Epi­fa­nía de Ni­co­lás el se­gun­dón

El Nacional (ENV) - - OPINIÓN - RAÚL FUEN­TES rfuen­[email protected]

No sa­be­mos cuán­do co­men­zó el hom­bre a me­dir el tiem­po. De­be ha­ber te­ni­do con­cien­cia de su pa­so en fun­ción del mo­vi­mien­to de los as­tros, las va­ria­cio­nes cli­má­ti­cas y los lap­sos en­tre la sa­tis­fac­ción de sus ape­ti­tos. La ne­ce­si­dad de sis­te­ma­ti­zar su dis­cu­rrir se­gu­ra­men­te es­té vin­cu­la­da al ejer­ci­cio del po­der po­lí­ti­co, mi­li­tar o re­li­gio­so: pla­ni­fi­car una ofen­si­va gue­rre­ra, ideo­ló­gi­ca o evan­ge­li­za­do­ra pos­tu­la, ade­más de una es­tra­te­gia, el di­se­ño de un cro­no­gra­ma pa­ra su ins­tru­men­ta­ción. Mas el acon­te­cer hu­mano no es ni ha si­do asen­ta­do en un so­lo re­gis­tro cro­no­ló­gi­co: se sa­be de ca­len­da­rios an­ti­quí­si­mos –el per­sa y el ma­ya, por ejem­plo–, no por vie­jos im­pre­ci­sos; o re­vo­lu­cio­na­rios, co­mo el re­pu­bli­cano fran­cés con sus me­ses de bu­có­li­ca de­no­mi­na­ción, evo­ca­do­res de fe­nó­me­nos na­tu­ra­les y fae­nas cam­pes­tres; tam­bién hay no­ti­cias de un ca­len­da­rio pa­ta­fí­si­co per­pe­tuo y otro, qui­mé­ri­co y ex­pe­ri­men­tal, en bus­ca –¿del tiem­po per­di­do?, ¡no!– de re­me­diar la co­je­ra de fe­bre­ro y nor­ma­li­zar los me­ses fi­jan­do en 30 días la du­ra­ción de ca­da uno y en 360 la del año, car­gán­do­se los pi­cos del bi­sies­to y des­ti­nan­do 5 jor­na­das de ña­pa a un pro­lon­ga­do asue­to pla­ne­ta­rio; así, el mun­do en­te­ro po­dría em­pa­rran­dar­se al uní­sono. Se­gún el ca­len­da­rio chino aún no con­clu­ye el año del pe­rro, y el del cer­do co­men­za­rá el pró­xi­mo 5 de fe­bre­ro. De­bió apro­ve­char el Sr. Ma­du­ro la re­la­ción de de­pen­den­cia de su go­bierno con el dra­gón amarillo pa­ra ave­ri­guar có­mo me­ter car­ne ca­ni­na por car­ne por­ci­na.

Quie­nes ha­bi­ta­mos en el Oc­ci­den­te cris­tiano vi­vi­mos de acuer­do con las ca­len­da­ri­za­cio­nes de un dic­ta­dor y un Pa­pa. Cé­sar mo­di­fi­có el al­ma­na­que ro­mano pa­ra sin­cro­ni­zar­lo con la tra­yec­to­ria so­lar, dan­do ori­gen al ca­len­da­rio ju­liano: pe­ro, en la rec­ta fi­nal del si­glo XVI, cuan­do la Igle­sia re­cla­ma­ba lo su­yo y no lo del em­pe­ra­dor, “Gre­go­rio XII, acon­se­ja­do por los as­tró­no­mos, dis­pu­so, me­dian­te la bu­la In­ter gra­vis­si­mas, que el jue­ves 4 de oc­tu­bre de 1582 fue­se in­me­dia­ta­men­te se­gui­do del vier­nes 15 del mis­mo mes pa­ra com­pen­sar la di­fe­ren­cia acu­mu­la­da a lo lar­go de si­glos en­tre el ca­len­da­rio ju­liano y las efe­mé­ri­des as­tro­nó­mi­cas”. Se es­fu­ma­ron 11 días y na­die los echó de me­nos.

El exor­dio, aca­so te­dio­so, se nos an­to­jó in­dis­pen­sa­ble a fin de en­ten­der que un cam­bio de anua­rio no im­pli­ca un cam­bio de es­ce­na­rio. “Es­te es el año del vo­la­pié”, di­jo un pre­si­den­te en­ten­di­do en tau­ro­ma­quia, al re­fe­rir­se a me­di­das di­ri­gi­das a en­de­re­zar el cur­so de su ad­mi­nis­tra­ción. Ame­na­zó con jo­ro­po y, por ello, acon­se­jó cal­zar al­par­ga­tas. La pre­sa­gia­da es­to­ca­da nun­ca se pro­du­jo y nos que­da­mos con los pan­ta­lo­nes arre­man­ga­dos, pues, tam­po­co jo­ro­pea­mos. Trae­mos a co­la­ción al cul­to y re­fra­ne­ro Luis He­rre­ra por­que, en cues­tio­nes so­cia­les, po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas, los pro­nós­ti­cos sue­len que­dar­se cor­tos. Ya to­da suer­te de ana­lis­tas y di­le­tan­tes han ade­lan­ta­do opi­nio­nes res­pec­to al por­ve­nir in­me­dia­to: sus va­ti­ci­nios son de co­ger pal­co. Si las pre­dic­cio­nes no fa­llan por de­fec­to, 2019 se­rá, en com­pa­ra­ción con 2018 – año de ham­bre, éxo­do, 20.000 muer­tes vio­len­tas e im­pu­nes, eje­cu­cio­nes su­ma­ria­les (Os­car Pé­rez y sus hom­bres) y ase­si­na­tos de pre­sos po­lí­ti­cos (Fer­nan­do Al­bán) e in­dí­ge­nas por ha­cer uso de su de­re­cho de ex­plo­tar las ri­que­zas de su sue­lo (Charly Pe­ña­lo­za)–, un año con­vul­so e in­no­mi­na­ble. La pa­cien­cia tie­ne un lí­mi­te y no po­de­mos des­car­tar un te­rre­mo­to so­cial de con­se­cuen­cias inima­gi­na­bles. En­ton­ces, qui­zá po­da­mos bau­ti­zar­lo año de la li­be­ra­ción e ins­cri­bir­lo en la his­to­ria co­mo el nú­me­ro “1” de la nue­va era de­mo­crá­ti­ca.

