Con­se­jos de Mon­tes­quieu

El Nacional (ENV) - - SIETE DÍAS - ELÍAS PINO ITURRIETA

Mon­tes­quieu es­cri­bió El es­pí­ri­tu de las le­yes en 1748, una obra que man­tie­ne vi­gen­cia has­ta lí­mi­tes in­sos­pe­cha­dos, por­que ha in­flui­do con sus pro­pues­tas a tra­vés de las épo­cas o por­que ellas es­tán en la es­pe­ra de to­car tie­rra. Pla­neó una so­lu­ción pa­ra el ata­que del des­po­tis­mo de los go­bier­nos que lle­ga has­ta nues­tros días, no so­lo por­que pre­ten­dió, se­gún las ten­den­cias de la do­mi­nan­te Ilus­tra­ción, re­ce­tas de orien­ta­ción uni­ver­sal a tra­vés de las cua­les se de­mos­tra­ran los atri­bu­tos de la dio­sa Ra­zón, sino tam­bién por­que el exa­men de las so­cie­da­des que co­no­ció en su tiem­po, dis­tin­tas a la fran­ce­sa de su ori­gen, abrían an­cha puer­ta a lec­cio­nes que po­dían te­ner ge­ne­ral acep­ta­ción des­de la pers­pec­ti­va de uno de los mo­vi­mien­tos de ma­yor tras­cen­den­cia en el mun­do mo­derno, des­de en­ton­ces y has­ta la ac­tua­li­dad: el li­be­ra­lis­mo. De allí el pre­do­mi­nio de una vo­ca­ción prác­ti­ca, de una apli­ca­ción de la teo­ría a los he­chos con­cre­tos, o de una doc­tri­na na­ci­da de ta­les he­chos, ca­paz de re­sis­tir el pa­so del tiem­po.

Se sa­be que el apor­te fun­da­men­tal de su obra ra­di­ca en la pro­pues­ta de la di­vi­sión de los po­de­res pú­bli­cos, acep­ta­da pro­gre­si­va­men­te por las for­mas de ad­mi­nis­tra­ción que se van im­po­nien­do en ade­lan­te, cuan­do se mul­ti­pli­can los ata­ques con­tra el ab­so­lu­tis­mo, es­pe­cial­men­te des­de fi­na­les del si­glo XVIII y has­ta hoy: mo­nar­quías cons­ti­tu­cio­na­les, de­mo­cra­cias li­be­ra­les o re­la­ti­va­men­te li­be­ra­les, por ejem­plo. La fór­mu­la se pue­de re­su­mir en el si­guien­te frag­men­to: “Cuan­do en la mis­ma per­so­na o en el mis­mo cuer­po de ma­gis­tra­tu­ra es­tá el Po­der Le­gis­la­ti­vo uni­do al Po­der Eje­cu­ti­vo, no hay li­ber­tad; por­que se pue­de te­mer que el mis­mo in­di­vi­duo o el mis­mo Se­na­do ha­ga le­yes ti­rá­ni­cas pa­ra eje­cu­tar­las ti­rá­ni­ca­men­te. No hay tam­po­co li­ber­tad si el po­der de juz­gar no es­tá se­pa­ra­do del Po­der Le­gis­la­ti­vo y del Eje­cu­ti­vo”. Es­ta­mos an­te la esen­cia de una cons­ti­tu­ción ideal, de una pro­pues­ta orien­ta­da a la pro­tec­ción de los de­re­chos de los miem­bros de las so­cie­da­des que, si no ha lo­gra­do pleno es­ta­ble­ci­mien­to por las ma­ne­ras que ha te­ni­do el des­po­tis­mo de per­ma­ne­cer des­car­na­do o em­bo­za­do, con­ti­núa co­mo pa­ra­dig­ma digno de apli­ca­ción.

