Las re­ve­la­cio­nes del “ex­prés” Zer­pa

El Nacional (ENV) - - PORTADA - Ra­món Es­co­var León

Las de­cla­ra­cio­nes del ma­gis­tra­do ex­prés Ch­ris­tian Zer­pa evi­den­cian la gra­ve­dad del sis­te­ma ju­di­cial de la re­vo­lu­ción bo­li­va­ria­na. Sus afir­ma­cio­nes son su­fi­cien­tes pa­ra de­jar sin efec­to las sen­ten­cias que sus­cri­bió Zer­pa, co­mo la de­ci­sión so­bre las im­pug­na­cio­nes con­tra los dipu­tados de Ama­zo­nas, con la cual la Sa­la Elec­to­ral del TSJ le arre­ba­tó a la opo­si­ción la ma­yo­ría ca­li­fi­ca­da en la Asam­blea Na­cio­nal e im­pi­dió el ejer­ci­cio de la re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca. Es­ta de­ci­sión le per­mi­tió a la Sa­la Cons­ti­tu­cio­nal de­cla­rar el “desaca­to” de la AN, lo que ha si­do el fun­da­men­to pa­ra despojarla de sus fa­cul­ta­des cons­ti­tu­cio­na­les.

Va­le la pe­na re­cor­dar que en di­ciem­bre de 2015, lue­go del triun­fo elec­to­ral de la opo­si­ción, el Par­la­men­to sa­lien­te de­sig­nó apre­su­ra­da­men­te a los lla­ma­dos ma­gis­tra­dos “ex­prés”: ele­gi­dos por su in­con­di­cio­na­li­dad con el cha­vis­mo. Es­te pro­ce­so sig­ni­fi­có el anun­cio de lo que ven­dría des­pués: una ca­de­na de sen­ten­cias com­pla­cien­tes con los in­tere­ses del pro­yec­to re­vo­lu­cio­na­rio pa­ra bur­lar los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias.

La con­di­ción de ma­gis­tra­do del TSJ re­quie­re del cum­pli­mien­to de una se­rie de re­qui­si­tos pre­vis­tos en el ar­tícu­lo 263 de la Cons­ti­tu­ción. En­tre ellos des­ta­ca “ha­ber ejer­ci­do la abo­ga­cía du­ran­te un mí­ni­mo de quin­ce años y te­ner tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio de pos­gra­do en ma­te­ria ju­rí­di­ca”; ha­ber si­do pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio por un tiem­po no in­fe­rior a quin­ce años y te­ner la ca­te­go­ría de ti­tu­lar; o juez su­pe­rior en la es­pe­cia­li­dad de la ma­te­ria de la sa­la pa­ra la cual se pos­tu­la, amén de que se exi­ge dis­fru­tar de pres­ti­gio “en el desem­pe­ño de sus fun­cio­nes”.

Ade­más de las exi­gen­cias cons­ti­tu­cio­na­les, hay un pro­ce­di­mien­to que cum­plir con unas eta­pas que res­pe­tar y unas nor­mas ju­rí­di­cas de in­sos­la­ya­ble aca­ta­mien­to. En­tre las vio­la­cio­nes

que co­me­tió la Asam­blea Na­cio­nal sa­lien­te en di­ciem­bre de 2015 en re­la­ción con el pro­ce­di­mien­to pre­vis­to en la Cons­ti­tu­ción, en la Ley or­gá­ni­ca del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia,

en el Re­gla­men­to del Co­mi­té de Pos­tu­la­cio­nes y en el Re­gla­men­to In­te­rior y de De­ba­tes de la Asam­blea Na­cio­nal des­ta­can la ex­tem­po­ra­nei­dad de la con­vo­ca­to­ria, la au­sen­cia de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, la no sus­tan­cia­ción de las im­pug­na­cio­nes rea­li­za­das por la so­cie­dad ci­vil y que no se in­for­mó so­bre el ba­re­mo pa­ra la pre­se­lec­ción. Es­tas in­frac­cio­nes vi­cia­ron la elec­ción de los ma­gis­tra­dos ex­prés ele­gi­dos por la re­vo­lu­ción en di­ciem­bre de 2015.

Pa­ra de­mos­trar las in­frac­cio­nes co­me­ti­das al mo­men­to de ele­gir a Zer­pa, hoy di­si­den­te del ma­du­ris­mo, hay dos que me­re­cen

co­men­ta­rio. En pri­mer lu­gar, te­ne­mos que el ar­tícu­lo 256 de la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal prohí­be a los fun­cio­na­rios ju­di­cia­les el ac­ti­vis­mo po­lí­ti­co, lo cual es ob­vio, pues se re­quie­re que los ma­gis­tra­dos sean im­par­cia­les en el ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes. Sin em­bar­go, en las de­sig­na­cio­nes rea­li­za­das el 23 de di­ciem­bre de 2015 se de­sig­nó al hoy di­si­den­te pe­se a que era dipu­tado del PSUV; y co­mo dipu­tado par­ti­ci­pó en el pro­ce­so de su elec­ción, en el cual fue as­pi­ran­te. El obs­tácu­lo de la mi­li­tan­cia par­ti­dis­ta no se pue­de sal­var me­dian­te la apa­ren­te “re­nun­cia” al par­ti­do (PSUV) po­cos días an­tes de la elec­ción. Es­ta cir­cuns­tan­cia equi­va­le a frau­de a la ley.

La hui­da del ma­gis­tra­do “ex­prés” a Es­ta­dos Uni­dos cons­ti­tu­ye un gol­pe no­ble al ré­gi­men,

pues de­mues­tra la po­li­ti­za­ción de la jus­ti­cia en ge­ne­ral, y los vi­cios de las de­ci­sio­nes sus­cri­tas por el ma­gis­tra­do di­si­den­te en par­ti­cu­lar. Que­da evi­den­cia­do el gra­do de ma­ni­pu­la­ción pa­ra tor­cer la vo­lun­tad po­pu­lar. Así te­ne­mos los ca­sos de los dipu­tados de Ama­zo­nas y de las elec­cio­nes es­tu­dian­ti­les de la Uni­ver­si­dad de Ca­ra­bo­bo. De es­ta ma­ne­ra, las de­ci­sio­nes sus­cri­tas por el juez Zer­pa pue­den ser de­ja­das sin efec­to pa­ra res­ta­ble­cer la si­tua­ción ju­rí­di­ca in­frin­gi­da.

Las re­ve­la­cio­nes de Ch­ris­tian Ty­ro­ne Zer­pa ha­bi­li­tan al Par­la­men­to, fun­da­men­ta­do en el ar­tícu­lo 333 de la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal, de ha­cer lo ne­ce­sa­rio pa­ra res­ta­ble­cer la “efec­ti­va vi­gen­cia” del tex­to fun­da­men­tal. El re­to es evi­tar la di­so­lu­ción de la Re­pú­bli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.