La suer­te es­tá echa­da

El Nacional (ENV) - - PORTADA - Raúl Fuen­tes

Alea iac­ta est es cé­le­bre lo­cu­ción la­ti­na pues­ta en bo­ca de Ju­lio Cé­sar por Sue­to­nio a ob­je­to, qui­zá, de so­lem­ni­zar el cru­ce del Ru­bi­cón, lle­va­do a ca­bo la no­che del 11 de enero del año 49 a. C., in­frin­gien­do dis­po­si­cio­nes del Se­na­do, y ha­cer más en­tre­te­ni­da su Vi­das de los do­ce

Cé­sa­res. La ha­ya o no pro­fe­ri­do el “Di­vino Ju­lio”, la fra­se (“la suer­te es­tá echa­da”, en cas­te­llano) y el ca­sus be­llis aso­cia­do a ella se con­vir­tie­ron en me­tá­fo­ras alu­si­vas a em­pre­sas de al­tos vue­los y enor­mes ries­gos. Por ex­tra­víos del ca­len­da­rio gre­go­riano, el ce­sá­reo desafío a Pom­pe­yo y a la má­xi­ma au­to­ri­dad re­pu­bli­ca­na ocu­rrió aca­so un día tal el pa­sa­do 23 de enero, jor­na­da tras­no­cha­da con bu­los for­ja­dos en al­gu­na sa­la si­tua­cio­nal cas­tro-cha­vis­ta y bo­las pues­tas a ro­dar in­ge­nua e irre­fle­xi­va­men­te por quie­nes no co­no­cen trin­che­ras dis­tin­tas al te­cla­do de sus mó­vi­les in­te­li­gen­tes y artilugios in­for­má­ti­cos de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción. Sin em­bar­go, no so­lo pa­ra ma­tar el tiem­po de gue­rre­ros se­den­ta­rios sir­ve tan­ta tec­no­lo­gía; tam­bién ha si­do uti­lí­si­mo me­ca­nis­mo de in­for­ma­ción y con­vo­ca­to­ria en apo­yo a un lí­der emer­gen­te y sen­sa­to, ca­paz de re­cu­pe­rar, en ape­nas dos se­ma­nas, la uni­dad ex­tra­via­da tiem­po ha y, me­dian­te un cro­no­gra­ma sa­gaz­men­te di­se­ña­do, al­can­zar las ori­llas de su pro­pio Ru­bi­cón, lan­zar los da­dos y ju­gar el res­to a ga­na­dor.

A ca­bil­do lla­mó Juan Guai­dó al ser de­sig­na­do pre­si­den­te de la Asam­blea Na­cio­nal, y pre­sen­tó una ho­ja de ru­ta orien­ta­da al cam­bio, po­si­ble y plau­si­ble –ce­se de la usur­pa­ción, go­bierno de tran­si­ción y elec­cio­nes li­bres–, a ser ex­pli­ci­ta­da por la dipu­tación de­mo­crá­ti­ca en su­ce­si­vos en­cuen­tros con la ciu­da­da­nía. Y de ca­bil­do en ca­bil­do fue cre­cien­do el en­tu­sias­mo de la gen­te. Y si bien ana­lis­tas y opi­na­do­res dis­cre­pa­ban en sus in­ter­pre­ta­cio­nes res­pec­to al fun­da­men­to cons­ti­tu­cio­nal de su pro­pues­ta –“se ne­ce­si­tan más ciu­da­da­nos y me­nos cons­ti­tu­cio­na­lis­tas” afir­mó el Dr. Al­ber­to Ar­tea­ga–, no va­ci­la­ron en re­fren­dar con su uná­ni­me vis­to bueno las ex­pec­ta­ti­vas ge­ne­ra­das por el re­vi­ta­li­za­do Par­la­men­to, úni­co po­der pú­bli­co le­gí­ti­mo y re­pre­sen­ta­ti­vo del so­be­rano, y su fla­man­te pre­si­den­te, quien co­men­zó a per­fi­lar­se co­mo el hom­bre lla­ma­do a lle­nar el va­cío crea­do por la con­fis­ca­ción ro­ja de la pri­me­ra ma­gis­tra­tu­ra. El rum­bo es­ta­ba de­fi­ni­do. La ca­ma­ri­lla usur­pa­do­ra se en­car­ga­ría de obs­ta­cu­li­zar el tra­yec­to, po­nien­do a prue­ba la to­le­ran­cia y pa­cien­cia del ve­ne­zo­lano.

