Ayu­dar des­de lo re­li­gio­so

El Cen­tro Cris­tiano de Los Te­ques con­so­li­da la pas­to­ral so­cial. Un do­min­go al mes rea­li­zan una gran jor­na­da de aten­ción, con una olla so­li­da­ria pa­ra 400 per­so­nas

El Nacional (ENV) - - PORTADA - JO­SÉ GRE­GO­RIO MEZA »jg­me­[email protected]­cio­nal.com

Su fe los ha mo­ti­va­do a preo­cu­par­se por sol­ven­tar las ca­ren­cias de las co­mu­ni­da­des de los Al­tos Mi­ran­di­nos. “Po­dría ha­cer­se más, pe­ro se ne­ce­si­ta gen­te y más re­cur­sos”, se­ña­ló Zu­lay Oli­va­res, res­pon­sa­ble de la pas­to­ral so­cial del Cen­tro Cris­tiano de Los Te­ques

Des­de el Cen­tro Cris­tiano de Los Te­ques se han em­pe­ña­do en con­so­li­dar la pas­to­ral so­cial. Su mo­ti­va­ción es re­li­gio­sa, pe­ro fie­les a las en­se­ñan­zas de Je­su­cris­to, ex­pre­sa­das a tra­vés del após­tol San­tia­go, van más allá por­que sa­ben que la fe sin la ca­ri­dad es in­su­fi­cien­te.

“Nues­tras obras son un re­fle­jo di­rec­to de nues­tra fe. ¿Có­mo po­de­mos de­cir que te­ne­mos fe, si no so­mos ca­pa­ces de ayu­dar a quien lo ne­ce­si­ta?”, in­di­có Zu­lay Oli­va­res, la res­pon­sa­ble de mo­to­ri­zar la pro­pues­ta. Oli­va­res tie­ne 15 años en la Igle­sia, es ad­mi­nis­tra­do­ra de pro­fe­sión, es­tá ca­sa­da y tie­ne dos hi­jos.

“Dios nos man­dó a amar a nues­tro pró­ji­mo co­mo a no­so­tros mis­mos y a Dios por so­bre to­das las co­sas, y es a tra­vés de nues­tras obras de amor có­mo de­mos­tra­mos que so­mos sus hi­jos”, ex­pli­có.

En es­te úl­ti­mo año han he­cho de to­do, pen­dien­tes de aten­der las ne­ce­si­da­des de las co­mu­ni­da­des de El Rin­cón, Al­ber­to Ra­vell, San­ta Eu­la­lia, El En­can­to, La Ma­ti­ca y Ca­bo­ta­je en los Al­tos Mi­ran­di­nos.

“Du­ran­te 3 me­ses re­par­ti­mos en­tre 30 y 40 are­pas en la ca­lle los do­min­gos, pa­ra be­ne­fi­ciar pri­mor­dial­men­te a per­so­nas ma­yo­res, mu­je­res em­ba­ra­za­das y ni­ños”, di­jo Oli­va­res.

Des­de la pas­to­ral so­cial or­ga­ni­za­ron tam­bién vi­si­tas al hos­pi­tal Vic­to­rino San­tae­lla, en Los Te­ques; a la Fun­da­ción La Ca­sa de Ana, en San An­to­nio de los Al­tos, y a la ca­sa de re­ti­ro San Ono­fre: “Par­ti­ci­pa mu­cha gen­te y de di­fe­ren­tes eda­des. No­so­tros ha­ce­mos la in­vi­ta­ción y el que quie­ra es li­bre de ir; no se le im­po­ne na­da a na­die”.

