Días cru­cia­les

El Nacional (ENV) - - PORTADA -

To­dos los días no tie­nen la mis­ma tras­cen­den­cia. Las jor­na­das ha­bi­tua­les, mar­ca­das por el rit­mo de la ru­ti­na, ofrecen po­co ma­te­rial pa­ra se­ña­lar­las co­mo im­por­tan­tes. Do­mi­na­das por las na­de­rías de la exis­ten­cia, por lo que ca­da cual ha­ce pa­ra vi­vir sin con­tra­tiem­pos y pa­ra lle­var­se bien con el pró­ji­mo, ge­ne­ral­men­te pa­san inad­ver­ti­das por los ob­ser­va­do­res, has­ta por los más pers­pi­ca­ces.

Aun en si­tua­cio­nes de pe­nu­ria, cuan­do los ha­bi­tan­tes de un en­torno de­ter­mi­na­do ex­pe­ri­men­tan ago­bios que los lle­van por la ca­lle de la amar­gu­ra, re­sul­ta di­fí­cil ha­blar de pla­zos tem­po­ra­les que de­ben mar­car­se co­mo so­bre­sa­lien­tes en la vi­da de una so­cie­dad, co­mo mo­men­tos de do­lor que se dis­tin­guen de otros an­te­rio­res. ¿Por qué? Sim­ple­men­te por­que no pa­sa na­da, o ape­nas su­ce­de mayor co­sa, pa­ra­li­za­dos co­mo es­tán sus miem­bros por el do­mi­nio de una ava­sa­lla­do­ra iner­cia. Ape­nas un disturbio me­nor los so­bre­sal­ta, una mo­les­tia que res­pon­de a hu­mi­lla­cio­nes de la reali­dad, pe­ro que no bas­ta pa­ra pro­vo­car con­duc­tas dig­nas de aten­ción.

Los días cru­cia­les son anun­cia­dos por si­tua­cio­nes que los de­ben con­mo­ver, es de­cir, por uno o va­rios he­chos que los de­ben ha­cer dis­tin­tos a los otros días. La at­mós­fe­ra se so­bre­car­ga por la ame­na­za de un even­to que, por su mag­ni­tud, es ca­paz de ha­cer que una so­cie­dad se le­van­te de la sies­ta en la que ha dor­mi­ta­do. La hi­ber­na­ción ce­sa de­bi­do a la lla­ma­da de una cir­cuns­tan­cia que in­cum­be a las ma­yo­rías de una co­lec­ti­vi­dad, a la con­mo­ción que pue­de pro­vo­car la du­re­za de un fe­nó­meno sus­cep­ti­ble de pro­lo­gar épo­cas peo­res, en com­pa­ra­ción con la que se vi­ve; a los ti­ro­nes de un he­cho de­bi­do a cu­ya con­cre­ción se pue­de pen­sar en la al­ter­na­ti­va de una reac­ción co­lec­ti­va re­la­cio­na­da con él, o pro­vo­ca­da por su ad­ve­ni­mien­to.

La usur­pa­ción del po­der por Ni­co­lás Ma­du­ro, que es­tá a pun­to de su­ce­der, es uno de esos lla­ma­dos de la reali­dad que pue­den con­ver­tir en cru­cia­les las jor­na­das ve­ni­de­ras. Una rup­tu­ra desem­bo­za­da y gro­se­ra de las re­glas del jue­go re­pu­bli­cano, una pa­ta­da olím­pi­ca que tum­ba el me­són de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad edi­fi­ca­da en­tre in­men­sos sa­cri­fi­cios a tra­vés del tiempo, una ma­nio­bra na­ci­da de la coer­ción y la tram­pa, un par­to for­za­do por mé­di­cos sin tí­tu­lo co­no­ci­do, el bau­tis­mo de una cria­tu­ra de­for­me, con­tra­he­cha, de­be con­si­de­rar­se co­mo un su­ce­so que de­be des­ta­car­se co­mo anó­ma­lo y aun co­mo mons­truo­so en los ana­les de una na­ción que ha que­ri­do ser re­pu­bli­ca­na des­de sus orí­ge­nes, pe­ro que aho­ra es des­via­da a la ma­la por un vul­gar he­cho de fuer­za.

¿No es su­fi­cien­te re­sor­te pa­ra que ha­ga­mos lo que se de­be ha­cer en días cru­cia­les?, ¿pa­ra le­van­tar­nos to­dos con­tra el con­ti­nuis­mo de una dic­ta­du­ra a la cual so­lo se le de­ben pe­na­li­da­des y es­pi­nas? Los días cru­cia­les no son, ne­ce­sa­ria­men­te, una res­pues­ta au­to­má­ti­ca a las so­li­ci­tu­des de la reali­dad. Na­die los pro­gra­ma con exac­ti­tud. No res­pon­den a re­glas fa­ta­les, co­mo las de la fí­si­ca, sino a pul­sio­nes de la so­cie­dad so­bre cu­yo de­sen­vol­vi­mien­to no hay pro­nós­ti­cos cer­te­ros. Pue­den con­cre­tar­se ma­ña­na, o es­pe­rar otra oca­sión. Los días cru­cia­les tie­nen una opor­tu­ni­dad que, por su ca­rác­ter ex­cep­cio­nal, se adue­ñan de una si­tua­ción cuan­do los mu­chos hom­bres que los de­ben pro­ta­go­ni­zar lo de­ci­den. Pe­ro es­tán por allí, cer­ca, se hue­len y se an­he­lan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.