Em­pie­za la de­vo­lu­ción de hon­du­re­ños

El Nacional (ENV) - - SIETE DÍAS - Jorge Castañeda

Hu­bie­ra pre­fe­ri­do de­di­car es­ta co­lum­na a la abe­rran­te po­si­ción de Mé­xi­co an­te la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria, de de­re­chos hu­ma­nos, y re­gio­nal en Ve­ne­zue­la. Me pa­re­ce que no po­de­mos in­sis­tir de­ma­sia­do en el enor­me error de lec­tu­ra his­tó­ri­ca de la po­lí­ti­ca ex­te­rior me­xi­ca­na, de equi­vo­ca­ción po­lí­ti­ca y de ce­gue­ra mo­ral que co­me­te el go­bierno de Ló­pez Obra­dor, so­lo por afi­ni­dad po­lí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca dis­fra­za­da de prin­ci­pis­mo no in­ter­ven­cio­nis­ta, afán me­dia­dor y de­sin­te­rés. Pe­ro otro te­ma me preo­cu­pa más hoy.

El día jue­ves la agen­cia Reuters, en un ca­ble fe­cha­do en Ciu­dad de Mé­xi­co y di­vul­ga­do a las 2:15 de la tar­de, in­for­ma que el vier­nes mis­mo co­mien­zan las de­vo­lu­cio­nes/de­por­ta­cio­nes/re­mo­cio­nes a Mé­xi­co de so­li­ci­tan­tes de asi­lo cen­troa­me­ri­ca­nos en Es­ta­dos Uni­dos.

Se­gún la agen­cia, el acuer­do lla­ma­do “Per­ma­ne­cer en Mé­xi­co” –Re­main in Me­xi­co–, que no ha­bía si­do pues­to en prác­ti­ca des­de que se anun­ció ha­ce ya ca­si dos me­ses, em­pe­zó el vier­nes, des­pués de un par de reunio­nes de al­to ni­vel en­tre fun­cio­na­rios me­xi­ca­nos y nor­te­ame­ri­ca­nos. Co­mo se sa­be, es­te fue el re­sul­ta­do de las ne­go­cia­cio­nes del equi­po en­tran­te de AMLO, in­clu­so an­tes del 1 de di­ciem­bre, y el go­bierno de Trump.

La ló­gi­ca de la ne­go­cia­ción fue siem­pre la mis­ma: ¿De qué ma­ne­ra pue­de Mé­xi­co ayu­dar a Es­ta­dos Uni­dos con el te­ma de las de­ce­nas de mi­les de so­li­ci­tan­tes de asi­lo cen­troa­me­ri­ca­nos que no ca­ben en las ins­ta­la­cio­nes exis­ten­tes en Es­ta­dos Uni­dos y que por lo tan­to obli­gan al go­bierno nor­te­ame­ri­cano a li­be­rar­los mien­tras se ce­le­bran las dis­tin­tas eta­pas de su pro­ce­so?

Más allá de si ese acuer­do es el equi­va­len­te de fac­to de Ter­cer País Se­gu­ro, lo im­por­tan­te aho­ra es en­ten­der qué va a su­ce­der con es­ta in­fa­me con­ce­sión me­xi­ca­na y, en par­ti­cu­lar, qué va a su­ce­der con los hon­du­re­ños en Ti­jua­na.

El me­ca­nis­mo es sen­ci­llo. To­dos los días cru­zan la fron­te­ra un nú­me­ro de­ter­mi­na­do de so­li­ci­tan­tes de asi­lo, pa­san su pri­me­ra en­tre­vis­ta en la que so­lo de­ben de­mos­trar un te­mor creí­ble por su in­te­gri­dad en su país. Las au­to­ri­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas to­man no­ta, si es po­si­ble les dan una fe­cha pa­ra una en­tre- vis­ta en pro­fun­di­dad, y los de­vuel­ven a Mé­xi­co. En Mé­xi­co es­pe­ra­rán los días, se­ma­nas, me­ses o in­clu­so años que se­pa­ren es­ta en­tre­vis­ta de la de­fi­ni­ti­va. So­la­men­te a en­tre 10% y 15% de los so­li­ci­tan­tes se le otor­ga­rá asi­lo.

