Mon­ta­ña humean­te

Las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras acom­pa­ñan el pa­seo en el Ne­va­do del Ruiz, en el co­ra­zón de Co­lom­bia

El Nacional (ENV) - - PORTADA - BERN­HARD WEISSENBAC­H »@bw­tu­ris­mo

En tiem­pos pre­co­lom­bi­nos se le co­no­cía co­mo Cu­man­day o Ta­bu­chía. Ubi­ca­do en los lí­mi­tes de los de­par­ta­men­tos de Cal­das y To­li­ma en pleno eje ca­fe­te­ro, el vol­cán Ne­va­do del Ruiz es el más sep­ten­trio­nal del cin­tu­rón vol­cá­ni­co de Los An­des. Es­tá a una dis­tan­cia de apro­xi­ma­da­men­te 280 ki­ló­me­tros del no­roes­te de Bo­go­tá, con 5.321 me­tros so­bre el ni­vel del mar y una ba­se con diá­me­tro de 15 ki­ló­me­tros de lon­gi­tud, de acuer­do con da­tos del Ser­vi­cio Geo­ló­gi­co de Co­lom­bia.

Al Ne­va­do del Ruiz lo ro­dea un gla­ciar que ha ido re­ti­rán­do­se, de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va des­de 1985 por cau­sa del ca­len­ta­mien­to glo­bal. Se cal­cu­la que en los pró­xi­mos 50 años ha­brán des­apa­re­ci­do to­dos los gla­cia­res de Co­lom­bia.

De las erup­cio­nes his­tó­ri­cas de es­te sin­gu­lar atrac­ti­vo na­tu­ral, la más sig­ni­fi­ca­ti­va fue la de 1985, cuan­do du­ran­te el mes de no­viem­bre y pos­te­rior a una ex­pul­sión de ma­te­rial pi­ro­clás­ti­co, se des­en­ca­de­nó una im­pre­sio­nan­te ava­lan­cha que arra­só con la po­bla­ción de Ar­me­ro, aca­ban­do con la vi­da de más de 25.000 per­so­nas.

El in­gre­so al par­que na­cio­nal en el que se en­cuen­tra se ha­ce por el sec­tor Las Bri­sas. Al nor­te del Ne­va­do so­lo es­tá per­mi­ti­do lle­gar has­ta el Va­lle de las Tum­bas, de­bi­do a que el res­to del tra­yec­to es ni­vel ama­ri­llo de ac­ti­vi­dad (de acuer­do con el mo­ni­to­reo que rea­li­za el Ser­vi­cio Geo­ló­gi­co Co­lom­biano).

En la en­tra­da es­tá el área prin­ci­pal de aco­gi­da, don­de el per­so­nal re­ci­be a los tu­ris­tas, a quie­nes se tras­la­da a una sa­la pa­ra una in­duc­ción so­bre es­te gi­gan­te. Lue­go se pue­de dis­fru­tar de una be­bi­da ca­lien­te, un tin­to (ca­fé ne­gro) o un té de ho­jas de co­ca.

Con frío. Una vez re­ener­gi­za­dos por las be­bi­das, los vi­si­tan­tes em­pren­den el re­co­rri­do en vehícu­los jun­to a un guía es­pe­cia­li­za­do. Du­ran­te el tra­yec­to des­de la ba­se has­ta el Va­lle de las Tum­bas se rea­li­zan pa­ra­das pa­ra co­no­cer so­bre la geo­gra­fía, geo­lo­gía, flo­ra y par­ti­cu­la­ri­da­des de es­ta jo­ya humean­te en­cla­va­da en el eje ca­fe­te­ro.

Las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras acom­pa­ñan a los tu­ris­tas en su vi­si­ta, aun­que el cli­ma es cam­bian­te: hay to­ques de ca­li­dez de­ri­va­dos del sol ra­dian­te, que a los po­cos mi­nu­tos pue­de ver­se des­pla­za­do por una co­pio­sa llu­via. Esos cam­bios brus­cos de­jan ver el pa­so de la ac­ti­vi­dad pi­ro­clás­ti­ca y ce­ni­za, las cua­les se apre­cian im­preg­na­das en el lu­gar.

Pa­ra es­te pa­seo lo re­co­men­da­ble es man­te­ner­se hi­dra­ta­do y ha­cer pe­que­ñas pau­sas a me­di­da que se as­cien­de, a fin de dar­le tiem­po al cuer­po de acos­tum­brar­se a la al­tu­ra y a la po­ca con­cen­tra­ción de oxí­geno pre­sen­te.

En el tra­yec­to se ve la “pi­rá­mi­de”, pie­dra co­lor ro­sa que pre­ce­de el ca­mino has­ta el Cha­let Are­na­les, don­de una sin­gu­lar ca­ba­ña de ma­de­ra ofre­ce un po­co de abri­go y una be­bi­da ca­lien­te.

La vía per­mi­te lle­var a ca­bo el pa­seo en cual­quier ti­po de vehícu­lo, pe­ro lo me­jor, por co­mo­di­dad y se­gu­ri­dad, es ha­cer­lo en ca­mio­ne­tas o pic­kups.

La tran­qui­li­dad se com­ple­men­ta con un si­len­cio so­lo in­te­rrum­pi­do con la bri­sa del lu­gar. Si es afor­tu­na­do, el cli­ma le per­mi­ti­rá ver la chi­me­nea humean­te de la mon­ta­ña con par­ti­cu­lar im­po­nen­cia. Asi­mis­mo, es po­si­ble ob­ser­var des­de sus cos­ta­dos al­gu­nas po­bla­cio­nes ve­ci­nas.

El re­co­rri­do cul­mi­na en el Va­lle de las Tum­bas, ubi­ca­do a po­co más de 4.650 me­tros so­bre el ni­vel del mar, lu­gar en el que abun­dan for­ma­cio­nes ro­co­sas pe­ri­me­tra­les que han da­do im­pul­so a la tra­di­ción de que al vi­si­tar el si­tio, se co­lo­quen pie­dras, unas so­bre otras mien­tras se pi­de un de­seo a la som­bra del im­po­nen­te Ne­va­do del Ruiz.

Es­te tour es una ex­ce­len­te op­ción pa­ra los tu­ris­tas que vi­si­ten el trián­gu­lo del ca­fé. Así que no ti­tu­bee por un se­gun­do en pla­ni­fi­car un pa­seo al par­que na­cio­nal Los Nevados, en don­de vi­vi­rá una ex­pe­rien­cia úni­ca co­mo tes­ti­go de una ma­ra­vi­lla na­tu­ral co­mo es el Ne­va­do del Ruiz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.