Ar­tu­ro Al­man­doz: “No doy la se­rie co­mo ce­rra­da”

En Del vier­nes ne­gro a la Ca­ra­cas ro­ja, el au­tor con­ti­núa con un re­gis­tro de la ur­ba­ni­dad de la ca­pi­tal a par­tir de no­ve­las y en­sa­yos co­mo fuen­te

El Nacional (ENV) - - PRIMERA FILA - ISAAC GON­ZÁ­LEZ MEN­DO­ZA » Igon­za­[email protected]­cio­nal.com » @Sa­sa­men­doz

En La ciu­dad en el ima­gi­na­rio venezolano IV: del vier­nes ne­gro a la Ca­ra­cas ro­ja, de Ar­tu­ro Al­man­doz, el lec­tor se en­con­tra­rá con una ciu­dad en ex­tre­mo dis­tin­ta a lo que es hoy. El cuar­to vo­lu­men de la se­rie, que se ini­ció en 2002 con Del tiem­po de Ma­ri­cas­ta­ña a la ma­si­fi­ca­ción de los te­chos ro­jos, da cuen­ta de una ca­pi­tal en un cons­tan­te fra­ca­sa­do in­ten­to por al­can­zar la mo­der­ni­dad, un pro­ble­ma que –con­si­de­ra el au­tor– afec­ta a to­do el ter­cer mun­do.

“De cier­ta for­ma no doy la obra co­mo ce­rra­da, por­que to­da­vía hay más que ha­cer allí. Lo que he as­pi­ra­do es a de­jar un re­gis­tro de la in­te­lec­tua­li­dad ve­ne­zo­la­na re­pre­sen­ta­da a tra­vés de no­ve­lis­tas y en­sa­yis­tas de ca­ra a la ur­ba­ni­za­ción y al cam­bio so­cial ur­bano en Ve­ne­zue­la. Creo que ha si­do un ar­co tem­po­ral am­bi­cio­so, que in­clu­so se en­tron­ca con el si­glo XIX”, se­ña­la el ur­ba­nis­ta, en­sa­yis­ta, cro­nis­ta y pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio.

En es­te IV vo­lu­men, pu­bli­ca­do, al igual que los tres an­te­rio­res, por la Fun­da­ción pa­ra la Cul­tu­ra Ur­ba­na, Al­man­doz cita a es­cri­to­res esen­cia­les de la li­te­ra­tu­ra ve­ne­zo­la­na del si­glo XX –en­tre ellos Eduar­do Lien­do, Ana Te­re­sa To­rres, Vic­to­ria De Ste­fano, Bo­ris Iza­gui­rre, Juan Lis­cano, Jo­sé Bal­za, Ma­ría An­to­nie­ta Ma­drid o Su­sa­na Rot­ker– pa­ra do­cu­men­tar la ur­ba­ni­dad ca­ra­que­ña.

A su vez, aun­que acla­ra que no es un li­bro de his­to­ria, se pa­sea a mo­do de cro­nis­ta por mo­men­tos que mar­ca­ron la his­to­ria ac­tual del país, co­mo el Vier­nes Ne­gro o el in­ten­to de gol­pe de Es­ta­do de 1992. “Es in­tere­san­te el te­ma de los gé­ne­ros de la es­cri­tu­ra. Yo de­fi­ni­ría el li­bro co­mo un en­sa­yo aca­dé­mi­co. Tien­do a que mi es­cri­tu­ra sea en­sa­yís­ti­ca, que no sea una mo­no­gra­fía. En es­te vo­lu­men hay más in­ci­den­cia de la cró­ni­ca. No so­lo por­que es­tá pre­sen­te en el ma­te­rial pri­ma­rio, sino por­que, co­mo he tra­ba­ja­do el gé­ne­ro en es­tos úl­ti­mos años, yo mis­mo ha­go gui­ños allí. Así que se mue­ve en­tre el en­sa­yo y la cró­ni­ca”, in­di­có.

Pa­ra Al­man­doz, es re­le­van­te ex­plo­rar el ur­ba­nis­mo con el uso de las fuen­tes li­te­ra­rias, más allá de la es­pe­cia­li­za­da, por­que per­mi­te com­pren­der el pro­ce­so ur­bano de lar­go alien­to. “Los ima­gi­na­rios crea­ti­vos son im­por­tan­tes pa­ra mí en ese sen­ti­do. Yo me plan­teé el tra­ba­jo, en prin­ci­pio, pa­ra la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX. Pe­ro en cier­ta for­ma ha­bía ma­te­rial que ex­ce­día el pe­río­do. Cuan­do es­cri­bía el ter­ce­ro, me di cuen­ta de que ha­bía co­sas que su­pe­ra­ban la dé­ca­da de los ochen­ta. Es de­cir, ha­bía ma­te­rial ade­lan­ta­do”, re­cuer­da Al­man­doz so­bre es­ta cuar­ta par­te, que le to­mó nue­ve años de tra­ba­jo.

En el li­bro, el au­tor sue­le ha­cer re­fe­ren­cias so­bre la ur­be de otras ciu­da­des la­ti­noa­me­ri­ca­nas pa­ra con­tex­tua­li­zar. De ese mo­do ha de­mos­tra­do, tam­bién, que no ha si­do un pro­ble­ma en Ve­ne­zue­la, sino que con­cier­ne a la re­gión. “Creo que he­mos si­do mio­pes e in­jus­tos con la si­tua­ción de Ve­ne­zue­la al sa­ta­ni­zar­la, cuan­do bue­na par­te de los paí­ses del ter­cer mun­do tam­bién ado­le­cie­ron de los mis­mos pro­ble­mas”.

La pro­pen­sión tan­to en Ve­ne­zue­la co­mo en el mun­do de sa­ta­ni­zar la ciu­dad es una de las con­clu­sio­nes a las que ha lle­ga­do Al­man­doz con su in­ves­ti­ga­ción. Y es­to ocu­rre –agre­ga– mu­chas ve­ces des­con­tex­tua­li­zan­do a la ur­be. “Yo soy muy de la ciu­dad. Apues­to mu­cho por ella, a pe­sar de que lo que te­ne­mos hoy ca­si te ha­ce asu­mir una po­si­ción con­tra­ria. Hay una vi­sión, co­mo di­ce Juan Lis­cano, de que la ciu­dad del go­me­cis­mo es el ayer de los cos­mo­po­li­tas pe­ro es el hoy de los pro­vin­cia­nos. Y por otro la­do es­tá la vi­sión muy crí­ti­ca de quien la va a ver en una pers­pec­ti­va más in­ter­na­cio­nal y más mo­der­ni­za­do­ra. Es un te­ma re­cu­rren­te, di­ría yo, a lo lar­go del si­glo”.

Creo que he­mos si­do mio­pes e in­jus­tos con la si­tua­ción de Ve­ne­zue­la al sa­ta­ni­zar­la, cuan­do bue­na par­te de los paí­ses del ter­cer mun­do tam­bién ado­le­cie­ron de los mis­mos pro­ble­mas”

MA­NUEL SARDÁ

Ar­tu­ro Al­man­doz ha es­cri­to la se­rie La ciu­dad en el ima­gi­na­rio venezolano des­de ha­ce 20 años

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.