Na­vi­dad en tiem­pos de cri­sis

El Nacional (ENV) - - OPINIÓN - OS­CAR HER­NÁN­DEZ BERNALETTE

Las ca­ren­cias y au­sen­cias se­rán un signo real de es­tas Na­vi­da­des en Ve­ne­zue­la. En otras pa­la­bras, no hay es­pí­ri­tu na­vi­de­ño. La ale­gría y el en­tu­sias­mo a que nos acos­tum­bra­mos en el pa­sa­do no tan le­jano dio pa­so a una es­pe­cie de gran tris­te­za y des­gano. Es evi­den­te al re­co­rrer las ca­lles de Ca­ra­cas y no­tar la fal­ta de fes­ti­vi­dad y ale­gría de otros tiem­pos. El in­te­rior del país no es dis­tin­to. Hay una ten­sión co­lec­ti­va que de­mues­tra frus­tra­ción. En los mer­ca­dos se es­cu­cha el su­su­rro del la­men­to y la que­ja por los pre­cios. Los que aún lle­gan a com­prar al­go tie­nen sen­sa­ción de abu­so, ya no se en­tien­den los cos­tos de los pro­duc­tos, mu­chos es­tán do­la­ri­za­dos y la in­fla­ción es so­bre el bo­lí­var y tam­bién so­bre la mo­ne­da du­ra. Bus­car una ca­ja CLAP, una ces­ta del go­bierno, una dá­di­va, una ca­ja de co­mi­da del ex­te­rior que en­vía al­gún hi­jo o fa­mi­liar es un re­cur­so que les que­da a los ho­nes­tos. Los sa­la­rios y ju­bi­la­cio­nes de los em­plea­dos pú­bli­cos son una mo­ris­que­ta que na­die en el ex­te­rior se lo cree. Cuán­to ga­na la gen­te, cuán­to ne­ce­si­tan pa­ra sub­sis­tir, sin du­da, mu­chí­si­mo más de lo que re­ci­ben.

Su­ma­da a to­da es­ta des­di­cha es­ta la peor: la so­le­dad, la de­s­es­pe­ran­za, la au­sen­cia de los hi­jos, de los fa­mi­lia­res y ami­gos que han emi­gra­do. Tris­te los que se fue­ron, tris­tes los que se que­dan. Si­len­cio que atur­de en es­tas Na­vi­da­des. Al­gu­nas au­to­pis­tas y ave­ni­das ilu­mi­na­das. Apar­ta­men­tos y ca­sas en re­bel­día con sus lu­ces na­vi­de­ñas co­mo se­ñal, más que de ale­gría, de re­bel­día. No se rin­den ni se en­tre­gan. En fin, es­tas Na­vi­da­des no se pa­re­cen a las que nos brin­da­ron nues­tros pa­dres ni a las que les di­mos a nues­tros hi­jos; son un pai­sa­je dis­tin­to, pe­ro que­dan la es­pe­ran­za, la fe y el de­seo por me­jo­res años. Por lo de­más, mis me­jo­res de­seos a nues­tros ama­bles lec­to­res en es­ta Na­vi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.