epi­noi­tu­rrie­[email protected]­cio­nal.com

Pe­ro hay un as­pec­to esen­cial es­con­di­do tras el im­po­nen­te ré­ci­pe, de­ter­mi­nan­te co­mo sos­tén de lo que pue­de que­dar co­mo ci­vi­li­za­da qui­me­ra si no se con­si­de­ra a ca­ba­li­dad: el equi­li­brio de las po­tes­ta­des no de­pen­de de lo que un pen­sa­dor pro­pon­ga des­de su cá­te­dra de ci­vi­li­dad ni de lo que se es­cri­ba de bue­na fe en los có­di­gos, sino de la for­ta­le­za que dis­tin­ga a ca­da una de ellas has­ta con­ver­tir­la en po­si­bi­li­dad efec­ti­va de con­tra­pe­so, en freno con­cre­to de la au­to­ri­dad que com­pi­te con ella en la cum­bre de la so­cie­dad. Un po­der va­cío no pue­de con­te­ner a los otros. Un po­der re­quie­re ne­ce­sa­ria­men­te de la in­fluen­cia irre­ba­ti­ble que de­be te­ner en un con­glo­me­ra­do de­ter­mi­na­do. Pe­se a las ideas que lo re­co­mien­dan y jus­ti­fi­can, ne­ce­si­ta la po­se­sión y la ex­hi­bi­ción de una for­ta­le­za susceptibl­e de con­ver­tir­lo no so­lo en res­pe­ta­do, sino tam­bién en te­mi­do. Ca­da po­der, es­pe­cial­men­te ca­da uno de los que com­pi­te con el Eje­cu­ti­vo, más re­ve­ren­cia­do y acos­tum­bra­do al man­do des­de el na­ci­mien­to de los Es­ta­dos na­cio­na­les de Eu­ro­pa, de­be con­tar con un so­por­te so­cial que le per­mi­ta un de­sen­vol­vi­mien­to sin ata­du­ras as­fi­xian­tes. De lo con­tra­rio, so­lo se­rá la re­pre­sen­ta­ción ino­cua de una for­ma­li­dad, un ac­ce­so­rio sin con­se­cuen­cias en la vi­da de su con­torno.

El víncu­lo en­tre las in­fluen­cias que de­ter­mi­nan la mar­cha de la ad­mi­nis­tra­ción de la co­ti­dia­ni­dad y la au­to­ri­dad de quie­nes la ma­ne­jan se ex­pre­sa en­ton­ces en las Car­tas in­gle­sas de Vol­tai­re y en los En­sa­yos so­bre

el go­bierno ci­vil de Loc­ke, si­lla­res del pen­sa­mien­to li­be­ral e in­ter­pre­ta­cio­nes que pu­die­ron in­fluir en Mon­tes­quieu pa­ra in­sis­tir en la ne­ce­si­dad de ma­gis­tra­dos, dipu­tados, re­pre­sen­tan­tes y jue­ces sos­te­ni­dos en sus ne­xos con la co­lec­ti­vi­dad, y de­pen­dien­tes ne­ce­sa­ria­men­te de la au­to­ri­dad que pue­dan im­po­ner en tér­mi­nos con­cre­tos so­bre ella. Bien por el pres­ti­gio ad­qui­ri­do en el ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes, bien por la po­se­sión de he­rra­mien­tas pa­ra im­po­ner­se fren­te a los ad­mi­nis­tra­dos so­lo cum­plen su tra­ba­jo de li­qui­da­ción de he­ge­mo­nías odio­sas cuan­do son res­pe­ta­dos y res­pal­da­dos por la so­cie­dad de­bi­do a la uti­li­dad del pa­pel que re­pre­sen­tan. Pa­ra que lo es­cri­to no sea va­na eru­di­ción, su­gie­ro que lo re­la­cio­nen, res­pe­ta­dos lec­to­res, con el tran­ce que pa­sa la Asam­blea Na­cio­nal an­te el con­ti­nuis­mo de la dic­ta­du­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.