El go­bierno de AMLO tal vez pen­só que Trump no in­sis­ti­ría en es­te acuer­do, pe­ro pa­re­ce no ha­ber con­ta­do con un da­to fun­da­men­tal. Trump sí cree que lle­gó a un acuer­do ce­rra­do, fir­me y cla­ro con Mé­xi­co pa­ra que acep­ta­ra el en­vío de esos hon­du­re­ños a Mé­xi­co des­pués de su pri­me­ra en­tre­vis­ta, y que per­ma­ne­cie­ran aquí has­ta que se re­suel­va su ca­so.

Es­ta po­si­ción me­xi­ca­na vio­la el de­re­cho in­ter­na­cio­nal de los re­fu­gia­dos, al acep­tar en los he­chos lo que es un se­mi-re­fou­le­ment, el sen­ti­do co­mún y pro­ba­ble­men­te el de­re­cho nor­te­ame­ri­cano. So­bre el se­mi-re­fou­le­ment no hay mu­cho que de­cir: la cos­tum­bre es que nin­gún país pue­de o de­be de­vol­ver a otro país, sea el de ori­gen o no, a alguien que so­li­ci­ta asi­lo. De­be po­der es­pe­rar la de­fi­ni­ción de su ca­so en el te­rri­to­rio don­de so­li­ci­tó asi­lo.

En cuan­to al sen­ti­do co­mún, nin­gu­na per­so­na sen­sa­ta pue­de creer que los hon­du­re­ños, gua­te­mal­te­cos, sal­va­do­re­ños, cu­ba­nos y de­más se en­cuen­tran en una si­tua­ción que pro­te­ja su in­te­gri­dad mien­tras vi­van en ciu­da­des co­mo Ti­jua­na, Ciu­dad Juárez, Rey­no­sa o Ma­ta­mo­ros. Son al­gu­nas de las ciu­da­des más pe­li­gro­sas e in­se­gu­ras de Mé­xi­co, en el mo­men­to de ma­yor in­se­gu­ri­dad de la his­to­ria re­cien­te del país.

En cuan­to al de­re­cho nor­te­ame­ri­cano, en efec­to, po­cas ho­ras des­pués de que el pri­mer hon­du­re­ño sea de­vuel­to a Mé­xi­co, la Ame­ri­can Ci­vil Li­ber­ties Union (ACLU) in­ter­pon­drá un re­cur­so an­te un tri­bu­nal fe­de­ral nor­te­ame­ri­cano, pro­ba­ble­men­te el del no­veno cir­cui­to en San Fran­cis­co, pa­ra prohi­bir di­cha de­vo­lu­ción, ya que vio­la una se­rie de de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les en Es­ta­dos Uni­dos. No hay ma­yor du­da de que por lo me­nos du­ran­te el tiem­po que tar­de la jus­ti­cia nor­tea­me­ri­ca­na en re­sol­ver el ca­so, ha­brá una sus­pen­sión pro­vi­sio­nal que im­pi­da la de­por­ta­ción a Mé­xi­co. Al­gu­nos di­cen que es­ta fue una gran ma­nio­bra, ma­ño­sa y há­bil, de Ebrard pa­ra, por un la­do, que­dar bien con Trump al con­ce­der to­do, pe­ro al mis­mo tiem­po no in­cu­rrir en nin­gún des­pro­pó­si­to ya que el acuer­do no se cum­pli­rá: no se pue­de des­car­tar es­ta hi­pó­te­sis, pe­ro es más pro­ba­ble que sim­ple­men­te sea con­se­cuen­cia de la nue­va po­lí­ti­ca ex­te­rior de AMLO con re­la­ción a Es­ta­dos Uni­dos: no pe­lear­se con Trump por nin­gún mo­ti­vo, en nin­gún mo­men­to, en nin­gu­na par­te. Sal­vo Ve­ne­zue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.