¿Pa­los de cie­go?

El Nacional (ENV) - - PORTADA -

La de­ten­ción del pre­si­den­te de la AN, eje­cu­ta­da por el Se­bin el do­min­go pa­sa­do, es un he­cho in­só­li­to que obli­ga a pen­sar en se­ña­les ca­pa­ces de pro­vo­car cris­pa­cio­nes gra­cias a las cua­les se lle­gue a cam­bios in­mi­nen­tes en el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co. El pre­si­den­te de la AN fue de­te­ni­do a ple­na luz del día en la au­to­pis­ta Ca­ra­cas-La Guai­ra cuan­do se di­ri­gía a un ca­bil­do abier­to en Ca­ra­ba­lle­da, pe­ro en cues­tión de una ho­ra fue de­ja­do en li­ber­tad sin ex­pli­ca­cio­nes dig­nas de res­pe­to.

Nin­gún ciu­da­dano que rea­li­za ac­ti­vi­da­des lí­ci­tas pue­de ser so­me­ti­do a una ar­bi­tra­rie­dad de tal ca­li­bre, mu­cho me­nos la fi­gu­ra es­te­lar de la re­pre­sen­ta­ción po­pu­lar que mar­cha a un ac­to pú­bli­co al cual se dio pu­bli­ci­dad du­ran­te los días an­te­rio­res. Si es­ta­mos an­te un escándalo cuan­do se co­me­te con­tra un in­di­vi­duo co­mún y sen­ci­llo, au­men­tan sus pro­por­cio­nes al en­con­trar su víc­ti­ma en un per­so­na­je que se ha con­ver­ti­do en cen­tro de las mi­ra­das, por­que sus nue­vas res­pon­sa­bi­li­da­des en el Po­der Le­gis­la­ti­vo coin­ci­den con la usur­pa­ción que Ma­du­ro ha he­cho del Eje­cu­ti­vo.

Sien­do tan­tos los fac­to­res que con­ce­den hoy no­to­rie­dad a los pa­sos del pre­si­den­te de la AN, ¿por qué arre­me­ter con­tra él en me­dio de una os­ten­ta­ción?, ¿por qué el afán de los fun­cio­na­rios del Se­bin de lla­mar la aten­ción en el mo­men­to de su es­can­da­lo­sa y vio­len­ta de­ten­ción? Es evi­den­te que que­rían los fun­cio­na­rios, o sus su­pe­rio­res, que to­dos es­tu­vié­ra­mos en­te­ra­dos de có­mo pue­de la dic­ta­du­ra ejer­cer la vio­len­cia sin re­ca­to, aun con­tra un per­so­na­je tan cé­le­bre hoy; es de­cir, de có­mo pue­de ha­cer lo mis­mo con no­so­tros, o peo­res aten­ta­dos, cuan­do le ven­ga en ga­na.

Vis­to así, el epi­so­dio po­ne a la ciu­da­da­nía en es­ta­dos de aler­ta e in­se­gu­ri­dad pro­pios de tiem­pos de gue­rra, o en si­tua­cio­nes de te­mor co­lec­ti­vo que so­lo se dan cuan­do la in­mi­nen­cia de un pe­li­gro in­vo­lu­cra in­men­sas por­cio­nes de la so­cie­dad que ca­re­cen de pro­tec­ción fren­te al ries­go que las aco­sa. Vis­to así, el epi­so­dio nos in­di­ca la des­apa­ri­ción to­tal de Es­ta­do de De­re­cho y la po­si­bi­li­dad de que so­lo im­pe­re en bre­ve la ley del más fuer­te, en be­ne­fi­cio de los in­tere­ses del usur­pa­dor que se va­le de la ar­bi­tra­rie­dad pa­ra con­ti­nuar en el po­der. Tras ese co­me­ti­do va­le to­do, su­gie­re el men­sa­je del cu­rio­so epi­so­dio, o cual­quier otro pa­lo que suel­te el cie­go pa­ra vi­gi­lar el es­pa­cio que cree le per­te­ne­ce.

Si es que en reali­dad es­ta­mos an­te pa­los de cie­go, es de­cir, fren­te a me­di­das des­con­cer­ta­das que ha pro­du­ci­do la de­ses­pe­ra­ción. Qui­zá sea más bien un pa­so deliberado, pe­se a la in­dig­na­ción na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal que ha pro­vo­ca­do, el ca­pí­tu­lo de un plan pre­con­ce­bi­do a tra­vés del cual nos anun­cia el usur­pa­dor so­bre lo que es ca­paz de ha­cer pa­ra que lo de­je­mos en paz en su mal ha­bi­do reino.

Uno de los vo­ce­ros de la cú­pu­la se atre­vió a ase­gu­rar que se tra­tó de un he­cho pla­nea­do y pro­vo­ca­do úni­ca­men­te por un gru­po de agen­tes, por un pe­lo­tón sin órdenes su­pe­rio­res, por una es­pe­cie de pan­di­lla des­ape­ga­da de las nor­ma­ti­vas ha­bi­tua­les. Re­mi­tió a un tes­ti­mo­nio de anar­quía que no so­lo de­be pro­vo­car pa­vo­res a la ciu­da­da­nía, sino es­pe­cial­men­te al usur­pa­dor que ni si­quie­ra es­tá en ca­pa­ci­dad de me­ter en cin­tu­ra a sus desobe­dien­tes de­mo­nios.

Ma­la co­sa co­mo se vea, des­de cual­quier án­gu­lo, des­de cual­quier vuel­ta, en su­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.