Orácu­lo del Caribe

El Nacional (ENV) - - PORTADA - Al­fre­do Ce­de­ño

Con­clu­yó un año en el que coin­ci­di­mos de ma­ne­ra ca­si uná­ni­me fue el más te­rri­ble que le ha to­ca­do vi­vir a nues­tro país. Es­cri­bo ca­si uná­ni­me por­que, aun­que re­sul­te ar­dua­men­te di­fí­cil de di­ge­rir, hay to­da­vía quie­nes de­fien­den lo que es in­sos­te­ni­ble: la far­sa ro­ja del si­glo XXI. Hay a quie­nes so­lo les fal­ta vo­ci­fe­rar que con su per­nil no se me­tan, tam­bién aque­llos que pa­tro­ci­nan con des­ca­ro su “en­chu­fe” pro­pio, del mis­mo mo­do po­de­mos en­con­trar los que de­fien­den sus in­tere­ses de cas­ta po­lí­ti­ca, así co­mo unos cuan­tos “co­me­flo­res” que se em­pe­ñan en apos­tar los re­za­gos de su in­ge­nuo can­dor, ¡que to­da­vía les que­da!, en la ru­le­ta cons­trui­da por el co­man­dan­te ga­lác­ti­co y hoy ope­ra­da por Go­fio­te.

Y la va­rio­pin­ta mues­tra es aún mu­cho más am­plia. Lle­ga­mos a un año en el que los va- lo­res, ex­pre­sión de esa aban­do­na­da da­ma lla­ma­da mo­ral, re­tum­ban en su si­len­cio. Lle­ga­mos a un año en que so­bran los que pa­re­cen te­ner pre­cio. Fi­gu­ro­nes que has­ta ha­ce po­co apa­re­cían des­po­tri­can­do con­tra el desas­tre y que aho­ra apa­re­cen en­sal­zan­do el diá­lo­go con los im­pre­sen­ta­bles y jus­ti­fi­can­do su co­que­teo con el ré­gi­men, mien­tras exigen si­len­cio a quie­nes osan en­ca­rar­lo. Y por ahí si­gue el ca­tá­lo­go de bi­cha­rra­cos de si­mi­lar voz y pe­la­je.

¿Qué nos trae­rá es­te nue­vo ci­clo que ape­nas co­mien­za? Vi­den­tes, ma­la­ba­ris­tas, cu­le­bre­ros, ta­ro­tis­tas, mi­ra­do­res de bo­las de cris­tal, ana­lis­tas, fu­nám­bu­los, en­cues­ta­do­res, es­ta­dís­ti­cos, ma­ro­me­ros, Edmundo y Se­gis­mun­do, lle­van días pro­cla­man­do sus au­gu­rios. Ai­res de cam­bio pro­fe­ti­zan va­rios de ellos; otro hay que afir­ma, con ai­re de al­qui­mis­ta con­su­ma­do, la in­mi­nen­cia del ini­cio del co­mien­zo de la con­su­ma­ción del pro­ce­so de trans­for­ma­ción; tam­po­co fal­ta quien re­ve­le, se­gún sus fuen­tes más con­fia­bles, el in­mi­nen­te desa­rro­llo de un só­li­do mo­vi­mien­to den­tro de las fi­las go­bier­ne­ras pa­ra el ad­ve­ni­mien­to de un cha­vis­mo sin Ma­du­ro; así co­mo hay los que ex­pli­can que es­te año chino, que es el del or­ni­to­rrin­co ma­ne­to, trae en­tre can­tos de ga­llos y ba­li­dos de ca­bra los mo­vi­mien­tos de una cu­le­bra que sa­cu­di­rán al país co­mo si de un mono se tra­ta­ra.

Pa­la­bras más, ri­tos me­nos, de­rro­che de ges­tos am­bi­guos de oro­pén­do­las des­orien­ta­das, to­do apun­ta a una pro­fun­da des­co­ne­xión de lo que el país y su gen­te quie­re, ne­ce­si­ta y an­he­la con lo que se em­pe­ña en dar­le la di­ri­gen­cia de am­bas ori­llas. Ro­jos y azu­les emu­lan a dos de los tres cé­le­bres mo­ni­tos: no quie­ren mi­rar, no les da la ga­na de oír. Pe­ro en lo que son ma­ni­fies­ta­men­te efi­ca­ces es en ha­blar de lo que se les an­to­ja al son que a ellos se les ocu­rre im­pro­vi­sar.

Tan­to va la ra­bia a la ca­lle que lle­ga el pun­to cuan­do na­da la cal­ma, han ju­ga­do con can­de­la y si­guen em­pe­ña­dos en ju­gue­tear con ella, no llo­ren co­mo ni­ños en pan­ta­le­tas cuan­do se que­men has­ta ser ce­ni­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.