“El Eje­cu­ti­vo des­tru­yó el fi­dei­co­mi­so de las pres­ta­cio­nes so­cia­les”

La re­con­ver­sión mo­ne­ta­ria y la hi­per­in­fla­ción ful­mi­na­ron la ca­pa­ci­dad de aho­rro y el pa­tri­mo­nio de los tra­ba­ja­do­res, lo que echa por tie­rra de­re­chos ob­te­ni­dos lue­go de lar­gas lu­chas, di­je­ron ex­per­tos

El Nacional (ENV) - - PORTADA - ANA DÍAZ »[email protected]­cio­nal.com

El pa­go de los in­tere­ses que los tra­ba­ja­do­res es­pe­ra­ban en enero pa­ra cu­brir sus gas­tos has­ta co­brar la pri­me­ra quin­ce­na del sa­la­rio del nue­vo año es prác­ti­ca­men­te ce­ro. “Des­pués de 25 años de ser­vi­cio, un em­plea­do pú­bli­co no com­pra aho­ra un pan cam­pe­sino con las pres­ta­cio­nes so­cia­les y mu­cho me­nos con el fi­dei­co­mi­so ge­ne­ra­dos en 6 me­ses, cu­yo pa­go equi­va­le a 4,68 bo­lí­va­res”, ase­gu­ró Marlene Si­fon­tes, coor­di­na­do­ra del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Par­ques.

El pa­go de los in­tere­ses del fi­dei­co­mi­so de las pres­ta­cio­nes so­cia­les que los tra­ba­ja­do­res es­pe­ra­ban en enero pa­ra re­sol­ver sus gas­tos has­ta co­brar la pri­me­ra quin­ce­na del sa­la­rio del nue­vo año se con­vir­tió en sal y agua. “Des­pués de 25 años de ser­vi­cio un em­plea­do pú­bli­co no com­pra aho­ra con las pres­ta­cio­nes so­cia­les ni un pan cam­pe­sino y mu­cho me­nos con los in­tere­ses ge­ne­ra­dos en 6 me­ses, cu­yo pa­go equi­va­le a 4,68 bo­lí­va­res”, ase­gu­ró Marlene Si­fon­tes, coor­di­na­do­ra del Fren­te Au­tó­no­mo de De­fen­sa del Em­pleo, el Sa­la­rio y el Sin­di­ca­to y di­ri­gen­te del sin­di­ca­to del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Par­ques.

Re­cor­dó que his­tó­ri­ca­men­te y en mu­chas oca­sio­nes el fi­dei­co­mi­so se uti­li­za­ba pa­ra can­ce­lar un tra­ta­mien­to mé­di­co o el co­le­gio de los hi­jos. “El go­bierno que se di­ce obre­ris­ta con su pa­que­te eco­nó­mi­co des­tru­yó to­das las con­quis­tas so­cia­les de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Le ro­bó sin pis­to­la sus de­re­chos”, aña­dió.

Mar­cos Mo­ra­les, ase­sor la­bo­ral y pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Me­tro­po­li­ta­na, se­ña­ló que las pres­ta­cio­nes se de­pre­cia­ron sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te du­ran­te el go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro, pe­ro de ma­ne­ra más dra­má­ti­ca en 2018 con lo que lle­vó su va­lor a prác­ti­ca­men­te ce­ro.

Des­ta­có que el pro­ce­so hi­per­in­fla­cio­na­rio de los úl­ti­mos dos años re­pre­sen­ta un du­ro gol­pe pa­ra los sa­la­rios y por en­de pa­ra las pres­ta­cio­nes. Anotó que has­ta 1998 las pres­ta­cio­nes sig­ni­fi­ca­ban mon­tos im­por­tan­tes, los cua­les per­mi­tían al tra­ba­ja­dor com­prar un ca­rro, via­jar, re­pa­rar o ter­mi­nar de pa­gar la hi­po­te­ca de una vi­vien­da, en­tre otros ac­ce­sos a bie­nes y ser­vi­cios.

La Ley Or­gá­ni­ca del Tra­ba­jo es­ta­ble­ce que el em­plea­dor pa­ga­rá 5 días de sa­la­rio al mes por pres­ta­cio­nes so­cia­les, que se de­po­si­ta­rá en el fi­dei­co­mi­so. El tra­ba­ja­dor po­drá, dos ve­ces al año, ha­cer re­ti­ros par­cia­les de su di­ne­ro o co­brar (en ene- ro y ju­lio) de ca­da año los in­tere­ses de­ven­ga­dos con­for­me al sa­la­rio pro­me­dio de los úl­ti­mos 5 años.