Es di­fí­cil con­ce­der­le o ne­gar­le el be­ne­fi­cio de la du­da a la sar­gen­tea­da del Es­cua­drón Mon­ta­do de Co­ti­za y, pro­ba­ble­men­te, nun­ca sa­bre­mos si se tra­tó de una pro­tes­ta ge­nui­na, mo­ti­va­da por los per­ni­cio­sos efec­tos de la die­ta bo­li­va­ria­na o, al con­tra­rio, de un glo­bo de en­sa­yo di­ri­gi­do a eva­luar el com­por­ta­mien­to de la po­bla­ción an­te un even­tual al­za­mien­to cas­tren­se, en cu­yo ca­so no se­ría aso­na­da sino pa­ya­sa­da: es­ta­ría­mos an­te un mon­ta­je, ¡otro más!, análo­go a la far­sa de los dro­nes y el im­pro­ba­do in­ten­to de ti­ra­ni­ci­dio es­ce­ni­fi­ca­do en agos­to de 2018. En to­do ca­so, fal­so o real, el mo­tín con­tri­bu­yó a des­per­tar al co­mún del le­tar­go pro­vo­ca­do por las va­ci­la­cio­nes de una opo­si­ción sin nor­te, da­da a bai­lar merengue za­pa­tea­do con el enemi­go, a cam­bio de irri­so­rios es­pa­cios pa­ra la su­per­vi­ven­cia de apa­ra­tos des­ven­ci­ja­dos y ma­qui­na­rias oxi­da­das por la inac­ción, la fal­ta de crea­ti­vi­dad y excesivos prag­ma­tis­mo y bu­ro­cra­tis­mo par­ti­dis­tas. El con­fu­so des­pe­lo­te del lu­nes 21 en­cen­dió la me­cha de la es­pon­ta­nei­dad, re­tum­ba­ron ca­ce­ro­las y re­apa­re­cie­ron ba­rri­ca­das le­van­ta­das en de­fen­sa de co­mu­ni­da­des ame­na­za­das por co­lec­ti­vos pa­ra­mi­li­ta­res o pa­ra­po­li­cia­les, lo mis­mo da, y los ór­ga­nos re­pre­si­vos de la dic­ta­du­ra: no han in­te­rrum­pi­do su ofen­si­va des­de en­ton­ces y pu­die­sen pro­lo­gar­la has­ta que alguien le di­ga al im­pos­tor, co­mo Llo­ve­ra Páez a Ta­ru­go: “Me­jor vá­mo­nos, com­pa­dre: aquí no nos quie­re na­die”.

En su con­di­ción de ca­be­za del Po­der Le­gis­la­ti­vo, Guai­dó ha asu­mi­do las atri­bu­cio­nes y com­pe­ten­cias del Po­der Eje­cu­ti­vo con mi­ras a des­alo­jar de Mi­ra­flo­res al ocu­pan­te ile­gal. Es­te no se mar­cha­rá de allí es­pon­tá­nea­men­te. No tie­ne la en­te­re­za de un es­ta­dis­ta pa­ra re­co­no­cer su fra­ca­so ni la gran­de­za de un lí­der pa­ra desechar las im­pos­tu­ras. De mo­men­to, es­ta­mos a la es­pe­ra de que las fuer­zas ar­ma­das –plu­ra­li­zo por­que me re­fie­ro a los cua­tro com­po­nen­tes– en­tren por el aro de la cons­ti­tu­cio­na­li­dad, re­co­noz­can co­mo su co­man­dan­te en je­fe al re­cién ju­ra­men­ta­do pre­si­den­te in­te­ri­no, pro­ce­dan a de­te­ner al usur­pa­dor y su ban­da de fa­ci­ne­ro­sos y los pon­gan en un avión rum­bo a Co­rea del Nor­te u Ose­tia del Sur o la quinta pai­la del in­fierno, aun­que ello su­pon­ga per­do­nar lo im­per­do­na­ble –de no pro­ce­der en es­te sen­ti­do, es­ta­rían trai­cio­nan­do su fun­ción de ga­ran­tes de la paz y se­gu­ri­dad de la na­ción–. Ello re­dun­da­ría en be­ne­fi­cio de una ins­ti­tu­ción de­gra­da­da por al­tos ofi­cia­les co­rrom­pi­dos con pre­ben­das de la sa­tra­pía o vin­cu­la­dos al nar­co­trá­fi­co, a la cual, no obs­tan­te, se le ha ten­di­do la mano con una Ley de Am­nis­tía.

A la vi­gi­lia de Dios(qué me has)da­do na­die asis­tió. La pro­tes­ta ciu­da­da­na con­ti­núa el jue­ves cuan­do es­tas lí­nea per­ge­ña­ba. Las con­sig­nas vo­cea­das ayer han aún re­tum­ban en mis oí­dos. Se pro­du­jo un sal­to cua­li­ta­ti­vo y se avan­zó del reivin­di­ca­ti­vo cla­mor por ali­men­tos, me­di­ci­nas y se­gu­ri­dad, a una exi­gen­cia de libertad ab­so­lu­ta, pa­san­do por la de­po­si­ción del in­nom­bra­do has­ta aho­ra en es­te es­pa­cio: “No quie­ro bono, no quie­ro CLAP, yo lo que quie­ro es que se va­ya Ni­co­lás”. Hoy do­min­go, el pa­no­ra­ma ha de es­tar más cla­ro. Guai­dó no dio pun­ta­das sin de­dal. Al ju­ra­men­tar­se, ya con­ta­ba con el apo­yo de Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá y las na­cio­nes del Gru­po de Li­ma. Creo, co­mo Fer­nan­do Mi­res, que de igual mo­do con el re­co­no­ci­mien­to de mi­li­ta­res de al­ta gra­dua­ción en po­si­cio­nes de man­do y por esa ra­zón Guai­dó no es­tá pre­so. Ya se pro­nun­cia­rán, evi­tán­do­le a la na­ción una san­grien­ta con­fron­ta­ción. En­ton­ces sí ten­drá sen­ti­do, en­ten­di­mien­to y ra­zón el can­tar del Himno Na­cio­nal. La suer­te es­tá echa­da y to­da­vía hay car­tas sin des­ta­par. La huel­ga ge­ne­ral es una de ellas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.