Car­ta a los nie­tos

El Nacional (ENV) - - OPINIÓN - LEO­POL­DO LÓ­PEZ GIL

An­drés Eloy Blan­co, nues­tro gran poe­ta, es­cri­bió so­bre el ape­go que sen­tía a cual­quier ni­ño al ver­lo ju­gar, reír o llo­rar, tal co­mo si fue­ra de su pro­pia san­gre. Con el tí­tu­lo “Los hi­jos in­fi­ni­tos” re­ci­tó:

“Cuan­do se tie­ne un hi­jo, se tie­ne al hi­jo de la ca­sa y al de la ca­lle en­te­ra...

y cuan­do se tie­nen dos hi­jos

se tie­nen to­dos los hi­jos de la tie­rra”.

Cul­mi­na su poe­ma: “Cuan­do se tie­nen dos hi­jos se tie­ne la ale­gría y el ¡ay! del mun­do en dos ca­be­zas,

to­da la ale­gría y to­da la es­pe­ran­za,

la luz y el llan­to, a ver cuál es que nos lle­ga...”.

Co­mo el poe­ta, sien­to que cuan­do se tie­ne un nie­to el mun­do se ha­ce com­ple­to, com­par­to sus ale­grías y sus tris­te­zas, veo el fu­tu­ro con ilu­sión. El mun­do ya no lo en­tien­do con egoís­mo, so­lo lo an­he­lo mu­cho me­jor.

Un mun­do li­bre de sá­tra­pas y ge­ri­fal­tes per­ver­sos don­de to­dos los ni­ños son­rían por­que sien­tan, oi­gan y vean su fu­tu­ro en­ca­mi­na­do, sin es­pe­jis­mos ni en­ga­ños, una ilu­sión que más que sue­ño es de­seo.

Se acer­ca la Na­vi­dad y, co­mo to­dos los años, les es­cri­bo es­tas lí­neas pa­ra que cuan­do ya no los acom­pa­ñe pue­dan re­cor­dar­me no so­lo por las sa­bro­sas mul­ti­sá­pi­das ha­lla­cas, los re­ga­los y los des­afi­na­dos in­ten­tos de can­tar agui­nal­dos en el con­jun­to fa­mi­liar; tam­bién es­pe­ro que me re­cuer­den por mi lec­tu­ra del cuen­to de Jo­sé Ra­fael Po­ca­te­rra “De có­mo Pan­chi­to Man­de­fuá ce­nó con el Ni­ño Je­sús”.

Cuan­do to­dos los que es­te­mos ce­nan­do, us­te­des allá y yo por aquí, re­cor­de­mos que mu­cho te­ne­mos que agra­de­cer, aun­que al Ni­ño se le pa­se­rían sa­ran de­seos sin traer, te­ne­mos ca­sa, co­mi­da y fa­mi­lia, mu­cho más de lo que nun­ca tu­vo Pan­chi­to. De­mos gra­cias y ten­ga­mos siem­pre la fuer­za que da la fe, esa que ali­men­ta la es­pe­ran­za y cons­ti­tu­ye la ilu­sión.

Es­ta car­ta es bre­ve, pues si se pi­de po­co es pro­ba­ble que se le ha­ga más fá­cil al Ni­ño traer el re­ga­lo y no distraerlo al es­co­ger cuál de tan­tos de­seos se­rá el más es­pe­ra­do.

Pi­dan pa­ra la fa­mi­lia lo mis­mo que pa­ra nues­tra Ve­ne­zue­la, li­ber­tad, jus­ti­cia y paz. Pa­ra los en­fer­mos, su cu­ra, co­mo tam­bién la cu­ra pa­ra la en­fer­me­dad que aque­ja al país, el odio. Una ple­ga­ria pa­ra que no fal­te la co­mi­da nun­ca y to­dos es­te­mos ali­men­ta­dos. Pi­dan que nos dé un buen go­bierno, uno ca­paz de sa­car al país de es­te cruel re­tra­so y pro­yec­tar­lo co­mo uno del fu­tu­ro.

Pi­dan pa­ra que el Ni­ño no en­cuen­tre nin­gún Pan­chi­to pa­ra ce­nar, pa­ra que no ten­ga­mos ni un so­lo Man­de­fuá en las ca­lles de Ve­ne­zue­la.

Pi­dan y deseen una Na­vi­dad fe­liz a to­dos.

Dios los ben­di­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.