Sin em­bar­go, el ex­per­to afir­mó que el es­fuer­zo de años de tra­ba­jo se tra­du­ce en una pres­ta­ción di­ne­ra­ria ín­fi­ma co­mo con­se­cuen­cia de las ma­las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas del go­bierno y más aún en 2018, con la re­con­ver­sión mo­ne­ta­ria del 20 de agos­to y con una hi­per­in­fla­ción re­cru­de­ci­da.

“An­tes, un pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio per­ci­bía por pres­ta­cio­nes so­cia­les y lue­go de 20 años de ser­vi­cio una li­qui­da­ción de 100.000 dó­la­res hoy no lle­ga a 10 dó­la­res”, re­fi­rió Mo­ra­les. No obs­tan­te, ex­pli­có que mu­chos tra­ba­ja­do­res ga­nan so­lo sa­la­rio mí­ni­mo o un po­co más por lo que el pa­go de un año de pres­ta­cio­nes –equi­va­len­te a 60 días de suel­do– es de un bo­lí­var a par­tir de la re­con­ver­sión mo­ne­ta­ria.

Por ello, el ase­sor la­bo­ral re­co­mien­da a las em­pre­sas li­qui­dar men­sual­men­te a los tra­ba­ja­do­res pa­ra pro­te­ger el va­lor de sus ha­be­res en los fi­dei­co­mi­sos.

Jo­sé Elías To­rres, se­cre­ta­rio ge­ne­ral en­car­ga­do de la Con­fe­de­ra­ción de Tra­ba­ja­do­res de Ve­ne­zue­la, con­si­de­ró que el des­or­den eco­nó­mi­co del go­bierno des­va­lo­ri­zó de for­ma ace­le­ra­da las pres­ta­cio­nes de­po­si­ta­das en los fi­dei­co­mi­sos.

El di­rec­ti­vo de la CTV ad­vir­tió que la si­tua­ción se com­pli­ca por­que a la fe­cha el go­bierno aún no ha pu­bli­ca­do en Ga­ce­ta Ofi­cial el de­cre­to del au­men­to del sa­la­rio mí­ni­mo de 1.800 a 4.500 bo­lí­va­res men­sua­les a par­tir del pri­me­ro de di­ciem­bre, lo cual di­fi­cul­ta el cálcu­lo de las pres­ta­cio­nes y los in­tere­ses de­ven­ga­dos.

To­rres re­cor­dó que du­ran­te el go­bierno de Ma­du­ro y más “des­de 2015, los tra­ba­ja­do­res in­cre­men­ta­ron la fre­cuen­cia y los mon­tos de los re­ti­ros de su di­ne­ro por pres­ta­cio­nes so­cia­les y ca­jas de aho­rro, fun­da­men­tal­men­te pa­ra com­prar co­mi­da”.

Si­fon­tes in­sis­tió en que el ar­tícu­lo 89 de la Cons­ti­tu­ción ga­ran­ti­za la pro­gre­si­vi­dad de los de­re­chos la­bo­ra­les, por lo cual to­da ac­ción eje­cu­ta­da por el pa­trón que al­te­re la in­tan­gi­bi­li­dad y pro­gre­si­vi­dad de esos de­re­chos es nu­la.

Re­cal­có que “los tra­ba­ja­do­res se­gui­rán ejer­cien­do to­das las ac­cio­nes (pro­tes­tas y ma­ni­fes­ta­cio­nes de ca­lle) pa­ra que se res­ta­blez­ca el Es­ta­do de De­re­cho y la jus­ti­cia en ma­te­ria la­bo­ral”.

An­tes, un pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio con 20 años de ser­vi­cio per­ci­bía por pres­ta­cio­nes so­cia­les una li­qui­da­ción de 100.000 dó­la­res, hoy no lle­ga a 10 dó­la­res”

Mar­cos Mo­ra­les, ase­sor la­bo­ral

WI­LLIAM DU­MONT/AR­CHI­VO

Pres­ta­cio­nes so­cia­les de los tra­ba­ja­do­res se di­lu­ye­ron en el go­bierno de Ma­du­ro, coin­ci­die­ron ex­per­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.