Co­mo un pa­so na­tu­ral, de la en­tre­ga de are­pas los do­min­gos pa­sa­ron a or­ga­ni­zar una gran olla so­li­da­ria en la se­de de la igle­sia, con la que ac­tual­men-

te se be­ne­fi­cian a apro­xi­ma­da­men­te 400 per­so­nas. “Par­ti­ci­pan hom­bres y mu­je­res, unos ayu­dan a des­car­gar los bul­tos de ver­du­ras, otros a pe­lar­las,

otros a co­ci­nar­las al día si­guien­te. No siem­pre son los mis­mos, hay quie­nes sir­ven la co­mi­da; es un tra­ba­jo con­jun­to en el que nos in­vo­lu­cra­mos”,

Oli­va­res.

Adi­cio­nal­men­te a las so­pas se han he­cho do­na­ti­vos de me­di­ci­nas, ase­so­ría le­gal, en­tre­ga de uni­for­mes y úti­les es­co­la­res, así co­mo cor­tes de ca­be­llo, por lo que las jor­na­das se han con­ver­ti­do en una gran mues­tra de so­li­da­ri­dad: “Po­dría ha­cer­se más, pe­ro se ne­ce­si­ta gen­te y más re­cur­sos. Pa­ra ha­cer la so­pa re­que­ri­mos cual­quier can­ti­dad de bul­tos de ver­du­ras. Aho­ra la ha­ce­mos gra­cias a per­so­nas de la Igle­sia que nos las do­nan”.

Po­dría ha­cer­se más, pe­ro se ne­ce­si­ta gen­te y más re­cur­sos. Pa­ra ha­cer la so­pa, por ejem­plo, re­que­ri­mos cual­quier can­ti­dad de ver­du­ras. Aho­ra la ha­ce­mos gra­cias a do­na­cio­nes”

Zu­lay Oli­va­res, res­pon­sa­ble de la pas­to­ral so­cial

Tes­ti­mo­nios. Tan­to pa­ra los que co­la­bo­ran de for­ma vo­lun­ta­ria co­mo pa­ra los que se be­ne­fi­cian, la ex­pe­rien­cia ha si­do gra­ti­fi­can­te. “La gen­te te lle­va de lo po­qui­to que tie­ne en su ca­sa. ‘Mi­ra, Zu­lay, te tra­je ca­fé y azú­car, y le­che pa­ra re­par­tir ca­fé con le­che’. La dis­po­si­ción a des­pren­der­se es im­pre­sio­nan­te”, se­ña­ló Oli­va­res.

Li­vis de Zam­brano, de 44 años de edad, ca­sa­da y con un hi­jo, in­di­có que gra­cias a la Igle­sia ha po­di­do sa­lir­le al pa­so a los pro­ble­mas de sa­lud de sus pa­dres, uno con in­con­ve­nien­tes en la prós­ta­ta y otra dia­bé­ti­ca: “He­mos re­ci­bi­do do­na­cio­nes de me­di­ca­men­tos. Me sien­to ben­de­ci­da de gran ma­ne­ra”.

Suhail Abreu, pe­lu­que­ra de 36 años de edad, ca­sa­da y con tres ni­ños, sien­te que su la­bor va­le la pe­na: “Me dan las gra­cias, me pre­gun­tan si va­mos a re­pe­tir esas jor­na­das”.

“La gen­te se sien­te agra­de­ci­da. Yo lo ha­go de to­do co­ra­zón”, in­di­có Yu­bi­rí Ro­jas, de 39 años de edad, ca­sa­da y tam­bién con tres ni­ños; ex­pli­có que ha co­la­bo­ra­do pre­pa­ran­do y sir­vien­do co­mi­da.

COR­TE­SÍA CEN­TRO CRIS­TIANO DE LOS TE­QUES

FO­TO COR­TE­SÍA CEN­TRO CRIS­TIANO DE LOS TE­QUES

En Na­vi­dad y Año Nue­vo or­ga­ni­za­ron ac­ti­vi­da­des con la co­mu­ni­dad / El in­ter­cam­bio de me­di­ci­nas ha es­ta­do pre­sen­te en las jor­na­das so­li­da­rias que se han rea­li­za­do / Miem­bros de la Igle­sia han ayu­da­do en los cor­tes de ca­be­llo /

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.