Zbig­niew Her­bert, el en­sa­yis­ta

El Nacional (ENV) - - SIETE DÍAS - NEL­SON RI­VE­RA

Una poé­ti­ca de via­je­ro: “So­lo va­len la pe­na las ciu­da­des en las que uno se pue­de per­der. En Sie­na se pue­de des­apa­re­cer co­mo una agu­ja en un pa­jar”. Ese des­apa­re­cer del que ha­bla Zbig­niew Her­bert no se li­mi­ta al ex­tra­vío, al ries­go que asu­me el ver­da­de­ro pa­sean­te: per­der­se quie­re de­cir tras­pa­sar las fa­cha­das. De­jar atrás lo ob­vio. En las vie­jas ciu­da­des co­mo Sie­na –su his­to­ria se re­mon­ta has­ta los tiem­pos etrus­cos, al­re­de­dor del año 900 a.C.– al via­je­ro lo ace­cha otra po­si­bi­li­dad: pa­ra ha­cer­se de la ciu­dad, pa­ra co­no­cer­la y apro­piar­se de ella, hay que in­gre­sar a sus tiem­pos, abrir­se pa­so en­tre los plie­gues don­de el pa­sa­do ocul­ta sus re­la­tos, sus ho­rro­res y ma­ra­vi­llas. “Sie­na” for­ma par­te de la co­lec­ción de en­sa­yos Un bár­ba­ro en el jar­dín.

Sie­na se ha in­ven­ta­do un ori­gen mí­ti­co: se­ría la obra de Se­nius, hi­jo de Re­mo, que hu­yó de la ira de su tío Ró­mu­lo y fun­dó la ciu­dad. Her­bert nos con­du­ce a prin­ci­pios del si­glo XII. Nos re­cuer­da un mo­men­to pri­mor­dial de la ciu­dad, cuan­do Sie­na de­be es­co­ger en­tre in­de­pen­di­zar­se o so­me­ter­se al po­der de Flo­ren­cia. En sep­tiem­bre de 1260, el ejér­ci­to flo­ren­tino es aplas­ta­do por el pun­do­nor de Sie­na. Más ade­lan­te, la pes­te arra­sa a la ciu­dad, que pier­de tres cuar­tas par­tes de sus ha­bi­tan­tes.

Por los ve­ri­cue­tos de la his­to­ria y de la ar­qui­tec­tu­ra, Her­bert se acer­ca a los pin­to­res del Quat­tro­cen­to y has­ta dos si­glos atrás, al Duo­cen­to sie­nés. En el de­ba­te –fi­nal­men­te sin sen­ti­do– so­bre quién tie­ne el pri­vi­le­gio de ha­ber te­ni­do el me­dio ar­tís­ti­co más an­ti­guo, si Flo­ren­cia o Sie­na, el poe­ta des­mien­te a Va­sa­ri y se­ña­la: en Sie­na se ha des­cu­bier­to una pin­tu­ra de 1215.

En los pin­to­res co­mo Si­mo­ne Mar­ti­ni, Duc­cio o Am­bro­gio Lor­ten­zet­ti, es­tán los re­la­tos que de­ve­lan los se­cre­tos de Sie­na. Her­bert se re­be­la en con­tra de la com­pa­ra­ción que se ha he­cho de Duc­cio fren­te a Giot­to. “Duc­cio no es de los ar­tis­tas que rea­li­zan bri­llan­tes des­cu­bri­mien­tos. Su vir­tud fue crear una nue­va sín­te­sis (…). No es, co­mo Giot­to, un des­cu­bri­dor de nue­vas tie­rras, sino un ex­plo­ra­dor de is­las hun­di­das”. En Duc­cio, el neo­he­le­nis­mo bi­zan­tino y el gó­ti­co se en­cuen­tran y en­ri­que­cen.

Her­bert se pre­gun­ta por la hue­lla que de­ja­ron al mun­do. Sie­na, co­mo otras ciu­da­des en Eu­ro­pa, es tam­bién el re­sul­ta­do de las ín­fu­las y las lu­chas en­tre los po­de­ro­sos. Ca­da lu­gar es un al­ma­cén inago­ta­ble de his­to­rias de mi­li­ta­res, aris­tó­cra­tas, sa­cer­do­tes y san­tos (o san­tas co­mo Ca­ta­li­na de Sie­na). Pe­ro tam­bién, ca­da lu­gar es el mo­men­to de re­po­sar y to­mar una co­pa: un chian­ti, obra del pro­pie­ta­rio de una trat­to­ria. “Di­ce que su fa­mi­lia po­see esos vi­ñe­dos des­de ha­ce cua­tro­cien­tos años y que es el me­jor chian­ti de Sie­na. Des­de de­trás del mos­tra­dor ob­ser­va qué ha­go con ese va­lio­so lí­qui­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.