¡Ay… ma­ña­na!

El Nacional (ENV) - - OPINIÓN - MA­RIA­NE­LLA SA­LA­ZAR

Pues sí, ma­ña­na 10 de enero, cuan­do Ni­co­lás Ma­du­ro, elec­to pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca co­mo pro­duc­to de una far­sa elec­to­ral per­pe­tra­da el 20 de ma­yo de 2018, se ju­ra­men­te an­te el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia, tan ile­gí­ti­mo co­mo la es­pu­ria asam­blea na­cio­nal cons­ti­tu­yen­te, su si­tua­ción se­rá de mayor vul­ne­ra­bi­li­dad pa­ra go­ber­nar al ser des­co­no­ci­do y re­pu­dia­do por la co­mu­ni­dad de­mo­crá­ti­ca in­ter­na­cio­nal, no so­lo por los paí­ses que in­te­gran el Gru­po de Li­ma, que lo ins­tó “a no asu­mir la pre­si­den­cia y res­pe­tar las atri­bu­cio­nes de la Asam­blea Na­cio­nal y trans­fe­rir­le pro­vi­sio­nal­men­te el po­der has­ta que se reali­cen nue­vas elec­cio­nes”.

El nar­co­rré­gi­men, mio­pe co­mo siem­pre, con­tes­tó con insultos lla­man­do al gru­po “el car­tel de Li­ma”; tam­bién el Par­la­men­to Eu­ro­peo, cu­yo pre­si­den­te An­to­nio Ta­ja­ni fue en­fá­ti­co al sa­lir­le al pa­so a una no­ti­cia fal­sa, sa­li­da de los la­bo­ra­to­rios del ré­gi­men y reite­ró que no re­co­no­cen la dic­ta­du­ra de Ma­du­ro, que “Ve­ne­zue­la de­be re­cu­pe­rar la li­ber­tad y la de­mo­cra­cia con elec­cio­nes lim­pias”.

Se tra­ta de un re­cha­zo de­ter­mi­nan­te y abru­ma­dor por par­te de una co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal que se es­tá ocu­pan­do de la trá­gi­ca si­tua­ción ve­ne­zo­la­na me­dian­te los ins­tru­men­tos de la di­plo­ma­cia.

Así mis­mo, la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Ve­ne­zo­la­na afir­ma que no ten­dre­mos un pre­si­den­te le­gí­ti­mo el 10 de enero, por­que su go­bierno “ha cau­sa­do un de­te­rio­ro hu­mano y so­cial en la po­bla­ción y en las ri­que­zas de la na­ción… por lo que su desem­pe­ño se ha he­cho ile­gí­ti­mo y mo­ral­men­te inacep­ta­ble”.

A lo in­terno, la po­si­ción de Ma­du­ro no pue­de ser más es­ca­bro­sa: ator­men­ta­do por la deserción de al­gu­nas de sus fi­chas que hu­yen pa­ra in­cri­mi­nar­lo en in­nu­me­ra­bles de­li­tos, co­mo ge­no­ci­dio, tor­tu­ras, un sin­nú­me­ro de vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos, co­rrup­ción, frau­des, nar­co­trá­fi­co, to­do un cúmulo de crí­me­nes por el cual se­rá juz­ga­do y con­de­na­do, y el mie­do a po­der ser ase­si­na­do, no ne­ce­sa­ria­men­te por el im­pe­rio, co­mo se em­pe­ña en se­ña­lar, sino por al­guien que pue­da sur­gir de sus pro­pios fi­las.

En cuan­to a la FANB, se en­cuen­tra ab­so­lu­ta­men­te des­mo­ra­li­za­da, pri­va un cua­dro iné­di­to con la deserción de mi­les de hom­bres que con­for­man la tro­pa pro­fe­sio­nal, con un al­to por­cen­ta­je que se ha uni­do a la diás­po­ra de­bi­do al ham­bre y la cri­sis so­cial que afec­ta a sus fa­mi­lias, tan­to co­mo al res­to de la po­bla­ción.

A vein­te años de la fa­tí­di­ca y fra­ca­sa­da re­vo­lu­ción bo­li­va­ria­na, la ma­yo­ría se afe­rra a una es­pe­ran­za, co­mo si ma­ña­na 10 de enero se pro­du­je­ra el mi­la­gro de la sa­li­da del dic­ta­dor; la­men­ta­ble­men­te no se­rá así, pe­ro sí se agu­di­za­rá su cal­va­rio al su­frir un re­cha­zo uni­ver­sal que va in cres­cen­do a pa­sos ace­le­ra­dos.

Lo que se pro­du­ce ma­ña­na, usur­pa­ción o va­cío de po­der, son dis­qui­si­cio­nes ju­rí­di­cas; pa­ra el res­to de los ciu­da­da­nos de a pie hay un pre­si­den­te de fac­to, sin le­gi­ti­mi­dad de ori­gen cu­ya sa­li­da es cues­tión de tiempo, no mu­cho, por­que ca­da día que pa­se tie­ne me­nos opor­tu­ni­dad de man­te­ner­se in­to­ca­ble y me­nos lu­ga­res adon­de es­ca­par con ga­ran­tías y no ser en­tre­ga­do a la jus­ti­cia in­ter­na­cio­nal.

La pro­me­sa del nue­vo pre­si­den­te de la AN, Juan Guai­dó, al anun­ciar un go­bierno de tran­si­ción ha lle­na­do de ilu­sio­nes a quie­nes an­sían el cam­bio, me­re­ce un vo­to de con­fian­za, aun­que se­rá cues­ta arri­ba li­diar con los dos vi­ce­pre­si­den­tes que in­te­gran la nue­va di­rec­ti­va, que atien­den a los in­tere­ses y dic­tá­me­nes de Henry Ra­mos y Ma­nuel Ro­sa­les, a quie­nes el país co­no­ce muy bien por sus tra­yec­to­rias y ma­ni­pu­la­cio­nes po­lí­ti­cas, que han per­mi­ti­do pro­lon­gar la per­ma­nen­cia de un ré­gi­men tan exe­cra­ble co­mo el de Ni­co­lás Ma­du­ro.

>>Cues­ta arri­ba se­rá li­diar con los dos vi­ce­pre­si­den­tes que in­te­gran la nue­va di­rec­ti­va de la AN, que atien­den a los dic­tá­me­nes de Henry Ra­mos y Ma­nuel Ro­sa­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.