Un tri­lla­do chis­te cu­bano atri­bu­ye al op­ti­mis­mo ha­ba­ne­ro la cru­da fra­se “es­te año co­me­re­mos mier­da”, y a los pe­si­mis­tas la no me­nos cru­da y rea­lis­ta “no al­can­za­rá pa­ra to­dos”. El grue­so hu­mor de la re­sig­na­ción an­ti­lla­na no es ajeno a Ve­ne­zue­la; sin em­bar­go, in­de­pen­dien­te­men­te de lo de­ci­di­do ayer por la Asam­blea Na­cio­nal, hay ra­zo­nes pa­ra pen­sar en otra di­rec­ción. En­tre ellas, la po­si­ción de la Igle­sia, las uni­ver­si­da­des au­tó­no­mas y las aca­de­mias.

Los obis­pos han ma­ni­fes­ta­do reite­ra­da­men­te su preo­cu­pa­ción por los des­ma­nes del go­bierno y la des­aten­ción de es­te al cla­mor po­pu­lar por asis­ten­cia ali­men­ta­ria y ayu­da hu­ma­ni­ta­ria en ma­te­ria de sa­lud, des­aten­ción que ha pro­vo­ca­do la fu­ga ma­si­va y apre­su­ra­da de mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos de es- te re­duc­to mi­li­tar sus­ti­tu­to de la Re­pú­bli­ca ci­vil en ex­tin­ción. Las uni­ver­si­da­des y aca­de­mias se han mo­vi­do en igual sen­ti­do, asu­mien­do la ta­rea de ge­ne­rar ideas orien­ta­das a for­ta­le­cer li­de­raz­gos en cier­nes, co­nec­tán­do­los con la ciu­da­da­nía. Tal de­be ser el pa­pel de quie­nes tie­nen la fa­cul­tad de pen­sar cons­truc­ti­va­men­te y de di­fun­dir sus ideas. En 1957, un gru­po de in­te­lec­tua­les en­ca­be­za­dos por Ma­riano Pi­cón Sa­las pu­so a cir­cu­lar un ma­ni­fies­to con­tra la dic­ta­du­ra de Pé­rez Ji­mé­nez, po­nien­do de bul­to el opro­bio del ré­gi­men. Su im­pac­to fue de­ter­mi­nan­te en la de­fi­ni­ción de ac­cio­nes orien­ta­das a de­rro­car la ti­ra­nía. Aho­ra, pro­fe­so­res de la Fa­cul­tad de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad Cen­tral de Ve­ne­zue­la –¡U!¡U!¡UCV!– ha­cen pú­bli­co un pro­nun­cia­mien­to –10 de enero: el des­po­tis­mo apun­ta a la di­so­lu­ción de la Re­pú­bli­ca– que es tan­to una ho­ja de ru­ta “con­tra la dic­ta­du­ra y por la li­ber­tad”, cuan­to una ex­hor­ta­ción al “res­ca­te del al­ma na­cio­nal”. Y hay más. Los pro­mo­to­res del Fren­te Am­plio Ve­ne­zue­la Li­bre han ve­ni­do con­so­li­dan­do una es­truc­tu­ra or­ga­ni­za­ti­va a es­ca­la de una nue­va opo­si­ción con ba­se en un “pro­gra­ma pa­ra el día des­pués”; un plan de ac­ción in­dis­pen­sa­ble en res­pues­ta al inevi­ta­ble ¿qué ha­cer? sus­ci­ta­do por un even­tual va­cío de po­der. Em­pe­ro, hoy, al con­me­mo­rar la Epi­fa­nía del Se­ñor, pien­so en el sá­ba­do ve­ni­de­ro, cuan­do, en pre­sen­cia de los re­yes bru­jos de Bo­li­via, Cu­ba y Ni­ca­ra­gua, y em­ba­ja­do­res de Ru­sia, Chi­na, Irán y Tur­quía, ten­drá lu­gar una epi­fa­nía más pro­fa­na, la de Ni­co­lás (Ma)du­ro de tum­bar, quien da­ta­rá el ini­cio de su se­gun­da usur­pa­ción el año XX del ca­len­da­rio ro­jo. Es bueno sa­ber qué ha­re­mos el día des­pués de su de­po­si­ción… pe­ro ¿y an­tes?

>>De­bió apro­ve­char el Sr. Ma­du­ro la re­la­ción de de­pen­den­cia de su go­bierno con el dra­gón amarillo pa­ra ave­ri­guar có­mo me­ter car­ne ca­ni­na por car­ne por­ci­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.