Re­ca­len­ta­mien­to

El Nacional (ENV) - - OPINIÓN - DA­NI­LO ARBILLA

Co­mo que a ve­ces sur­ge la in­te­rro­gan­te so­bre qué con­tri­bu­ye más al ca­len­ta­mien­to glo­bal, si los ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro o la pro­li­fe­ra­ción de tweets de pri­me­ros man­da­ta­rios de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción y de can­di­da­tos en fu­ga. De­ci­di­da­men­te, los de Trump y los de Bol­so­na­ro, más los que apor­ta Cris­ti­na Kirch­ner, pro­du­cen un re­ca­len­ta­mien­to no­ti­cio­so que bor­dea el em­bo­ta­mien­to.

Es­te 2019 que aca­ba de co­men­zar, y que lo hi­zo na­da me­nos que con la asun­ción de Bol­so­na­ro (¿ha­brá que agre­gar to­das las­ve­ces“elul­tra­de­re­chis­ta”?), pro­me­te mu­cho ba­ru­llo y mu­cha con­fu­sión de­bi­do a que no se lle­gan a ex­pli­car y com­pren­der to­da­vía los va­ria­dos acon­te­ci­mien­tos po­lí­ti­cos re­cien­tes, en lo que in­ci­de, ade­más, el pe­so o la co­mo­di­dad de ma­ne­jar­se den­tro de lo “co­rrec­ta­men­te po­lí­ti­co ” que im­pi­de ver to­do el bos­que.

Mu­chos ex­per­tos, ana­lis­tas y aca­dé­mi­cos se mues­tran ex­tra­ña­dos por es­te vuel­co a la de­re­cha en el con­ti­nen­te y no ter­mi­nan de ex­pli­cár­se­lo, o qui­zás acep­tar­lo. Sin em­bar­go, no pa­re­ce muy com­pli­ca­do si uno mi­ra ha­cia atrás y acep­ta aque­llo de que a to­da ac­ción si­gue una reac­ción. Ese efec­to boo­me­rang que le mar­ca el rit­mo a los ci­clos po­lí­ti­cos.

Pa­só a prin­ci­pios de los se­ten­ta del si­glo pa­sa­do con el avan­ce de“laiz­quier­da”co­nA­llen­deen Chi­le, To­rres en Bo­li­via, Ve­las­co Al­va­ra­do en Pe­rú, Cal­de­ra en Venezuela, Fi­del Cas­tro en su me­jor mo­men­to y “me­tién­do­se” a gus­to y ga­na en asun­tos in­ter­nos de to­da Amé­ri­ca La­ti­na, Pe­rón des­de Ma­drid co­que­tean­do con en­tu­sias­mo con la iz­quier­da. En fin, pa­re­cía irre­fre­na­ble ese avan­ce, y, sin em­bar­go, en po­cos años la re­gión se pla­gó de dic­ta­du­ras mi­li­ta­res de signo con­tra­rio, de­ci­di­da­men­te an­ti­mar­xis­tas. Y pa­sa­ron los años y a los re­gí­me­nes mi­li­ta­res su­ce­die­ron las de­mo­cra­cias tra­di­cio­na­les que se de­fen­die­ron co­mo pu­die­ron –y de­ma­sia­das ve­ces pu­dien­do muy po­co–. Tras esa tran­si­ción apa­re­cie­ron los po­pu­lis­mos so­cia­lis­tas y pro­gre­sis­tas a los que les abrió las puer­tas de par en par la inac­ción de las de­mo­cra­cias tra­di­cio­na­les y les ayu­dó muy mu­cho el cre­ci­mien­to de los precios de los pro­duc­tos pri­ma­rios. Y pa­re­ce­ría co­mo que aho­ra se da otra vuel­ta de tuer­ca y al “pro­gre­sis­mo po­pu­lis­ta” lo des­pla­za una “de­re­cha” de di­fe­ren­tes gra­dos. Una de­re­cha me­dio in­de­ci­sa que no es no­ve­do­sa en Ar­gen­ti­na, otra de­re­cha no ver­gon­zan­te, or­de­na­da y es­ta­ble en Chi­le, un de­re­cha vo­ci­fe­ran­te en Es­ta­dos Uni­dos y ya una “ul­tra­de­re­cha” (¿es­tá bien así?) desafian­te en Bra­sil. Tam­bién es par­te de ese “vuel­co a la de­re­cha” lo que ocu­rre en Ni­ca­ra­gua y Venezuela, en don­de re­gí­me­nes de iz­quier­da muy apa­dri­na­dos por Cuba se man­tie­nen en el po­der a fuer­za de re­pre­sión, ig­no­ran­do cual­quier ti­po de nor­ma cons­ti­tu­cio­nal y des­co­no­cien­do y vio­lan­do de­re­chos ci­vi­les y hu­ma­nos. Y lo mis­mo, aun­que me­nos san­grien­to y con me­nos pa­los, lo de Bo­li­via, don­de Evo Mo­ra­les vuel­ve a bur­lar­se de la Cons­ti­tu­ción pa­ra se­guir en el po­der.

cues­tión es ha­cer hin­ca­pié en que Bol­so­na­ro es “el ul­tra­de­re­chis­ta”, mien­tras se pa­san por al­to otros he­chos har­to lla­ma­ti­vos e in­tere­san­tes pa­ra el aná­li­sis de es­ta re­ca­len­ta­da reali­dad, co­mo es el ca­so de que en Ar­gen­ti­na –un país gran­de tam­bién– Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner ten­ga mu­chas po­si­bi­li­da­des de vol­ver a ser pre­si­den­te. Es­to es, que ga­ne las elec­cio­nes de fi­nes de es­te año. Mar­ca­ría un ci­clo muy cor­to pa­ra la “de­re­cha in­de­ci­sa” de Mau­ri­cio Ma­cri, y al tiem­po un he­cho bien di­fí­cil de des­en­tra­ñar: la elec­ción de una can­di­da­ta acu­sa­da y con mu­cho fun­da­men­to de ser la je­fa de una aso­cia­ción ilí­ci­ta pa­ra de­lin­quir, en­tre otras co­sas, ade­más de trai­ción a la pa­tria. Y en es­te ca­so, y si­guien­do el mé­to­do uti­li­za­do pa­ra Bol­so­na­ro –el ul­tra­de­re­chis­ta– co­mo ha­bría que in­for­mar, la “pro­gre­sis­ta la­dro­na” pre­si­den­te o la “trai­do­ra” man­da­ta­ria “pro­gre­sis­ta”.

To­do pue­de su­ce­der en el mar­co de es­te ace­le­ra­mien­to de los ci­clos y el re­ca­len­ta­mien­to glo­bal de la gen­te alen­ta­do por las re­des que ad­mi­te me­nos de­mo­ras que el ca­len­ta­mien­to de la Tie­rra.

Que Lu­la, tam­bién pre­so por co­rrup­to, no pier­da las es­pe­ran­zas: en cual­quier mo­men­to vuel­ve a la Pre­si­den­cia de Bra­sil.

>>Y pa­sa­ron los años y a los re­gí­me­nes mi­li­ta­res su­ce­die­ron las de­mo­cra­cias tra­di­cio­na­les que se de­fen­die­ron co­mo pu­die­ron

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.