A ca­bil­do

El Nacional (ENV) - - PORTADA -

La Asam­blea Na­cio­nal reali­zó un ca­bil­do abier­to en Caracas, que con­du­jo a una pri­me­ra ma­ni­fes­ta­ción de res­pal­do po­pu­lar an­te la usurpación de po­der per­pe­tra­da por Ni­co­lás Ma­du­ro. De­bi­do a la tras­cen­den­cia de los acon­te­ci­mien­tos pa­de­ci­dos por la re­pú­bli­ca, se pre­ten­dió un re­en­cuen­tro del pue­blo con los re­pre­sen­tan­tes de su so­be­ra­nía que pue­de con­du­cir a even­tos de ma­yor in­ten­si­dad, ca­pa­ces de aglu­ti­nar un cú­mu­lo de vo­lun­ta­des que pa­re­cían es­tan­ca­das o men­gua­das.

Sin ser una ma­ni­fes­ta­ción arro­lla­do­ra, la con­vo­ca­to­ria lo­gró el ob­je­ti­vo de acer­car un nú­me­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo de ciu­da­da­nos a la le­gi­ti­mi­dad de los dipu­tados pa­ra la de­fen­sa de la le­ga­li­dad. Des­pués de mu­cho tiem­po de si­len­cio, de lar­gos me­ses de en­cie­rro, la nue­va di­rec­ti­va de la AN dio un paso de im­por­tan­cia pa­ra to­par con el sen­de­ro per­di­do de las ma­ni­fes­ta­cio­nes ma­si­vas con­tra la dic­ta­du­ra. La pri­me­ra reunión de los ciu­da­da­nos con quie­nes le­gí­ti­ma­men­te los re­pre­sen­tan, su­ce­so que se ha­bía per­di­do en los rin­co­nes de la so­cie­dad, de­be o pue­de ser la pri­me­ra es­ta­ción de un via­je de to­dos des­de la pe­ri­fe­ria ha­cia el cen­tro de los asun­tos pú­bli­cos, sin cu­ya con­ti­nua­ción no se lo­gra­rá el ob­je­ti­vo de echar al usur­pa­dor.

Se­gu­ra­men­te ocu­rri­rán asam­bleas pa­re­ci­das en to­dos los es­ta­dos de la re­pú­bli­ca, y tam­bién des­pués las mues­tras de re­cha­zo a la usurpación que se re­suel­van en su seno, de­bi­do a que cons­ti­tu­yen la úni­ca ma­ne­ra de pro­bar la in­dig­na­ción de las ma­yo­rías fren­te a un es­can­da­lo­so asal­to de las ins­ti­tu­cio­nes. La úni­ca ma­ne­ra ra­cio­nal y pa­cí­fi­ca, des­de lue­go, por­que, co­mo en­tien­den nues­tros re­pre­sen­tan­tes en la AN, se tra­ta de una ba­ta­lla cí­vi­ca que no pue­de caer en un te­rreno de vio­len­cias y ba­je­zas en el cual quie­ren pe­lear los usur­pa­do­res va­lién­do­se de la fuer­za bru­ta.

Pe­ro un ti­po de pugnas de es­ta na­tu­ra­le­za re­quie­re cla­ri­dad en la con­duc­ción, es de­cir, con­duc­tas y pa­la­bras de los con­vo­can­tes que no ori­gi­nen con­fu­sión. Con­vie­ne re­cor­dar que no son mí­ti­nes, en prin­ci­pio, sino es­fuer­zos de re­fle­xión co­lec­ti­va que no de­ben tra­ji­nar por la­be­rin­tos sino por sen­de­ros ex­pe­di­tos y dig­nos de con­fian­za. No de­ben par­tir de la im­pro­vi­sa­ción, pe­se a la ur­gen­cia que tie­ne la so­cie­dad de li­brar­se de Ma­du­ro, sino de pen­sa­mien­tos so­se­ga­dos que evi­ten el po­rra­zo de un fra­ca­so que pu­die­ra te­ner con­clu­sio­nes pa­vo­ro­sas y do­lo­ro­sas.

La tem­plan­za de­be pre­va­le­cer en el cen­tro de es­tos ca­bil­dos abier­tos, pa­ra no dar pa­sos en fal­so y pa­ra evi­tar si­tua­cio­nes de vio­len­cia y san­gre. Los gri­tos y las de­cla­ra­cio­nes con­fu­sas es­tán fue­ra de lu­gar, de­bi­do a lo mu­cho que aho­ra se arries­ga. Cier­ta­men­te, se atis­ba la po­si­bi­li­dad de un ban­que­te en el cen­tro de la me­sa ser­vi­da por la AN, un es­plén­di­do ban­que­te de re­pu­bli­ca­nis­mo, pe­ro es tem­prano pa­ra atra­gan­tar­se con el me­nú, o pa­ra que los an­fi­trio­nes lo pon­gan to­do en la me­sa de so­pe­tón. Es­pe­cial­men­te, de­ben te­ner cui­da­do los an­fi­trio­nes, a quie­nes co­rres­pon­de de­mos­trar la ma­du­rez que la ho­ra cru­cial re­quie­re. A ca­bil­do to­dos, por su­pues­to, ca­da vez con ma­yor brío, pe­ro sin vol­ver­nos lo­cos cuan­do ape­nas co­mien­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.