­mien­to en pro­pó­si­to y me­ta.

Lo an­te­rior se apli­ca de mo­do cla­ro al pró­xi­mo 10 de enero co­mo fe­cha de cam­bio po­lí­ti­co na­cio­nal, en el cual de­be em­pe­ñar­se –en crio­llo sig­ni­fi­ca­ría “res­tear­se”– el con­jun­to de per­so­nas y sec­to­res de­mo­crá­ti­cos del país.

En cier­tos am­bien­tes par­ti­dis­tas y de la so­cie­dad ci­vil se es­pe­ra que la Igle­sia ins­ti­tu­cio­nal­men­te to­me la ba­tu­ta pa­ra la rea­li­za­ción del cam­bio que ur­ge la na­ción. Con re­la­ción a es­to con­vie­ne re­cor­dar dos co­sas. La pri­me­ra es que el epis­co­pa­do (je­rar­quía, Con­fe­ren­cia Epis­co­pal), en cuan­to re­pre­sen­ta­ción ins­ti­tu­cio­nal de la Igle­sia, no es un “ope­ra­dor po­lí­ti­co”, co­mo lo es un par­ti­do o pue­de ser­lo una or­ga­ni­za­ción o ins­ti­tu­ción de la so­cie­dad ci­vil; re­pre­sen­ta, en efec­to, un con­glo­me­ra­do cre­yen­te, mul­ti­for­me­men­te plu­ral en su in­te­rior y con una mi­sión re­li­gio­sa que asu­me lo his­tó­ri­co, pe­ro no se ago­ta en es­te. Es así co­mo la Igle­sia nun­ca po­dría op­tar por ce­rrar sus puer­tas e ir­se a la clan­des­ti­ni­dad.

Lo se­gun­do que con­vie­ne re­cor­dar y po­dría co­lo­car­se me­jor co­mo pri­me­ro es lo si­guien­te: la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Ve­ne­zo­la­na ha si­do muy ex­plí­ci­ta en iden­ti­fi­car y ca­li­fi­car al ac­tual ré­gi­men, así co­mo en sub­ra­yar una y otra vez la ur­gen­cia de un cam­bio. Y ello, des­de ha­ce tiem­po. Bas­te un par de ejem­plos. El epis­co­pa­do en 2007 ca­li­fi­có la pro­pues­ta de un “Es­ta­do so­cia­lis­ta” co­mo “mo­ral­men­te inacep­ta­ble”, “con­tra­ria a prin­ci­pios fun­da­men­ta­les de la ac­tual Cons­ti­tu­ción, y a una rec­ta con­cep­ción de la per­so­na y el Es­ta­do” (Ex­hor­ta­ción so­bre la pro­pues­ta de re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal, 19 oc­tu­bre 2007). Diez años des­pués (en do­cu­men­to del 13 de enero) pre­ci­só co­mo “la causa fun­da­men­tal” de la ex­tre­ma­da­men­te gra­ve cri­sis na­cio­nal “el em­pe­ño del go­bierno de im­po­ner el sis­te­ma to­ta­li­ta­rio re­co­gi­do en el Plan de la Pa­tria (lla­ma­do so­cia­lis­mo del si­glo XXI)”; sis­te­ma al que iden­ti­fi­có tam­bién en un co­mu­ni­ca­do del 5 de ma­yo si­guien­te co­mo “mi­li­ta­ris­ta, po­li­cial, vio­len­to y re­pre­sor”. A co­mien­zos del pre­sen­te año los obis­pos afir­ma­ron al­go muy se­rio: “Con la sus­pen­sión del re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio y la crea­ción de la asam­blea na­cio­nal nons­ti­tu­yen­te –in­cons­ti­tu­cio­nal e ile­gí­ti­ma en su ori­gen y desem­pe­ño– el go­bierno usur­pó al pue­blo su po­der

ori­gi­na­rio”; agre­ga­ron que es­te de­bía asu­mir “su vo­ca­ción de ser su­je­to so­cial”, in­di­can­do al­gu­nas ini­cia­ti­vas po­si­bles al res­pec­to, co­mo el ar­tícu­lo 71 de la Cons­ti­tu­ción. En julio pa­sa­do la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal de­cla­ró: “Vi­vi­mos un ré­gi­men de fac­to, sin res­pe­to a las ga­ran­tías pre­vis­tas en la Cons­ti­tu­ción y a los más al­tos prin­ci­pios de la dig­ni­dad del pue­blo” (Ex­hor­ta­ción, 9 de julio 2018); allí mis­mo, con res­pec­to a la con­sul­ta elec­to­ral pre­si­den­cial de ma­yo, de­nun­ció “su ile­gi­ti­mi­dad, su ex­tem­po­ra­nei­dad y sus gra­ves de­fec­tos de for­ma”, y agre­gó que la “al­tí­si­ma abs­ten­ción” ha­bía cons­ti­tui­do “un men­sa­je si­len­cio­so de re­cha­zo”.

El epis­co­pa­do se re­uni­rá del 7 al 12 del pró­xi­mo enero en asam­blea ple­na­ria. Me atre­vo a de­cir que es­ti­mu­la y es­pe­ra una pro­pues­ta de cam­bio de ré­gi­men, le­gí­ti­ma, con­sis­ten­te, fac­ti­ble y de pre­vi­si­ble apo­yo na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, pa­ra dar­le el res­pal­do de la Igle­sia. Y es­to co­mo res­pues­ta a su mi­sión pro­pia y a un cla­mor del pue­blo so­be­rano (ver men­sa­je del 19 de mar­zo 2018).

¿Es­pe­rar a ver qué su­ce­de el 10 enero? ¡No! ¡Es pre­ci­so “res­tear­se” pa­ra que el cam­bio su­ce­da! Cam­bio que es hu­ma­na, mo­ral y re­li­gio­sa­men­te obli­gan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.