5 da­tos pa­ra dor­mir du­ran­te el vue­lo

Pa­ra evi­tar lle­gar des­trui­do y ata­ca­do por el jet lag, pue­de to­mar en cuen­ta es­tos con­se­jos

El Nacional (ENV) - - VIAJES & TURISMO -

La al­moha­da. No du­de en in­ver­tir en una bue­na al­moha­da de via­je, ya que es­ta evi­ta­rá que su ca­be­za re­bo­te de un la­do pa­ra otro, una vez que ha­ya lo­gra­do con­ci­liar el sue­ño. Hay unas in­fla­bles, lo que le per­mi­te guar­dar­la en su carry on. Pre­fie­ra las fir­mes, ya que si es de­ma­sia­do sua­ve no le da­rá el so­por­te que ne­ce­si­ta.

An­ti­faz y ta­po­nes pa­ra los oí­dos. Si es de los afor­tu­na­dos que via­ja en pri­me­ra cla­se, se­gu­ra­men­te le da­rán un bo­ni­to kit con ce­pi­llo y pas­ta de dien­tes, an­ti­faz, ta­po­nes pa­ra los oí­dos y de­más. Pe­ro si per­te­ne­ce a la ma­yo­ría (los de cla­se Tu­ris­ta)con­si­de­re­lle­var­su­pro­vien­do pio an­ti­faz y ta­po­nes. Aun­que en los vuelos lar­gos la tri­pu­la­ción “crea” una no­che ar­ti­fi­cial pi­dien­do que se cie­rren las ven­ta­ni­llas y apa­gan­do las lu­ces, mu­chas ve­ces el ve­cino es­tá le­yen­do o vien­do una pe­lí­cu­la y la luz le im­pi­de dor­mir, por eso es ne­ce­sa­rio ta­par­se los ojos.

Co­mer an­tes de in­ten­tar dor­mir. La som­no­len­cia na­tu­ral que “ata­ca” des­pues de la co­mi­da, pue­de ser su gran alia­da pa­ra con­ci­liar el sue­ño. Nor­mal­men­te, en los vuelos muy lar­gos, no tar­dan de­ma­sia­do en ser­vir el pri­mer ali­men­to. No tra­te de dor­mir an­tes, es­pe­re una pe­lí­cu­la, le­yen­do o char­lan­do an­tes de que sir­van y dis­pón­ga­se a dor­mir des­pués de ter­mi­nar. En los vuelos in­ter­na­cio­na­les sir­ven vino o cer­ve­za pa­ra acom­pa­ñar la co­mi­da o la ce­na; pí­da­las pa­ra que le dé aún más sue­ño.

El frío. El ai­re acon­di­cio­na­do en los avio­nes es he­la­do y, si no en­tra en ca­lor, le se­rá muy di­fí­cil dor­mir. Las man­tas que po­nen en el asien­to mu­chas ve­ces no al­can­zan a cu­brir por com­ple­to, así que lle­ve una cha­que­ta có­mo­da y una bu­fan­da o pash­mi­na.

Pas­ti­llas. En lu­gar de to­mar una pas­ti­lla pa­ra dor­mir, las cua­les –si no es­tá ha­bi­tua­do a con­su­mir­las– le ha­rán di­fí­cil des­per­tar, to­me me­jor una­píl­do­ra­pa­ra­el­ma­reo(siem­pre y cuan­do no sea alér­gi­co a sus com­po­nen­tes). Es­tas lo van a re­la­jar y pro­du­cir­le una li­ge­ra som­no­len­cia, la cual, com­bi­na­da con los an­te­rio­res pre­pa­ra­ti­vos lo ayu­da­rán a dor­mir al me­nos unas cuan­tas ho­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.